Lo más visto

Más de

Entre la expectativa y la falta de recursos

Las historias de Esmeralda e Isidro reflejan las expectativas de dos beneficiarios del TPS, aunque la situación personal de ambos es muy diferente.
Enlace copiado
Enlace copiado
<p>Esmeralda es de Guatajiagua, Morazán, trabaja como cocinera en un restaurante de comida salvadoreña en Arlington, Virginia, y con mucha soltura, con el permiso de su jefe, cuenta cómo el programa le ha ayudado a dejar la inseguridad de no tener documentos y, sobre todo, trabajar para ayudar a su hijo de 15 años y sus padres en El Salvador. “Es un programa muy bueno, nos ayuda a poder obtener licencias, comprar carros y pagar nuestros impuestos”, dice.</p><p>Su esposo mantiene una lucha por recuperar el TPS, el cual le suspendieron hace tres años, debido a problemas de conducta. Pese a su optimismo, no puede dejar de pensar que en noviembre de este año su hijo de 15 años se graduará de noveno grado en Guatajiagua y ella quisiera estar en ese momento importante, pero está consciente que no puede viajar por las regulaciones del TPS.</p><p>Isidro, quien prefiere identificarse así y sin apellido, llegó a Estados Unidos hace 13 años y es uno de los miles de jornaleros (day laborers) que salen a la calle a buscar trabajo.</p><p>Él, en el centro acondicionado por el condado de Arlington para los jornaleros, hace cuentas y dice que la falta de trabajo no le permite recolectar los más de $400 que necesitará para reinscribirse, solicitar el permiso de trabajo y pagar a un particular por el trámite. “El TPS ayuda a conseguir trabajo, ando legalmente sin temor a ser deportado, pero la crisis y el invierno mantienen la situación difícil”, dice este compatriota que ayuda a su esposa y dos hijos en El Salvador.</p><p> </p>

Tags:

  • noticias el salvador
  • diario
  • el salvador
  • salvadorenos
  • opinion publica
  • nacion
  • noticias
  • noticias

Lee también

Comentarios