Lo más visto

Más de

Tormenta afecta a salvadoreños en este de EUA

El sistema de lluvias puede ocurrir cada cuatro años
Enlace copiado
Enlace copiado
<p> El área de Washington, D.C. y sectores en los estados de Maryland, Ohio, Illinois, Indiana y Virginia fueron azotados por una fuerte tormenta el 29 de junio en la noche. </p><p> La comunidad salvadoreña resultó afectada, debido a los cortes de energía y la obstrucción de carreteras.</p><p> Según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA), el fenómeno atmosférico se trató de una condición climatológica conocida como Derecho. Este tipo de clima se caracteriza por tormentas eléctricas y ráfagas de vientos las cuales pueden llegar 93.34 k/h.</p><p>“Eso ocurrió como a las 10:45 de la noche, yo me encontraba en D.C. trabajando. De repente, sentí un gran viento y ¡luego se vino el agua!”, comentó Arnoldo Villalta, originario de San Miguel y quien reside en Cheverly, Maryland.</p><p> “Cuando regresé a mi casa, a medianoche, me sorprendió ver algunas ramas caídas en el pleno centro de Washington. Tomé el metro como de costumbre para mi casa. Al dejar la estación fue mi sorpresa: el tendido eléctrico estaba a mitad de la calle, trozos de árboles en la calle. Pasamos cuatro días sin electricidad”, manifestó Villalta.</p><p> Por su parte, el compatriota Josué Sánchez relata que en el área de Alexandria, Virginia, durante la tempestad hubo un corte de energía que se prolongó por casi cuatro días. </p><p> “Fueron difíciles esos días. No podías guardar comida en la refrigeradora, porque se echaba a perder, se tenía que comprar comida de restaurante, obligadamente. Además, el calor era insoportable”, declaró.</p><p> Un estimado de $5 millones en pérdidas en el suministro eléctrico y un saldo de 22 muertes causó el temporal a su paso por la cercana Chicago.</p><h2>Cerca del peligro</h2><p> Eran cerca de las 11 de la noche cuando comenzó a llover en Silver Spring, Maryland. </p><p> María de Merino, connacional originaria de San Miguel y residente de la zona, estaba en su casa junto con sus hijos. </p><p> Su perro, llamado Oso, estaba en la cochera. Cuando empezó la lluvia, los jóvenes salieron a buscarlo. En el momento en que entraron a la casa se escuchó un fuerte ruido.</p><p> “La luz se fue, se escuchaba bullicio el viento, truenos, no podía distinguir nada. Al calmarse los vientos salimos a ver a la calle. Nuestra sorpresa fue que aquel ruido se trataba de un árbol caído en el garaje, en el cual habían estado mis hijos minutos antes”, relató la compatriota.</p><p> Su esposo, Efraín Merino, a pesar de tener pérdidas cercanas a los $40,000, dice que está bien, pues nadie resultó herido.</p>

Lee también

Comentarios