Lo más visto

Cultura Era conocido como “El poeta del barro”

Falleció el ceramista salvadoreño y escultor César Sermeño

El artista César Sermeño, conocido como “El poeta del barro”, ganó el Premio Nacional de Cultura en 1994. El escultor, ceramista y pintor falleció a los 90 años.
Enlace copiado
César Sermeño, artista.

César Sermeño, artista.

Enlace copiado

El artista salvadoreño César Sermeño falleció el lunes en su casa, según explicó la familia del ceramista y escultor que en 1994 ganó el Premio Nacional de Cultura, en la rama de Artes Plásticas.

Su familia lo recuerda como un hombre alegre que siempre hacía reír a todos. Según expresó Carlos Enrique Sermeño, sobrino del artista, era un hombre al que le gustaba “amenizar las fiestas”.

“Aunque muchos lo conocen por la cerámica y la escultura, también le gustaba cantar”, dijo Carlos Enrique. Agregó que había dos temas que interpretaba con emoción: “Tres palabras” y “Con un polvo y otro polvo”.

Una de sus nietas, María José Sermeño, dijo que era un hombre al que, cuando ella y sus hermanos eran pequeños, se ponía a jugar con ellos. “Se hacía niño con nosotros”, afirmó.

Por supuesto, para ella, que aprendió mucho de él, su legado artístico es muy importante. “Fue pionero de la cerámica. Su vida era ser artista y ser maestro”, dijo.

Los amigos y colegas de Sermeño también destacan su aporte a las artes y a la cultura del país. “El trabajo de don César es único. Para mí, es el ceramista más importante que ha tenido el país en su historia, no hay otro que se le haya podido igualar. Tiene obra muy valiosa”, expresó Mario Castrillo, curador de artes plásticas.

Los restos de Sermeño están siendo velados en la Funeraria La Auxiliadora hoy desde las 9 de la mañana.  Mañana a las 10 de la mañana se trasladarán al Cementerio General, pabellón Masferrer.

Sermeño
Sermeño nació el 29 de marzo de 1928 en San Juan Opico, La Libertad. Obtuvo una beca por el Gobierno de Honduras en 1947 para estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes de ese país. Partió para México en 1958, becado por el Gobierno de El Salvador, para estudiar en el Centro Superior de Artes Aplicadas.

Desde 1950 hasta 2008, participó en exposiciones individuales y colectivas en países de Centroamérica, México, Estados Unidos, Alemania y Japón.

En 1963, representó a El Salvador en una exposición mundial de cerámica en Washington, donde sus trabajos —tres palomas salpicadas de turquesa— fueron elogiados y mencionados en el periódico The New York Times.

Lee también

Comentarios