Autopsia. La FGR aún espera los resultados de ADN realizados en restos de sangre encontrados en una vivienda de San Vicente para comprobar si la atleta fue asesinada ahí.

El Tribunal de Menores de San Vicente condenó el sábado en la noche a cuatro menores por el asesinato de la atleta juvenil de lucha Alison Renderos. Las penas que el tribunal impuso a tres de los procesados oscilaron entre los dos y los 15 años de internamiento (prisión). El otro menor fue condenado por agrupaciones ilícitas a dos años y medio.

Alison Renderos desapareció el 9 de mayo de 2012 en San Vicente, departamento donde residía. Tras varias semanas, en las que predominó una fuerte presión en redes sociales que demandaban su hallazgo, el cadáver desmembrado de la joven fue encontrado enterrado en un cañal del cantón San Antonio Tras el Cerro, del barrio Concepción (San Vicente).

La fiscal de Unidad de Vida, Guadalupe Echeverría, detalló que uno de los procesados por el delito de feminicidio recibió 15 años de internamiento.

Otras dos procesadas, dos jóvenes que eran compañeras de estudio de Alison, fueron condenadas a siete años y medio; una por feminicidio y agrupaciones ilícitas, y la otra a cinco años únicamente por el asesinato de su compañera.

Según la fiscal Echeverría, el móvil del asesinato de la joven estuvo directamente relacionado con pandilleros de la zona. “Ella había tenido una relación de noviazgo con un pandillero identificado como ‘el Estrella’”, dijo Echeverría, el que supuestamente pertenecía a una pandilla. Al momento que Alison fue asesinada, la relación ya no existía, dijo la fiscal.

La menor procesada e identificada como mejor amiga de Alison, por su parte, era novia de un pandillero rival del exnovio de Alison, aseguró Echeverría. Esta joven, según la Fiscalía General de la República (FGR), dijo a esa pandilla que Alison buscaba “entregar” a uno de sus miembros a sus rivales. “Ella (Alison) en un inicio lo acepta, pero después dijo que no lo pensaba hacer”, añadió la fiscal del caso. La FGR dio beneficios a uno de los involucrados en el crimen a cambio de su declaración.

Pocos días después que el cadáver de la atleta fuera encontrado, la PNC capturó en flagrancia a tres supuestos pandilleros por abusar sexualmente de una adolescente. En el lugar, las autoridades decomisaron cinco celulares.

Según Echeverría, los análisis de los aparatos arrojaron que uno de estos había sido utilizado para enviar un mensaje de texto a familiares de Alison, cuando estos la buscaban. El mensaje decía a los familiares que Alison estaba “bien y con la persona que amaba”, según la FGR, y buscaba dar la idea de haber sido redactado por la atleta.

El análisis telefónico, según la fiscal, demostró que el mensaje original fue redactado por una de las compañeras de Alison y enviado a un pandillero. Este lo habría reenviado a los familiares.