Ojo, adultos mayores: prohibido estacionarse

Uno de los problemas que a diario se le plantean a muchos conductores de vehículos motorizados es encontrar un lugar donde estacionarse.
Enlace copiado
Enlace copiado
Con frecuencia encuentran rótulos que indican “prohibido estacionarse” lo que es aplicable a los conductores pero que también debería ser norma de atención obligatoria para las personas en su totalidad, principalmente para los adultos mayores, porque estacionarse es inmovilizarse, es aparcarse, no continuar el camino.
 
Y esto cuenta no solo para los adultos mayores sino para todos los humanos que debemos caminar siempre hacia adelante según sea el reto que les lanza la vida, sin importar si estamos en la alborada o cerca de nuestro ocaso.
 
Este corto mensaje va para los adultos mayores que creen que ya no tienen ante sí otra opción que “estacionarse”.
 
Este abuelo de 86 primaveras caminadas, todavía está empeñado en –y lo sugiero a mis contemporáneos–: no estacionarse, ya sea en una mecedora, en un sillón o peor todavía en una cama, acomodando el cuerpo y la mente a una inactividad inconveniente.
 
Hay muchos esfuerzos pequeños que podemos hacer, aunque no seamos ricos: como sembrar plantas, cuidarlas; arreglar un grifo, compartir fruta con los pájaros, cooperar con el reciclaje, ser solidarios con alegría, buena lectura, cultivar el espíritu, caminar; intentar escribir un poema, un cuento; y si tenemos internet intercambiar ideas, hacer amigos, escribir opiniones para LA PRENSA GRÁFICA... y enviarlas. ¡Hagamos la lucha!

Lee también

Comentarios

Newsletter