Ponencias. La UFG y la Universidad de Guadalajara presentaron el modelo STEM como mecanismo de abordaje a la violencia escolar.
El Salvador

UFG trabaja programa científico para reducir violencia en escuelas

La UFG desarrolla un proyecto de laboratorios STEM en escuelas públicas.

La Universidad Francisco Gavidia (UFG) celebró ayer el cuarto foro internacional "Escuela, violencia y resiliencia", en el que expuso los avances del proyecto de laboratorios de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, en inglés), que ejecuta a través del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación (ICTI) en convenio con la Universidad de Guadalajara, México.

El proyecto se trabaja desde 2010 con la implementación de laboratorios STEM en el Complejo Educativo Concha viuda de Escalón, el Centro Escolar España y el centro escolar de San Luis Talpa. Busca incidir en la reducción de violencia escolar por medio de promover el interés por la ciencia.

"(Consiste en) tratar de hacer más ciencia y menos violencia, cómo podemos diversificar la enseñanza de la matemática, la ciencia, cómo a través de la escuela pública podemos incorporar a más niñas para que desarrollen intereses para estudiar carreras como nanotecnología, mecatrónica, como aprender impresión 3D", dijo Herbert Oliva, investigador de la UFG.

Se brindó capacitaciones a los docentes y aborda el tema de fenómenos de violencia como el "ciberbullying" o el cibercaso. "Estamos metiendo el tema de ‘más ciencia, menos violencia’, así se llama. Bajo el supuesto de que, si mejoramos cómo enseñar la ciencia con más laboratorios, los niños se van a entretener más y van a tener menos tiempo para cosas negativas", dijo Óscar Picardo, director del ICTI.

Agregó que con este proyecto hay menos deserción escolar y hay mejores resultados en las notas de matemáticas y ciencias. Este programa se aplica para alumnos de bachillerato y tercer ciclo.

"Para nosotros como mexicanos, este taller STEM es un modelo, porque con recursos muy básicos los maestros están haciendo ciencia. O sea, no se requieren las grandes cantidades de dinero, sino que mucho tiene que ver con la voluntad del maestro por enseñar de otra manera y romper esquemas", señaló María Teresa Prieto, directora de la Unidad de Investigación de la Universidad de Guadalajara.

"El acoso escolar y las nuevas tecnologías: ciberbullying" fue una de las ponencias en el cuarto foro de la UFG.

Sigue navegando