Viajes. El TSE gastó $12,089.44 en un viaje de los magistrados Julio Olivo y Carlos Rovira a Rumania del 28 de agosto al 5 de septiembre de 2017.
El Salvador

TSE gastó en viajes y contrataciones, pero no en jóvenes

El tribunal no invirtió en campaña para incentivar a jóvenes a tramitar el DUI para votar en 2019, aduce que no contó con fondos para esa promoción.

El periodo para que los jóvenes salvadoreños que cumplirán 18 años entre el 6 de agosto de 2018 y el 2 de febrero de 2019 pudieran tramitar su Documento Único de Identidad (DUI) y así participar en las elecciones presidenciales del próximo año finalizó el pasado 6 de agosto, y según datos del Registro Nacional de las Personas Naturales apenas 2,149 jóvenes se enrolaron, es decir, realizaron el trámite para obtener su documento que los acredita como mayores de edad.

Según algunos magistrados del TSE, la falta de fondos económicos incidió en que apenas el 4.9 % de los jóvenes que alcanzarán la mayoría de edad entre agosto de 2018 y febrero de 2019 se incentivara para ser parte de los comicios. El dinero para esta parte, dicen, está incluido en el presupuesto especial extraordinario de $27.5 millones que recién el mes pasado fue presentado por el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, a la Asamblea Legislativa.

"Como autoridad electoral nos hubiera gustado una mejor respuesta de los jóvenes. En cuanto a la campaña, seguimos teniendo el problema sempiterno del presupuesto retrasado. El presupuesto de jóvenes se saca del extraordinario. Con recursos propios y en nuestras redes sociales hemos hecho los esfuerzos posibles", aseguró el magistrado Fernando Argüello Téllez, quien dijo que con el apoyo del Instituto Republicano Internacional (IRI) se realizó una campaña que rondó los $18,500 y que sirvió para "publicaciones en prensa, banner webs, en medios digitales y en cine".

Sin embargo, esta justificación contrasta con algunos gastos que ha efectuado en el último año el Tribunal Supremo Electoral los cuales han sido hechos en los rubros de viajes, compras directas y contrataciones, entre otros.

Por ejemplo, según divulga el portal de transparencia del TSE, el magistrado presidente, Julio Olivo, junto a la magistrada Ana Guadalupe Medina invirtieron $14,834.20 en el viaje realizado del 23 al 30 de marzo pasado a la ciudad de Nadi, en las Islas Fiji, para asistir a la sexta reunión de junta directiva de la Asociación Mundial de Organismos Electorales.


La información colgada en dicho portal asegura que solo en el último año (de agosto de 2017 a junio de 2018) la magistrada Medina ha realizado seis viajes con una erogación de $21,223.17 (entre pago de boletos de avión, viáticos, gastos de viaje e impuestos) de fondos del presupuesto ordinario de la institución.

Por su parte, Olivo realizó, en el mismo periodo, cuatro viajes con un gasto de $17,430.90 también del mismo presupuesto ordinario, el cual además sufragó gastos para 29 viajes más.

A esto se suma la contratación del abogado Reinaldo González, quien desde el pasado 2 de mayo, y hasta el 31 de diciembre próximo, funge como "asesor de la presidencia del TSE" con un costo de $22,400.

González, según el contrato de trabajo publicado en el portal de transparencia, debe "asesorar, dar asistencia técnica y evacuar consultas en materia de derecho electoral, elaboración de proyectos electorales, contrataciones de carácter administrativo, derecho común o reguladas por la LACAP, debiendo proporcionar asesorías encaminadas al cumplimiento de los objetivos generales y específicos del Tribunal dentro del marco legal de su regulación".


LA PRENSA GRÁFICA buscó la versión del magistrado presidente Julio Olivo; sin embargo, por medio del departamento de prensa del tribunal aseguró que no concedería ninguna entrevista. También se intentó contactar a la magistrada Medina, quien se excusó, por medio también de la oficina de prensa, de dar declaraciones por salir de viaje, el pasado viernes.

Además, uno de los gastos más grandes realizados en el año por el TSE es la compra de 3,498 tarjetas electrónicas de supermercado, con un valor de $326,300, las cuales son repartidas a 514 empleados como parte de una compensación económica estipulada en los contratos de los empleados, la cual debe ascender a los $1,300 por empleado cada año.

"Hay un laudo arbitral que nos protege a los empleados y dentro de las cláusulas de ese laudo se contemplan algunas de carácter económicas que los magistrados han tratado de cumplir con fondos propios, a partir de los ahorros que se han podido dar", contó Malcom Cartagena, secretario general del Sindicato de Trabajadores del TSE.

"Nos hubiera gustado una mejor respuesta de los jóvenes. En cuanto a la campaña, seguimos teniendo el problema del presupuesto retrasado".

Fernando Argüello Téllez

Magistrado del TSE

"Estos ahorros pueden ser los contratos no ejecutados, así como los descuentos por llegadas tardías de parte de los empleados", contó otro empleado que pidió hablar bajo el anonimato.

Entre tanto, Argüello Téllez señaló que "esos gastos precisamente son parte del presupuesto ordinario. La campaña para que los jóvenes se puedan enrolar en el padrón es presupuesto extraordinario".

Según datos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), el número de jóvenes que tramitaron su DUI para las elecciones de 2012 fue el 15 % de los jóvenes habilitados para inscribirse en el padrón electoral, mientras que en 2014 el porcentaje bajó considerablemente a 10.5 %; y para 2015 el dato siguió a la baja al llegar a un 5.2 %. Previo a las elecciones municipales de 2018 apenas 4,209 jóvenes, de 66,105 habilitados, tramitaron su documento de identidad.

Sigue navegando