Trabajadores del Banco de las Fuerzas Armadas Bolivarianas (BANFANB) organizan billetes del nuevo cono monetario hoy, 20 de agosto del 2018, en Caracas (Venezuela). Venezuela reemplazará los billetes en circulación por una nueva moneda dentro del proceso de reconversión monetaria con el que se eliminarán cinco ceros a la moneda nacional, el bolívar, que a partir de hoy llevará el apellido de "soberano". EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
El Salvador

Venezuela, otro país latinoamericano que elimina ceros de su moneda

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha diseñado un plan de ajustes económicos que arranca hoy con una reconversión monetaria.

Venezuela reemplazará los billetes en circulación por una nueva moneda dentro del proceso de reconversión monetaria con el que se eliminarán cinco ceros a la moneda nacional, el bolívar, que a partir de hoy llevará el apellido de "soberano".

Entre otros ejemplos similares que se han producido en la historia reciente en países de Latinoamérica, figuran Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Perú y Uruguay. (Vea un detalle de estos más adelante)

Venezuela reemplazará los billetes en circulación por una nueva moneda dentro del proceso de reconversión monetaria con el que se eliminarán cinco ceros a la moneda nacional, el bolívar, que a partir de hoy llevará el apellido de "soberano". EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

El plan de Maduro para la asfixiada economía venezolana

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha diseñado un plan de ajustes económicos que arranca hoy con una reconversión monetaria.

El programa también prevé el aumento a niveles internacionales del precio de la gasolina, hasta ahora la más barata del mundo. Habrá un subsidio al combustible para quienes tengan el carnet de la patria, un documento que emite el Gobierno para los beneficiarios de sus programas sociales. La oposición denuncia que con ello se hará discriminación política.

A continuación, las principales claves de un plan de ajustes que algunos expertos no consideran muy creíble.

Detalle de una moneda del nuevo cono monetario venezolano. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

La situación del país

El Gobierno se enfrenta a un impago parcial de sus deudas. Las reservas internacionales del país están en su nivel más bajo en 15 años, 8,500 millones de dólares, algo que según los expertos resta credibilidad al plan. El país está en recesión desde hace cinco años e inmerso en una espiral hiperinflacionaria, que supera el 100 por cien mensual. Estas medidas económicas no cuentan con apoyo financiero de organismos multilaterales, pues Maduro considera que el FMI es un ente neoliberal con recetas que arruinan a los pueblos.

Reconversión monetaria: del bolívar fuerte al bolívar soberano

Será la segunda reconversión en una década y se suprimirán cinco ceros al bolívar fuerte para convertirlo en bolívar soberano. Circularán nuevos billetes desde dos hasta 500 soberanos (que equivalen a menos de 10 dólares). El bolívar fuerte, que nació en 2008 tras suprimirle tres ceros al bolívar, quedó pulverizado por la hiperinflación y las transacciones cotidianas se contaban hasta ahora en decenas y cientos de millones de bolívares. Como primer efecto, la nueva moneda simplificará las cuentas, pues un millón de bolívares fuertes pasará a ser 10 soberanos. Sin embargo, los analistas consideran que la medida no atacará las causas de la inflación, que podría alcanzar un millón por ciento este año.

Una persona cuenta dinero del nuevo cono monetario retirado de un cajero automático del Banco de las Fuerzas Armadas Bolivarianas (BANFANB) hoy, 20 de agosto del 2018, en Caracas (Venezuela). EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

El tema inflamable del precio de la gasolina

En Venezuela el litro de gasolina cuesta seis bolívares, un precio ínfimo teniendo en cuenta que el dólar se cambia a seis millones de bolívares fuertes. Actualmente, con un dólar del mercado negro se pueden comprar 833,000 litros de gasolina de 95 octanos, pero apenas alcanza para un kilo de pollo o dos cafés.

