Las historias de hispanos sobrevivientes del 9-11
Internacionales

Nueva York recuerda a víctimas del 11S, nombre por nombre, diecisiete años después

La Gran Manzana recordó el 11S con una emotiva ceremonia en la que familiares de los fallecidos leyeron los nombres de las casi 3,000 personas que perdieron la vida en los ataques de aquel día.

Miles de personas se reunieron hoy en las inmediaciones del World Trade Center de Nueva York para rendir tributo a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en el decimoséptimo aniversario de la tragedia.

La Gran Manzana recordó el 11S con una emotiva ceremonia en la que familiares de los fallecidos leyeron los nombres de las casi 3,000 personas que perdieron la vida en los ataques de aquel día.

A los pocos minutos de arrancar el acto, a las 8.46 hora local (12.46 GMT), los asistentes guardaron un primer minuto de silencio para recordar el momento exacto en el que el primer avión golpeó las Torres Gemelas.

En total, estaban previstas seis pausas a lo largo del acto para marcar también el choque del segundo avión en el World TradeCenter, el que golpeó el Pentágono en Washington, el que se estrelló en Pensilvania y el derrumbamiento de las dos torres neoyorquinas.

Junto a las familias, numerosas autoridades estaban presentes en la ceremonia, incluidos el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y el gobernador del estado, Andrew Cuomo.

Además, pudo verse entre otros a los exalcaldes neoyorquinos Rudy Giuliani y Michael Bloomberg, o a la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, muy emocionada.

La ciudad, envuelta en una densa niebla, mantenía hoy las banderas a media asta y muchas iglesias hacían repicar sus campanas durante los momentos de silencio fijados en recuerdo de los ataques.

Aunque la mayor parte de los familiares que participaron en la ceremonia se limitaron a leer los nombres de las víctimas o a dedicar un breve recuerdo a sus seres queridos, uno de los primeros en subir al podio aprovechó el momento para pedir que se deje de usar la tragedia con fines políticos.

Familiares y la Torre de las Voces

"Para mí, él está aquí. Este es mi lugar sagrado", dijo su viuda antes de que comenzara la ceremonia con un momento de silencio y campanadas.


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el vicepresidente, Mike Pence, se dirigieron a Pensilvania y al Pentágono respectivamente, los otros dos lugares donde los atacantes estrellaron aviones secuestrados el 11 de septiembre de 2001.


Trump y su esposa, Melania, participarán en una ceremonia en el monumento a las víctimas del 11-S en un campo cerca de Shanksville, Pensilvania, donde el pasado sábado se inauguró la "Tower of Voices" (Torre de las voces). Pence tenía programado encabezar los actos en el Pentágono.
Trump, un republican nacido en Nueva York, aprovechó el aniversario del año pasado para lanzar una dura advertencia a los extremistas y advertir que "Estados Unidos no puede ser intimidado".


Poco después del aniversario del año pasado se produjo un claro recordatorio: una camioneta causó ocho muertos tras un atropello en un sendero cicloturista a unas pocas manzanas del World Trade Center en pleno Halloween.


En diciembre, un suicida potencial detonó una bomba de fabricación casera en un pasadizo del metro cerca de Times Square, según las autoridades. Agregaron que los sospechosos de ambos ataques estaban inspirados por el grupo extremista Estado Islámico.


Las conmemoraciones del 11-S son ya rituales familiares que se centran en la lectura de los nombres de los fallecidos, pero en la llamada zona cero de Nueva York, los familiares llenan cada año el acto de mensajes personales de recuerdo, preocupación e inspiración.


Horas después de esta ceremonia, dos potentes haces de luz iluminarán el cielo neoyorquino desde el bajo Manhattan para el "Tributo en Luz" anual.
 

Sigue navegando