Maryland se prepara para el Festival Salvadoreñisimo
Departamento 15

Maryland se prepara para la fiesta azul y blanco

Este domingo se celebrará en la ciudad de Gaithersburg, Maryland, la décimo tercera edición del Festival Salvadoreñísimo de la Independencia, una mezcla de nostalgia por la música y la gastronomía salvadoreña.

Miles de salvadoreños del área metropolitana de Washington D.C. celebrarán este domingo el 13 Festival Salvadoreñísimo en la ciudad de Gaithersburg, estado de Maryland, una actividad que se ha convertido ya en parte del calendario del Mes de la Herencia Hispana en Estados Unidos.


El predio de ferias del condado de Montgomery será nuevamente la sede de esta fiesta, que mezcla música, tradiciones, gastronomía y el amor por los colores azul y blanco, que representan a la bandera de El Salvador. Todo en un solo día y en el mismo sitio.


En la parte musical participarán Marito Rivera y su Grupo Bravo, la orquesta de los Hermanos Flores, Orquesta San Vicente, orquesta Casino, el bachatero Héctor Acosta, “el Torito”; y el dúo de reguetón Plan B. 


El fundador del Festival, Fredy Díaz, explicó que cada año buscan innovar en la parte musical, pero siempre combinando lo que le gusta a los salvadoreños de su país y los ritmos que están de moda y que los compatriotas han adoptado en Estados Unidos, como la bachata y el reguetón.


Como animadores estarán, entre otros, los salvadoreños Salvador Alas, “la Choly”, y Tenchis Céliber.

La invitada especial será la mexicana Aly Villegas, conocida por su trabajo en medios de comunicación hispanos en Estados Unidos y por haber sido finalista del concurso Nuestra Belleza Latina, de la cadena Univisión.

El costo de la entrada es de 30 dólares y las puertas del predio de ferias se abrirán a partir de las diez de la mañana (hora del este de Estados Unidos). La asistencia promedio en los últimos ha sido de 20 mil personas, según los organizadores.


Durante más de una década, el Festival Salvadoreñísimo de Gaithersburg ha ganado credibilidad entre el público y las marcas patrocinadoras, tanto radicadas en El Salvador como en Estados Unidos, contó Díaz.


Otro de los elementos importantes que destaca esta fiesta es la nostalgia que embarga a quienes están lejos de su país y se emocionan al ver ondear la bandera y escuchar el Himno Nacional, agregó el empresario.


“Creo que el sonar las notas del Himno Nacional, con un sonido de gran calidad que siempre tenemos, es uno de los momentos que todos los asistentes quieren grabar. Puedes ver gente cantando a todo pulmón y algunos con lágrimas en los ojos y con su bandera en alto. Me imagino que se transportan a la escuela, los desfiles y todo lo que celebramos cuando vivíamos en nuestro país”, destacó.


En cuanto a las marcas patrocinadoras, Díaz reconoció que algunas empresas han tenido malas experiencias con otras actividades, que “prometen tener miles de salvadoreños y se encuentran con asistencias muy bajas”. 


“Obviamente la consistencia, buena producción y el ir innovando cada año el concierto hace que la gente siga interesada en el evento, que ahora ya no solo es salvadoreño porque llega gente de todas nacionalidades incluyendo estadounidenses”, comentó.


Asimismo, mencionó que la seguridad es algo que se cuida mucho, ya que por ser un evento tan grande se tienen que cuidar muchos aspectos. “Nos enorgullece decir que en los últimos 12 años no hemos tenido ningún incidente que lamentar, de ningún tipo, gracias al dispositivo de seguridad que siempre está alerta”, añadió.

“Puedes ver gente cantando a todo pulmón y algunos con lágrimas en los ojos y con su bandera en alto. Me imagino que se transportan a la escuela, los desfiles y todo lo que celebramos cuando vivíamos en nuestro país”.
Fredy Díaz, fundador del Festival Salvadoreñísimo de la Independencia


Historia
El Festival Salvadoreñísimo nació en 2005, luego de que Díaz conversó con las autoridades diplomáticas salvadoreñas de la época sobre que en el área de Washington D.C. no se hacía ninguna actividad para celebrar la independencia de Centroamérica. 


“El primero año llenó las expectativas, ya que no se sabía que tanto efecto tendría hacer un evento para celebrar la independencia y solo con orquestas locales y algunos grupos salvadoreños como los Hermanos Flores, Marito Rivera, René Alonso, entre otros. La gente respondió considerablemente y fue por eso que se decidió continuar la que ahora es ya una tradición”, recordó.


En cuanto al futuro, Díaz respondió que después de haber creado una tradición, “es casi una responsabilidad mantener el festival. No sé si sea yo el que seguirá al frente, pero de seguro los que vengan y tomen la responsabilidad lo harán con el mismo detalle y calidad que hemos tenido durante estos años”.
--
20 mil asistentes es el promedio en los últimos tres años



 

Sigue navegando