Preparación. La semana pasada, la banda completa se reunió en la sede de la ANSP en Comalapa para realizar un ensayo general. Días antes se tomaron las medidas para los uniformes que lucirán en EUA.

$30
mil se invirtieron en la elaboración de la vestimenta de los jóvenes para que participen en Pasadena.
140
uniformes serán elaborados. Estos incluyen músicos, cachiporristas y directores del grupo.
“Queremos manejar el nuevo rostro de El Salvador. Queremos demostrar que El Salvador no solo es conflicto.”
Mario Benítez
diseñador en EUA
Poco tiempo
Falta poco más de dos semanas para que los jóvenes se presenten en Pasadena.
El próximo 12 de diciembre partirá una primera delegación de 24 personas a Estados Unidos.
Alrededor de 10 días después va el grupo más grande. Como en 2008, los jóvenes irán vía terrestre.
En el camino serán recibidos por Los Aguiluchos de Puebla, que también participarán en el desfile.
Los salvadoreños son el tercer grupo el 1.º de enero.
Colorido y patriotismo son los elementos que marcan los uniformes que la Banda El Salvador lucirá en la edición 124 del Desfile de las Rosas, en Pasadena (California, Estados Unidos).

Tanto en el país como en Estados Unidos se ha trabajado para que los jóvenes luzcan el colorido del país durante los 12 kilómetros que recorrerán en las primeras horas del próximo 1.º de enero.

En el país, Mi Bodega está encargada de vestir a los integrantes de la banda y las cachiporristas que irán a Pasadena.

Esta empresa también participó en la elaboración de los uniformes que lució la comitiva salvadoreña durante los Juegos Olímpicos de Londres a mediados de este año, informó Cecilia Amaya, propietaria del taller donde se confeccionan los uniformes.

En esa ocasión, la delegación salvadoreña fue elogiada por los diseños de Sara Hernández, en el website de Fashion Police del canal E! Entertainment.

Amaya dijo que son varios talleres los que están involucrados en la creación de la vestimenta para la banda. Se trabaja con talleres que realizan los bordados, los zapatos y las botas para las cachiporristas, agregó.

Hace dos semanas se realizó la toma de medidas de los jóvenes, en especial de los 24 que partieron el miércoles pasado vía terrestre a Estados Unidos para participar en varias actividades previas al Desfile de las Rosas, especialmente en Los Ángeles.

Agregó que Mi Bodega ganó la licitación para elaborar los uniformes.

América de Villatoro, coordinadora de productos de la Corporación Salvadoreña de Turismo (CORSATUR), expresó que los uniformes retoman los colores de la bandera.

Se han diseñado tres uniformes para los integrantes de la banda. Las cachiporristas llevan una licra azul, blusa blanca y botas hasta la rodilla. Para los músicos, el pantalón es azul y la camisa blanca. Los directores llevan pantalón y saco beige con una polo azul. Todos llevan un sombrero azul con cinta blanca y plumas de torogoz artificiales que los decoran.

De igual manera, se ha incluido el logo de Pueblos Vivos en la manga izquierda de la camisa y en la derecha el logo del Desfile de las Rosas. Estos logos, detalló De Villatoro, están bajo los lineamientos que emite el Desfile de las Rosas.

Añadió que se ha invertido más de $30,000 en la vestimenta de la agrupación.

Edgardo Moreno, coordinador de la banda en Estados Unidos, señaló que tras la aceptación del grupo se le entrega un manual, que establece los estándares y las reglas del desfile.

En él se establece en qué lado pueden ir las insignias y el tamaño de estas. Aclaró que el distintivo del desfile se los darán una vez que lleguen a Estados Unidos.

Inspiración patria

De igual manera, Mario Benítez comentó que se retomó el colorido de los paisajes salvadoreños para crear los trajes de fantasía que lucirán 15 “princesas mayas” que también participarán en el desfile.

Las jóvenes, en su mayoría, representan a comités o comunidades salvadoreñas en Estados Unidos.

Benítez se reunió con cada señorita para conversar sobre la idea que ellas tenían para sus vestidos, que aunque conservan elementos comunes, como taparrabo y penachos grandes, difieren en colores y decoración.

De igual manera, Benítez trabaja con el vestuario y la coreografía del Ballet El Salvador, cuyos 32 miembros también se presentarán en Pasadena.

“Estamos tratando la manera de mantener la línea de la falda de volcaneña, pero con un toque moderno”, dijo Benítez.

Agregó que el día de la presentación se podrán apreciar detalles y colores cuando las jóvenes extiendan las faldas.

El ballet inició en julio las prácticas, y se espera que desde la próxima semana puedan realizarse más frecuentemente.

Moreno agregó que en el ballet también hay bailarines mexicanos profesionales.