Centro de Estudios Jurídicos - Por el Imperio del Derecho
Opinión

Nos obligan a responderles

En una reciente entrevista, el diputado Mario Ponce se refirió al proceso de elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Intentó descalificar al CEJ y a algunos de sus miembros. Les atribuyó ser parte de un partido político y que presionaban para que la Asamblea Legislativa eligiera a los candidatos que el CEJ propuso en la elección ante FEDAES.

Luego el candidato Marlon Cornejo divulgó en redes sociales esa entrevista, señalando la existencia de "instituciones ajenas a la Asamblea" que con una participación "fúrica" presionan para que se elijan a "sus favoritos". Decía el candidato que se utilizan los espacios de opinión "para atacar y destruir a candidatos y candidatas que estorben el camino hacia su objetivo".

Ante los señalamientos del diputado y del candidato es imperativa nuestra respuesta. Somos una asociación independiente y no el apéndice de ningún partido político. Hemos sido consistentes en cuestionar las violaciones al Imperio del Derecho, independientemente del sector o partido político del que vengan. Es precisamente por ello que en este proceso de elección de magistrados hemos insistido en condenar los intentos de cuotas partidarias.

En efecto, el CEJ propuso profesionales en las elecciones ante FEDAES. Fue la única asociación que hizo un procedimiento transparente, objetivo, y ponderado para elegir a los candidatos. No así, por ejemplo, la asociación que propuso como candidato al abogado Cornejo.

Al definirse los treinta candidatos que hoy evalúa la Asamblea Legislativa, el CEJ no ha promovido que el congreso elija a quienes en la primera fase propusimos como candidatos. Nuestra posición es que la Asamblea elija a los más capaces y que denoten mayor independencia. De ese análisis, podrán resultar algunos de los candidatos que propuso el CEJ, otros propuestos por otras asociaciones, y otros que llegaron por medio de la lista del CNJ. La consigna es elegir a los mejores, con la debida experiencia y moralidad notoria.

Categóricamente expresamos que son falsos los señalamientos hechos por el diputado Ponce y el candidato Cornejo. Lanzar descalificaciones infundadas denota la debilidad de sus argumentos, y una extraña inconformidad con nuestra postura de que se elijan a los mejores y más independientes.

El diputado expresó su inconformidad con que organizaciones de la sociedad civil señalemos los errores de la Asamblea. Su postura es que, si desde la sociedad civil queremos que las cosas mejoren, lo que corresponde es que los ciudadanos inconformes nos pasemos a su cancha: que corramos en elecciones y cambiemos las cosas desde una curul.

Es oportuno recordarle al diputado Ponce que en su calidad de funcionario está sometido al escrutinio público. Hacer ciudadanía es, precisamente, exigir a los funcionarios que cumplan con su deber. Si le desagrada eso, le invitamos a que se pase a nuestra cancha: que renuncie a su puesto, y nos acompañe a este lado de la ciudadanía. Si opta por continuar como funcionario, deberá continuar soportando el escrutinio público.

Y al candidato Cornejo le invitamos a que deje a un lado sus intentos de ganar la magistratura a cualquier costo, haciendo y difundiendo señalamientos infundados. Siendo que todos queremos meritocracia en esta competencia, le corresponde, entonces, comunicarnos a todos sus méritos. Por ejemplo, debería explicarnos cómo su trayectoria profesional le califica para ser magistrado de la Sala de lo Constitucional.

Sigue navegando