Infraestructura. La ley de ZEE incluye al municipio de La Unión, donde se encuentra el puerto del mismo nombre que no ha podido operar en plenitud.
Economía

FUSADES: Ley de Zonas Económicas Especiales debe incluir agenda de desarrollo

La organización comparó las experiencias internacionales en la implementación de las Zonas Económicas Especiales. Considera que el proyecto local requiere más discusión.

Aprobar una ley de Zonas Económicas Especiales (ZEE) es solo uno de los eslabones necesarios para procurar el éxito de estos regímenes. Junto a la ley debe de haberse considerado una agenda que la complemente, y que considere aspectos como la dotación de infraestructura, educación, salud y seguridad, según se discutió ayer en un foro que organizó la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Para Miguel Ángel Simán, presidente de FUSADES, es necesario conocer las experiencias internacionales y los puntos de apoyo y requerimientos para asegurar el éxito de la ley. "La ley debería ir acompañada de otras medidas de política pública que constituyan una agenda de desarrollo local integral", dijo Simán.

El Gobierno de El Salvador (GOES) presentó en julio pasado un proyecto de ley para crear una ZEE que abarque a 26 municipios del oriente del país. El documento es analizado en la comisión de economía de la Asamblea Legislativa, instancia que promete una amplia discusión. "La iniciativa, creemos en FUSADES, requiere más discusión, dado que ha generado más preguntas que respuestas", agregó Simán.

Durante el foro, Johanna Hill, experta en comercio internacional, destacó que varios autores coinciden en que las ZEE proveen buena infraestructura, regímenes aduaneros eficientes y regímenes fiscales atractivos, en términos de repatriación de capitales, incentivos y subsidios.

Hill detalló las experiencias de Corea del Sur, Malasia y la India en la implementación de las ZEE. "Nos pareció interesante ver cómo la infraestructura se toma en cuenta en la legislación que analizamos. En el caso de Corea no solo se pide un plan maestro de las ZEE y que el proponente presente un plan de desarrollo de la zona, sino que toma en cuenta quién debe invertir en qué, qué entidad gubernamental se va a hacer cargo de la instalación de caminos, instalaciones eléctricas, comunicaciones", destacó.

Hill manifestó que este es un punto en el cual el proyecto de ley de El Salvador puede mejorarse, ya que en otras leyes se especifica el presupuesto disponible y las responsabilidades de cada institución.

El caso de México

México aprobó en junio de 2016 una ley de ZEE. Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de Zonas Económicas Especiales de ese país, comentó que ya aprobaron siete Zonas Económicas Especiales.

Los requisitos que solicita la entidad para autorizar una inversión de este tipo son generar al menos 800 empleos y desembolsar $90 millones como mínimo. Gutiérrez Candiani remarcó que debe de tratarse de una nueva inversión, pues no vale que se traslade un punto a otro del territorio mexicano. El modelo de ZEE que promueve México se propone como una estrategia de desarrollo regional para abatir las brechas de los estados más pobres de ese país. Su enfoque es atraer la manufactura.

"Es un proyecto que se está desarrollando, pero tiene avances importantes", afirmó el titular de la entidad mexicana. Para formular su propuesta, México estudio los casos de países como China.

"Sí tenemos dentro de todos los proyectos detectados qué infraestructura tiene que hacer el sector privado, los órganos de Gobierno y programas de desarrollo de largo plazo. Las ZEE son proyectos de largo plazo", destacó. Las concesiones de México son por un período de 40 años, que pueden prorrogarse. Gutiérrez destacó que todas las zonas tienen acceso a puertos y a infraestructura básica, así como capital humano. Cada una de las ZEE cuenta con un plan maestro. En los polígonos habrá empresas anclas, entre otras características.

Sigue navegando