El 23 de enero se publicó en el Diario Oficial el decreto 272, que da vida a las acciones que tomará el Gobierno para combatir la roya del café. Así, el plan está listo para ejecutarse y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2013.

Según el documento, se trata de “disposiciones especiales” para un combate a la roya, que ha afectado a más del 40% del parque cafetalero. El encargado de ejecutar el plan será el Centro Nacional de Tecnología Agrícola y Forestal (CENTA), dependencia del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Este medio intentó conocer más detalles en la aplicación de las disposiciones establecidas, pero el MAG no respondió a la solicitud.

El decreto da luz verde para ocupar $3 millones solo en la compra de agroquímicos. Los recursos se obtendrán del Fideicomiso de Apoyo a la Producción de Café, para el que el Gobierno tiene previsto acumular $21 millones.

La ventaja que dan las disposiciones es que el MAG podrá comprar los agroquímicos sin tener que seguir los procesos de la Ley de Adquisiciones y Contrataciones (LACAP). Sin embargo, tendrán que elaborar un manual para efectuar las compras y los resultados serán objeto de una auditoría desde la Corte de Cuentas.

En ocasiones anteriores, los titulares del ministerio indicaron que estaba organizando a los potenciales proveedores de fungicidas, antes de que saliera la publicación en el Diario Oficial.

Las personas que sean beneficiadas con estas disposiciones tendrán que permitir el ingreso de los técnicos que envíe el Gobierno. Se prevé que sean 90.

El equipo del CENTA inspeccionará el terreno, tomará muestras y verificará las enfermedades y plagas en los cafetos. Después mantendrán la vigilancia y darán seguimiento al efecto que tenga la aplicación de fungicidas.

Los cafetaleros han dicho que no se están asignando suficientes recursos y que hará falta un trabajo más intenso.