Utilizar microondas da cáncer y otros mitos desmontados por la medicina

Muchas de las falsas creencias sobre nutrición, salud y hábitos de vida beben de leyendas, malas interpretaciones, miedos o generalizaciones que pasan por alto los avances científicos. Aquí cinco mitos.

Enlace copiado
Si alguna vez le dijeron que dormir en un habitación con plantas es malo para su salud o que el microondas o el WIFI son malos porque sus emisiones son cancerígenas, es un error. Del mismo que modo, no confíe en aquellas personas que le digan que solo puede usar el 10% de su cerebro. Aquí le contaremos las razones que acaban con esos mitos.
1

El agua oxigenada es buena para las heridas 

Recurrir al agua oxigenada parece inevitable cuando tenemos una herida abierta. Sin embargo, el picor que genera es signo de que daña las células de la piel. Por esto, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos desaconseja rociar con agua oxigenada la piel y las membranas mucosas para todos los casos.  El antiséptico de elección para tener en casa es la clorhexidina.

Enlace copiado
2

Beber una infusión hace bajar de peso

Sea rojo o verde, el té es una de las bebidas que más simpatías despierta por su asociación con una dieta saludable. Además, muchas personas creen que esta bebida humeante puede ser una aliada para combatir los kilos demás.

"Este tipo de infusiones tiene componentes antioxidantes, pero en ningún caso nos hace bajar de peso. No pasará nada por beber cuatro litros de té manteniendo el mismo estilo de vida sedentario con el mismo consumo de energía”, recalca la nutricionista Luisa Solano, doctoranda en nutrición en la Universidad Complutense de Madrid.

Enlace copiado
3

Si pongo una planta en el dormitorio, me robará el oxígeno

Muchos sacan sus plantas de interior del cuarto por miedo a que les robe el oxígeno que necesitan para respirar mientras duermen. Una idea que parte lo que se sabe de la fotosíntesis, el proceso por el que las plantas de hoja verde durante el día inhalan dióxido de carbono y liberan oxigeno, pero en horas nocturnas hacen lo contrario.

Pero las plantas no son el enemigo. "Es uno de los errores conceptuales con las plantas que más se nos resisten. No pasa nada que las plantas estén por la noche en la habitación. Las plantas respiran menos que la persona con la que dormimos. Eso es tan cierto como cuando dormimos en plena naturaleza mientras acampamos y no nos pasa nada”, explica María José Carrau, responsable del Gabinete de Didáctica del Jardín Botánico de Valencia.

 

Enlace copiado
4

Solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro

Parece dar igual la cantidad de veces que se desmienta este mito, siempre resurge. Utilizamos casi todo nuestro cerebro la mayor parte del tiempo, salvo cuando estamos en completo reposo y se puede registrar un porcentaje tan bajo de actividad.

Lo que sucede es que no en todo momento usamos todas sus partes al mismo tiempo. "Cada región es relevante y no sólo por su función principal, sino también por lo que implica en el funcionamiento del resto (en las redes neuronales). De ahí el empeño en evitar y tratar enfermedades en las que una parte de nuestro encéfalo se daña, como ocurre en el ictus. Si solo usáramos el 10%, las consecuencias de estas enfermedades no serían tan graves", explica el neurólogo Azuquahe Pérez, del Hospital General de La Palma (Santa Cruz de Tenerife).

 

Enlace copiado
5

Utilizar microondas da cáncer 

Rotundamente falso y lo mismo aplica a los teléfonos celulares o las computadoras. "Los alimentos en un horno microondas se calientan gracias a la excitación que producen las ondas sobre las moléculas de agua presentes en mayor o menor medida en los alimentos. No se trata de radiación ionizante, por lo que no tiene efecto capaz de provocar mutaciones en el ADN celular", señala Manuel Castro.

"Otro mito frecuente es pensar que el microondas destruye los nutrientes de los alimentos. De hecho, puede ser mejor opción que otros métodos de cocción, por ejemplo para las verduras", añade Marian García.

Enlace copiado

Comentarios