"Todo el mundo ve donde está la tortilla"

Fiel a su estilo campechano, José Ramón Barahona habla de sus sueños de generar empleos en el país para que miles de compatriotas no decidan irse a EUA.
Enlace copiado
Enlace copiado
<br /><p> </p><p>José Ramón Barahona es un empresario salvadoreño radicado en Estados Unidos, donde dirige la franquicia de Pollo Campero en el área metropolitana de Washington y una empresa que provee servicios generales a oficinas de gobierno, hospitales y universidades, entre otros.</p><p> </p><p>Uno de sus sueños, dice, es echar a andar un proyecto turístico en la bahía de Jiquilisco, para el cual cuenta desde hace años con un grupo de inversionistas.</p><p>Lo que pide es mayor acompañamiento de las instituciones oficiales para desarrollar infraestructura en la zona.</p><p> </p><h2>La crisis económica que afecta a Estados Unidos ha impactado también a la comunidad latina, ¿considera usted que la gente, especialmente los salvadoreños, se continúa yendo hacia Estados Unidos?</h2><p>Sí, porque vemos el impacto que tenemos los países pobres como El Salvador, que vivimos de la mano de obra y donde las oportunidades son escasas. Todo el mundo ve a dónde están las oportunidades, donde está la tortilla. Se ha puesto difícil y aunque sacrifican su vida para llegar a Estados Unidos, y allá la situación se ha puesto bien complicada, porque las condiciones ya no son las de los setenta o de los ochenta, que todavía las leyes estaban bien suaves. Por eso es que estoy acá en este momento, ver qué inversiones se pueden hacer aquí, qué podemos hacer para que estos hermanos no tomen ese riesgo, porque la situación en el Norte ya no es lo que era hace 40 años cuando yo llegué. Lo que tenemos que hacer en nuestros países es hacer fuentes de trabajo aquí y que ese sueño se vuelva realidad aquí.</p><p> </p><p> </p><p> </p><h2>Muchos compatriotas que viven en el exterior y que han invertido en El Salvador no han tenido muy buena experiencia y han tenido que cerrar, ante la falta de asesoría principalmente…</h2><p> Yo he tenido experiencia de invertir, he comprado propiedades para hacer proyectos en Chalatenango y la bahía de Jiquilisco. Hemos invertido para hacer los estudios preliminares, pero sin la ayuda del Gobierno uno no puede invertir. Tenemos un complejo de golf, una marina, pero necesitamos la infraestructura, la carretera, las aguas negras. Así, esas zonas que han sido muy pobres y los jóvenes que van saliendo de bachillerato y no encuentran nada que hacer, mi idea es que esas comunidades se beneficien y que hayan fuentes de trabajo para esos jóvenes.</p><p> </p><h2> ¿Cuánto era lo que sus socios estaban dispuestos a invertir en el proyecto de la bahía de Jiquilisco?</h2><p>Eran dos grupos, uno canadiense y otro estadounidense, ellos tenían $20 millones para comenzar. Ahí están ellos, esperando que las estructuras de Gobierno sean flexibles, han venido varias veces a hacer los estudios, están encantados con el lugar y han visto la pobreza que existe.</p><p> </p><p> </p><p> </p><h2>Entonces lo que el proyecto necesita es acompañamiento en infraestructura pública…</h2><p> El año pasado el desbordamiento del río Lempa destruyó una parte de esa carretera, eso es lo que más nos interesa. Si el Gobierno reconstruye podría atraer muchos inversionistas.</p><p> </p><p> </p><h2>Otra de sus empresas en Estados Unidos ha sido la franquicia de Pollo Campero para el área metropolitana de Washington, ¿cómo va el negocio 10 años después?</h2><p> Fue un fenómeno bien interesante haber llevado esa nostalgia a nuestro pueblo, lo hemos mantenido bastante bien, pese a la crisis que nos golpeó un 30%. Pero no hemos perdido y nos mantenemos con ocho restaurantes en Washington, D.C., Maryland y Virginia. Yo creo que toda la industria de comida ha sido golpeada y miles de restaurantes han cerrado, pero igual se han abierto otros. En estas crisis siempre hay ganadores y perdedores.</p><p> </p><h2> A pesar de que ha habido crisis que ha golpeado a empresas de todo tamaño, las remesas familiares no han disminuido, ¿a qué considera usted que obedece eso?</h2><p> Nuestra gente, unos 3 millones y medio creo yo, los salvadoreños hacemos de todo y por eso vamos. Lo que ocurre es que los salvadoreños cuando nos vamos nos vamos con deudas. Lo primero que tenemos que hacer es encontrar un trabajo para pagar las deudas y mandarle dinero a la familia. Los primeros cinco años mandamos para pagar y enviarle a nuestras familias. Después algunos se olvidan de la familia, pero otros no. Ese flujo siempre va a estar ahí, porque tenemos el compromiso de la familia, pagar el lotecito, la escuelita… los salvadoreños somos gente generosa, todos los que hemos ido nuestra filosofía es ayudar a nuestros hermanos.</p><p> </p><p> </p><h2> Sus empresas en el pasado ayudaron a muchos compatriotas a legalizarse, ahora eso ya no es posible por las leyes migratorias.</h2><p> Las leyes cambiaron, cuando yo comencé en 1976 a dar residencias hasta 1998, y en 2000 comenzaron a cambiar las leyes migratorias. Yo patrociné aproximadamente 4,800 residencias, el Departamento de Trabajo nos aprobaba rápido, ahora ya no. Ahora una oferta de trabajo la espera de 12 a 14 años. El mundo ha cambiado, las leyes de Estados Unidos luego del 9/11. Siempre hay oportunidades de poner alfombras, cortar vidrios, cortar hierba.</p><p> </p><h2> ¿Sigue siendo el Gobierno de Estados Unidos el principal cliente de su empresa Able Service?</h2><p>Estamos en el Capitolio, la BBC, la Georgetown University, en hospitales, pero ya no damos las residencias como antes (risas).</p><p> </p><p> </p>

Tags:

  • noticias el salvador
  • diario
  • el salvador
  • salvadorenos
  • opinion publica
  • nacion
  • noticias
  • noticias

Lee también

Comentarios

Newsletter