Elevar el combustible a niveles internacionales significaría subir el litro del combustible a alrededor de un dólar, un nivel inédito para el país. Se estima que ese precio cubrirá los costos de la refinación y dejará algún margen de beneficio a una industria petrolera asfixiada y endeudada.

Habrá un subsidio al combustible para quienes tengan el carnet de la patria. Para controlar esa ayuda, Maduro ordenó realizar un censo para registrar todos los vehículos del país, unos cuatro millones. El censo fue extendido hasta el 30 de agosto y en las primeras semanas de septiembre se explicará como funcionará el subsidio, antes de fijar el precio del litro de combustible. Según dijo, los códigos del carnet de la patria, vinculados al registro del auto, liberarán los surtidores de gasolina a la hora de llenar el tanque.

Una persona cuenta dinero del nuevo cono monetario retirado de un cajero automático del Banco de las Fuerzas Armadas Bolivarianas (BANFANB) hoy, 20 de agosto del 2018, en Caracas (Venezuela). EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

Drástico aumento de salario

El salario mínimo nacional será elevado desde los actuales cinco millones de bolívares fuertes (menos de un dólar) hasta 1,800 soberanos, lo que equivale a 180 millones de fuertes o menos de 30 dólares. El Gobierno asumirá el aumento de salario de cada trabajador durante tres meses, lo que representa un monto enorme para el Estado. La oposición alertó que el aumento provocará el cierre de las empresas que no puedan manejarlo. El nuevo salario entrará en vigor a partir del 1 de septiembre.

Libre mercado de divisas

Se eliminará el control del cambio, impuesto en marzo de 2003 después de una huelga general de 60 días. Pero se hará en un momento en el que el Gobierno no tiene dólares para ofertar a un mercado libre de divisas. La medida permitirá operar a más de 300 casas de cambio, en las que será legal la compra y venta de divisas. La tasa de cambio sadrá de una serie de subastas que realizará el Banco Central de Venezuela (BCV), que comenzará con tres a la semana y llegará a cinco. Después de años de atribuirle al cambio del mercado negro la responsabilidad del colapso económico, Maduro reconoció como válida la tasa de cambio de ese mercado, que el viernes ascendió a seis millones de bolívares fuerte por dólar. Reconoció que el cambio oficial de 240,000 bolivares fuertes pasó a seis millones, una devaluación estimada en 96 por ciento.

Precios de alimentos se exhiben en Bolívares Fuertes y en Bolívares Soberanos en un restaurante hoy, 20 de agosto del 2018, en Caracas (Venezuela). EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

Más impuestos

El impuesto al valor agregado (IVA) pasará de 12 a 16 por ciento y se triplicó el impuesto sobre la renta a 133,000 empresas que son grandes contribuyentes. A la vez, exoneró de impuestos a la empresa estatal Petróleos de Venezuela por un año. Maduro prometió que el Gobierno no seguirá financiando el déficit fiscal con dinero sin respaldo en reservas internacionales, admitiendo que el Gobierno se estaba financiando al ritmo de la inflación.

El papel del petro

La criptomoneda petro fue creada este año por el Gobierno, con el respaldo de yacimientos de petróleo, por lo que se le dio un valor igual a un barril de crudo. Estados Unidos la sancionó y prohibió realizar operaciones financieras con ella.

En un desafío a esa medida, Maduro anunció que convirtió la criptodivisa en unidad de cuenta nacional y amarró tanto la actividad económica como el valor del bolívar soberano al petro. Eso significa indica que el soberano variará según el petro. Para la oposición, el petro es una ficción, por lo que el soberano tendrá un anclaje fantasioso.

Vista de una estación de servicio de la estatal Petróleos de Venezuela fuera de servicio hoy, 20 de agosto del 2018, en Caracas (Venezuela). EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

"El petro será el ancla para el movimiento de la economía. Le fue asignado un valor de 3,600 bolívares soberanos y será una unidad de cuenta fluctuante que servirá para para fijar el valor del trabajo y el precio de los bienes de consumo", señaló Maduro. "Ellos (comerciantes) dolarizaron los precios, yo petrolizo los salarios", agregó.

