Tiroteo. La policía capturó a tres personas que dispararon contra un hombre frente a un casino de Merliot el pasado 17 de enero.

Video por

Procurador de Derechos Humanos pide investigación en caso canal 12

Las autoridades de Seguridad Pública consideran que un grupo de supuestos deportados desde Estados Unidos vinculados al narcotráfico está relacionado con tres crímenes recientes: el tiroteo en La Gran Vía, donde hubo tres lesionados (20 de noviembre de 2012); los dos tiroteos frente al casino Río Bingo de Ciudad Merliot (17 y 22 de enero de este año); y el hombre que amenazó a reporteros del Canal 12 después de que cubrieron la audiencia contra los tres capturados por el primer tiroteo en Merliot.

La información fue proporcionada ayer por el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, quien vincula al detenido por las amenazas contra los periodistas, identificado como Marco Antonio Landaverde, en algunos de esos hechos: “Nosotros estamos convencidos de que hay una relación con el tiroteo de Merliot, pero no solo con ese, sino que con el tiroteo que hubo en La Gran Vía, porque este tema es un tema de narcotráfico”.

Dicha versión fue confirmada por la Fiscalía General de la República (FGR), a través del jefe fiscal de la Unidad contra el Crimen Organizado, Rodolfo Delgado, quien aseguró que al detenido le fue encontrada una “considerable” cantidad de metanfetaminas.

El ministro Munguía Payés no hizo referencia a los supuestos indicios que vinculan a Landaverde a los crímenes. Esto, según explicó, para no comprometer las investigaciones en curso.

Pandillas estadounidenses

De acuerdo con el titular de Seguridad, los tiroteos no han sido producto de pandilleros locales, sino de miembros de pandillas que operan casi exclusivamente en Estados Unidos y que han llegado deportados a El Salvador.

“No es un tema necesariamente de pandillas. Este es tema de otras pandillas diferentes a las que operan en el país. Están vinculadas a Los Ángeles, en Estados Unidos”, agregó Munguía Payés.

El funcionario aseguró incluso que el leve incremento de los homicidios al inicio de 2013 también está relacionado con un grupo de deportados. “Esa gran cantidad de repatriaciones o de deportaciones que nos ha venido de Estados Unidos este mes nos ha aumentado ligeramente los índices delincuenciales que ya estamos controlando”, expuso.

Según las estadísticas de la PNC, el promedio diario de homicidios pasó de 5.7 registrado a finales de 2012 a 7.3 en la primera quincena de enero.

De acuerdo con el funcionario de Seguridad, las personas que han sido repatriadas están enfrentando problemas con las pandillas de El Salvador; por ello, según él, un gran porcentaje de las víctimas son salvadoreños que llegaron de Estados Unidos.