Las ventas de los minoristas en Estados Unidos subieron un 0.3% en noviembre, tras una caída del 0.3% el mes anterior, impulsadas por la compra de automóviles, artefactos electrónicos y ropa, entre otros informó, ayer el Departamento de Comercio.

En noviembre se registró la mayor caída en cuatro años en las ventas de estaciones de gasolina debido, no al volumen consumido, sino a la baja en los precios del combustible, y eso descontó el avance en las ventas en otras líneas, indicó Comercio.

Las ventas de vehículos automotores llegaron en noviembre al nivel mensual más alto en cuatro años, que el informe atribuye a que los consumidores reemplazaron los vehículos dañados por el ciclón “Sandy”, que causó numerosos daños en la costa noreste.

Diez de las 13 categorías mayores de comercio minorista mostraron aumentos el mes pasado, con un 1.4% en las ventas de las concesionarias de vehículos, un 2.5% en las tiendas de equipos electrónicos y un 0.9% en las tiendas de ropa.

No obstante, si se excluyen las ventas de vehículos automotores, en conjunto las ventas de los minoristas se mantuvieron casi sin cambios por segundo mes consecutivo.

Una de las categorías más débiles el mes pasado fue la de ventas en grandes superficies que abarcan desde productos frescos, ropa y muebles, donde las ventas cayeron un 0.9%.

Las ventas en las gasolineras decrecieron un 4%, la mayor caída desde diciembre de 2008, cuando también hubo una baja de los precios de los combustibles.