¿Por qué? Debido, entre otras cosas, a que los medios de comunicación saturan a la población de violencia, sexo y política. Por ello, este ensayo plantea un tema de interés social. ¿Cómo lo hace? Describiendo la jornada diaria de tres jóvenes salvadoreños de clase media. Las 24 horas en un día corriente de tres jóvenes compatriotas se resumen así: (1) “María” duerme 6:30 horas, asiste a universidad 4 horas, trabaja parcialmente 3 horas, utiliza celular e internet 2 horas (español e inglés), se alimenta 1:30 horas, mira TV (español e inglés) 2 horas, estudia 1 hora, se transporta 1:30 horas, cuido personal 1 hora y actividades varias 1:30 horas. Ella ha viajado a Europa y EUA. Este itinerario indica que ella se esfuerza por salir adelante, tiene un nivel de vida superior al promedio nacional, sus gastos mensuales sobrepasan los cuatro salarios mínimos y no participa en actividades culturales ni comunitarias.

“José” duerme 8 horas, se alimenta 2 horas, navega en internet 4 horas (español e inglés), mira TV 3 horas (español e inglés), busca trabajo o lo hace por jornadas 4 horas (rebusca), se transporta 1:30 horas y actividades varias 1:30 horas. Él no se está preparando académicamente, nunca ha salido fuera del país y su estilo de vida excede su nivel económico (recibe remesas y vive en casa de familiares). Tampoco participa en actividades culturales o comunitarias.

“Antonio” duerme 9 horas, se alimenta 2 horas, navega en internet 5 horas (español e inglés), mira TV 2 horas, trabaja por cuenta propia 3 horas (rebusca), se transporta 1 hora y actividades varias 2 horas. Él se acaba de graduar de una universidad extranjera y ha viajado a varios países de América. Él sigue recibiendo apoyo económico de sus padres, no encuentra oportunidades laborales y está pensando en emigrar. Tampoco participa en actividades culturales o comunitarias.

Estos jóvenes salvadoreños de clase media tienen varias cosas en común. Una, los tres viven conectados a internet y son bilingües funcionales. Dos, no están involucrados en proyectos sociales. Tres, pasan de 6 a 7 horas diarias en una computadora, celular o TV (chateando, conversando, oyendo música, viendo películas y más).

Los tres jóvenes también tienen divergencias. Una, la joven duerme menos horas, sus actividades proyectan un mejor futuro y dedica una hora diaria a su cuido personal. Pareciera que ella tiene una autoestima más elevada. Dos, los dos jóvenes están en la rebusca (todo tipo de actividad que pueda generar ingresos). Tres, “José” únicamente obtuvo el título de bachiller pero “Antonio” sí es graduado universitario; sin embargo, ambos jóvenes no pueden insertarse en el mercado laboral y tienen listas sus maletas para emigrar a EUA. Esta reflexión sobre jóvenes salvadoreños de clase media se resume así: (1) están conectados diariamente a internet, tienen conocimientos de inglés y su futuro no lo asocian con su país; (2) sus patrones de consumo están por encima de sus capacidades económicas (gracias al apoyo de sus padres o remesas); (3) viven cerca de una realidad virtual y lejos de la realidad nacional; (4) su “vida virtual” les consume bastante tiempo y parecieran “estar en otra parte”, separados de su familia, comunidad y país.