$19
millones son lo que el Gobierno asegura les debe a transportistas.
La demanda interpuesta por la Asociación Cooperativa de Pilotos Automovilistas y Trabajadores del Transporte (ACOPATT), de la ruta 29, contra el Ministerio de Hacienda y el Viceministerio de Transporte (VMT) por incumplir el pago del subsidio al transporte no genera preocupación en el titular de este último ramo.

Para Nelson García, los representantes de la gremial “han enfocado mal su demanda”.

Para pagar los $750 por bus y $375 por microbús establecidos en el decreto 487 necesitaban $75 millones; pero en el presupuesto del año pasado se incorporaron $45 millones, los cuales se financiaron con los $0.10 de la Contribución al Transporte (COTRANS).

El funcionario asegura que con esos fondos alcanzaron a cubrir hasta el mes de julio. “La asignación presupuestaria se terminó, el presupuesto se cumplió”, afirmó.

El artículo 8 del decreto 487 establece que “el Ministerio de Hacienda podrá transferir del Fondo General del Estado al Viceministerio de Transporte los recursos necesarios para complementar la compensación enunciada en la presente ley y que tiene como objetivo garantizar la estabilidad de las tarifas que pagan los usuarios del servicio público del transporte colectivo de pasajeros”.

Sin embargo, García alegó que “para hacer la incorporación al presupuesto era necesario identificar la fuente financiera, y la situación fiscal del país del año pasado no lo permitía”.

Y que dicha incorporación tenía que pasar por una modificación a la ley de presupuesto.

Esto habría causado la deuda de cinco meses, por $19 millones.

Por otro lado, declaró que no es propiamente el VMT el que cancela el subsidio, sino que lo hace la Unidad Financiera Institucional (UFI) del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

“La responsabilidad nuestra es elaborar una planilla y mandarla para UFI del MOP y son ellos los que cancelan, nunca cancelamos nosotros”, indicó.