Lo más visto

Revistas Basta de violencia contra las mujeres

¡Violencia patrimonial! Podrías ser víctima sin darte cuenta

¿Has escuchado hablar sobre violencia patrimonial? Este otro tipo de violencia contra la mujer puede pasar desapercibido. Estos 3 ejemplos te ayudarán a identificarla y, de esta forma, evitar ser una víctima más.
Enlace copiado

Lamentablemente, las mujeres estamos expuestas a diferentes tipos de agresiones, algunas hasta pueden pasar desapercibidas. Tal es el caso de la violencia patrimonial, que en su mayoría ocurre dentro del matrimonio y que tiene que ver con los bienes materiales. Para explicártelo de mejor forma, te mostramos tres claros ejemplos, para que puedas identificar si eres víctima de ella.

“La violencia patrimonial tiene que ver con todo el patrimonio, la utilización, destrucción, disposición del patrimonio de la mujer, que puede ser, para entenderlo, todas las cosas que se registran: carro, casa, etc.”, indica María Elena Alvarado, técnica especialista en prevención de la violencia contra las mujeres del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU).

Estos son los ejemplos más comunes de este tipo de violencia:

1

Carro

De seguro conoces a una amiga que ha comprado carro, pero quien lo maneja es el novio o esposo. Si es un acuerdo entre ellos, no hay problema. La violencia empieza cuando él le exige que le dé el carro o él lo utiliza mientras ella anda en bus.

Enlace copiado
2

Casa

Ocurre cuando la pareja decide comprar una vivienda pero el hombre determina que solo saldrá a su nombre, aunque los dos aporten dinero. También se manifiesta cuando surgen conflictos en la pareja o se llega a hablar de separación y  el hombre exige quedarse con la casa, porque en un “previo acuerdo” de pareja quedaron que él daría la cuota de la casa y ella se encargaría de los otros gastos. Sin embargo, su aporte tiene el mismo valor y ella también tiene derecho sobre la casa.

Enlace copiado
3

Negocio

El hombre toma el mando y controla todo lo que ingresa al negocio de ella o de ambos. Manipula el dinero y, por lo general, en él radica la titularidad de todos los bienes. Le puede ocultar información de los ingresos a su pareja o le termina quitando el negocio.
Enlace copiado

Tags:

Comentarios