Lo más visto

Más de Cultura

El legado cultural del conflicto armado salvadoreño

La historia de la guerra civil de El Salvador ha sido retomada para producir documentales, libros, largometrajes y bienes culturales.

Enlace copiado
Enlace copiado
Monumento a la Paz Se encuentra en el municipio de San Marcos, diseñado por el escultor Rubén Martínez en honor a la firma de los Acuerdos de Paz. Elaborado con casquillos de bala, latón y bronce fundido. Contiene la figura del Cristo de la Paz, con los brazos extendidos como símbolo de reconciliación y bendición, también tiene una paloma. Inaugurado en 1994.

29 años después de la firma de los Acuerdos de Paz las heridas del conflicto armado siguen doliendo. Durante doce años (entre 1979 y 1991) El Salvador se vio envuelto en una guerra civil donde más de 75,000 personas perdieron la vida.

Incapaces de borrar la angustia, el dolor y la desesperación, las experiencias amargas quedan en la memoria de quienes vivieron esta época. Para las nuevas generaciones los relatos de padres, abuelos y otros familiares brindan un desagradable viaje a una época de la que nadie se siente orgulloso, pero que todos deberíamos conocer y reconocer.

Y han sido precisamente esas historias desgarradoras las que inspiraron un "homenaje" para los que ya no están. Muchos escritores, no solo salvadoreños, retomaron este conflicto desde sus antecedentes hasta el proceso de paz y lo representaron en algunas páginas.

O, por otro lado, se construyeron monumentos que permiten conmemorar el pasado oscuro de este país. Aunque sean vistos únicamente como obras que decoran una plaza, cada uno guarda un memorable significado. Para muchas personas, estos espacios son el único lugar donde pueden llorar a sus seres queridos.

Monumento a la Memoria y la Verdad Ubicado al interior del parque Cuscatlán, en San Salvador, es un mural de 85 mts de largo y 3 mts de alto, hecho de granito negro y fue creado por el artista plástico nacional Julio Reyes en cuatro meses ininterrumpidos. Lo conforman los nombres grabados de, al menos, 25,000 víctimas del conflicto armado. Fue inaugurado en 2003.

Ubicado al interior del parque Cuscatlán, en San Salvador, es un mural de 85 mts de largo y 3 mts de alto, hecho de granito negro y fue creado por el artista plástico nacional Julio Reyes en cuatro meses ininterrumpidos. Lo conforman los nombres grabados de, al menos, 25,000 víctimas del conflicto armado. Fue inaugurado en 2003.

Se encuentra en el municipio de San Marcos, diseñado por el escultor Rubén Martínez en honor a la firma de los Acuerdos de Paz. Elaborado con casquillos de bala, latón y bronce fundido. Contiene la figura del Cristo de la Paz, con los brazos extendidos como símbolo de reconciliación y bendición, también tiene una paloma. Inaugurado en 1994.

Ubicado sobre el bulevar Monseñor Romero, en Antiguo Cuscatlán. Es un esculto-mural en altorrelieve mide 16 metros de largo, tiene varios personajes de la historia y fue modelado por estudiantes de la Universidad de El Salvador. Inaugurado para el 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, en 2017.

Monumento a la Reconciliación Ubicado sobre el bulevar Monseñor Romero, en Antiguo Cuscatlán. Es un esculto-mural en altorrelieve mide 16 metros de largo, tiene varios personajes de la historia y fue modelado por estudiantes de la Universidad de El Salvador. Inaugurado para el 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, en 2017.

Ubicado en caserío El Mozote, en Meanguera, Morazán: el escenario de una de las masares más crueles de la época. Esta obra fue financiada por una orden sacerdotal Alemana y diseñada por arquitectos ingleses. La mayoría de las esculturas del monumento están hechas de fibra de vidrio, en la punta de este se encuentra la representativa familia de la plaza, en memoria de las víctimas de El Mozote.

Ubicado en el municipio de Perquín, Morazán. El museo cuenta la historia desde la perspectiva de la guerrilla, a través de fotos, armas y documentos. Se divide en cinco salas dedicadas a las causas que originaron la guerra, la solidaridad internacional, la vida en los campamentos, armas convencionales y Acuerdos de Paz y la Radio Venceremos. Fue inaugurado en 1992.

Ubicado al interior de las instalaciones del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO) en San Salvador. Es un mural de 12 metros de alto y 15 de ancho, elaborado por el artista plástico Antonio Bonilla. Muestra imágenes claves sobre la guerra y destaca la firma de los Acuerdos de Paz. Fue inaugurado en conmemoración del vigésimo aniversario de los Acuerdos de Paz.

Monumento de la Paz y la Reconciliación Ubicado en caserío El Mozote, en Meanguera, Morazán: el escenario de una de las masares más crueles de la época. Esta obra fue financiada por una orden sacerdotal Alemana y diseñada por arquitectos ingleses. La mayoría de las esculturas del monumento están hechas de fibra de vidrio, en la punta de este se encuentra la representativa familia de la plaza, en memoria de las víctimas de El Mozote.

Museo de la Revolución
Ubicado en el municipio de Perquín, Morazán. El museo cuenta la historia desde la perspectiva de la guerrilla, a través de fotos, armas y documentos. Se divide en cinco salas dedicadas a las causas que originaron la guerra, la solidaridad internacional, la vida en los campamentos, armas convencionales y Acuerdos de Paz y la Radio Venceremos. Fue inaugurado en 1992.

Mural Alegoría de la Guerra civil y los acuerdos de paz
Ubicado al interior de las instalaciones del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO) en San Salvador. Es un mural de 12 metros de alto y 15 de ancho, elaborado por el artista plástico Antonio Bonilla. Muestra imágenes claves sobre la guerra y destaca la firma de los Acuerdos de Paz. Fue inaugurado en conmemoración del vigésimo aniversario de los Acuerdos de Paz.

Tags:

  • Acuerdos de Paz
  • libros
  • esculturas
  • largometraje
  • documentales
  • guerrilla
  • Fuerza Armada
  • conflicto armado

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines