Lo más visto

Más de

S&P por bajarla calificación de El Salvador

La calificadora de riesgos dijo que la polarización política deteriora el clima de inversiones y no permite un mayor crecimiento económico.
Enlace copiado
Enlace copiado
 La firma calificadora de riesgos Standard & Poor's puso en perspectiva negativa la calificación de riesgo de El Salvador. Esto indica que, en la próxima evaluación que haga, podría bajar del BB- actual.
 
 La calificación de riesgo que asignan entidades, como S&P, evalúan la capacidad de pago que tiene un país, y afecta en el tipo de intereses que los gobiernos deben pagar al contratar deuda, por ejemplo, vía emisión de títulos.
La calificadora mantuvo la nota de El Salvador en BB-, que se le asigna a países con moderada capacidad de pago.
Así, el país está ubicado a tres escaños de lo que se considera el territorio de deuda basura, que tiene ya dificultades para obtener financiamiento externo o debe pagar intereses muy alto por este. 
En la revisión anterior, S&P asignó al país la calificación BB-, con perspectiva estable. Esta vez, la perspectiva es negativa.
 
 
Bajo crecimiento
Los analistas de Standard & Poor's prevén que este año no habrá despegue económico en El Salvador. El informe de la calificadora dice que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá 1% o menos en 2013, y que este estancamiento contrarresta los esfuerzos gubernamentales por reducir el déficit fiscal.
 
 
 
 
 El analista y economista Luis Membreño dijo que está claro que el país tiene un crecimiento económico muy bajo, y que mientras esto siga así no se podrá generar empleo, ni crecimiento y, por tanto, será difícil resolver los problemas fiscales.
 
 “Mientras el Gobierno siga acumulando un déficit fiscal alto, que puede ser del 4% o más este año, se genera un mayor endeudamiento, que podría superar el 60% del PIB, lo que se vuelve un problema importante para el país”, apuntó. 
 
 Con este panorama, agregó, no es posible mantener los niveles de calificación que se tienen ahora. El Salvador llegó a tener, en la década pasada, calificaciones de grado de inversión, es decir, consideradas muy apetecibles para los compradores de papeles de deuda estatales. Sin embargo, a partir de 2009 estas comenzaron a caer.
 
 
 
 
 
 
 
 El año pasado, la también calificadora de riesgos Moody's bajó la nota del país, a Ba3, equivalente al BB- que ha otorgado S&P, pues corresponde a países con moderada capacidad de pago.
Moody's dijo en su informe que la baja en la calificación se debió a al débil crecimiento económico y al estancamiento de la inversión.

Lee también

Comentarios