Otros casos en Latinoamérica

Argentina. En 1970 Argentina retiró dos ceros a su moneda, el peso, acción que ha repetido en 1983 con la retirada de cuatro ceros, en 1985 fueron tres ceros y en 1992, de nuevo se quitaron cuatro ceros al poso argentino.

Bolivia.- En 1963 el "peso boliviano" sustituyó al viejo boliviano por un cambio de mil a uno. Esta moneda se mantuvo hasta 1987, cuando después de varios años de hiperinflación, fue reemplazada por un nuevo "boliviano", con un cambio de un millón a uno.

Brasil. En 1967 Brasil eliminó ceros de su moneda y tras la restauración de la democracia en 1985, el presidente José Sarney (1985-1990) puso en marcha el Plan Cruzado, lanzado en febrero de 1986 y por el que el ministro de Hacienda, Dilson Funaro, suprimió por primera vez en democracia tres ceros de la unidad monetaria, el cruzeiro, que fue sustituido por el cruzado.

Con objeto de corregir el valor de la moneda, se repitió la retirada de ceros en varias ocasiones, la última en 1993, cuando se puso en marcha "el real". Hasta entonces, Brasil tuvo seis monedas (cruzeiro, cruzado, cruzado novo, cruzeiro, cruzeiro real y real).

El 1 de julio de 1994, los brasileños, tuvieron que dividir el valor en cruzeiros reales de los productos por 2.750 para conocer su valor en los nuevos reales. Desde 1994, la moneda oficial es el real.

Colombia. El pasado 20 de junio la Cámara de Representantes de Colombia aprobó el proyecto de ley para eliminar tres ceros del peso colombiano, una norma que debería recibir luz verde en el nuevo mandato del presidente Iván Duque.

En 2002, fracasó un plan para crear nuevo peso y eliminar tres ceros a la moneda.

Chile. Chile quitó tres ceros a su moneda en 1960 cuando creó el "escudo", que reemplazó al antiguo peso. Y lo volvió a hacer en 1975, año en el que la unidad monetaria recuperó el nombre de "peso", con una equivalencia de 1 peso=1.000 escudos.

México. El Congreso aprobó el 11 de junio de 1992 una iniciativa del presidente, Carlos Salinas de Gortari, para suprimir tres ceros a la moneda a fin de simplificar las transacciones en dinero. La nueva unidad monetaria, el "Nuevo Peso" entró oficialmente en vigor el 1 de enero de 1993, de modo que cada mil pesos pasaron a ser un nuevo peso.

Tres años después, el 1 de enero de 1996, la moneda mexicana recuperó su antiguo nombre de "peso".

Perú. El "sol" peruano fue reemplazado en 1985 por el "inti" (sol en quechua) que equivalía a mil soles. Pero en los años siguientes, durante el Gobierno de Alan García, la desmesurada inflación destrozó también el inti y dificultó las contabilidades por el exceso de cifras. El resultado fue que el 1 de enero de 1991 el Gobierno peruano sustituyó el "inti" por el "nuevo sol", equivalente a un millón de intis.

Uruguay. En 1975 el Banco Central de Uruguay (BCU) dispuso la supresión de tres ceros en la moneda del país, el peso, que desde entonces pasó a denominarse "nuevo peso". La historia se repitió el 1 de marzo de 1993 cuando al "nuevo peso" le sustituyó el "peso uruguayo", equivalente a 1.000 "nuevos pesos".

Por otra parte, a lo largo de la historia, los cinco billetes con mayor cantidad de ceros emitidos lo fueron en: Hungría -100 trillones de pengos (1945-1946)-; Zimbabue -100 billones de dólares ZWD (2009)-; Alemania -100 billones de marcos (1923)-; la ex-Yugoslavia -República Federal de Yugoslavia, 500.000 millones de dinares (1994); y Grecia -billete de 100.000 millones de dracmas (1944)-.


 

Sigue navegando