Lo más visto

Más de Mujer

Cuatro reglas para cuidar tus tacones

Amamos los tacones y por supuesto que siempre luzcan impecables. Recuerda que ese par esencial también forman parte de tu outfit y hablan mucho de ti. Trata de mantenerlos en buen estado y toma en cuenta estas cuatro reglas básicas.
 
Enlace copiado

Antes de conocer estos tips, te contamos que hay una regla de oro muy importante -muy pocas lo hacen- pero es necesario que no los uses por más de dos días seguidos. ¿Por qué? además de evitar parecer un retrato, también te va a servir para que tu par de tacones no pierdan su forma o se deterioren más rápido.

Debes saber que caminar de forma inapropiada puede dañarlos. Si piensas utilizar tacones en tu día a día, tienes  aprende a caminar con ellos, jamás se te ocurra andar en zig zag por la calle. Ahora sí, ya estás lista para cumplir con las siguientes reglas.

1

Elige un buen lugar para guardarlos

El peor error es mantener los zapatos tirados en el suelo o amontanados en el closet. En su lugar, mejor trata de acomodarlos en una repisa o si tienes poco espacio compra una zapatera plegable para tu closet. Toma en cuenta que para que no pierdan su forma original puedes rellenarlos con papel. 
Enlace copiado
2

Límpialos

Lo oportuno es que al menos una vez a la semana te tomes el tiempo de limpiarlos. Solo necesitas pasar con mucha delicadeza un paño húmedo en la superficie. Sin embargo, cuando son tacones de gamuza se recomienza humedecerlos con soda. Si son de cuero te conviene lustrarlos.
Enlace copiado
3

El peor enemigo es la humedad

Si decidiste guardar tus tacones en sus cajas originales o los mantienes en tu closet, puedes utilizar bolsitas de gel La humedad solo dañará la tela y los expondrá a malos olores. También puedes tratar de exponerlos al son unos minutos y listo. 
Enlace copiado
4

No esperes a que se desgasten 

Todos los tacones por más económicos o caros que sean siempre se desgastan con el uso. es imposible mantenerlos impecables. Por eso no esperes hasta el último momento para repararlos, si observas que el tacón está flojo es mejor llevarlos donde el zapatero; quizá después te salves de un contratiempo. Nada más penoso que en el transcurso del día se quiebre un tacón. 
Enlace copiado

Comentarios