Maura Echeverría: "La música es poesía y la poesía es música"

El deseo de esta escritora y poeta originaria de Sensuntepeque, Cabañas, es dejar como legado un interés por la lectura, que las personas disfruten el apasionante mundo de la literatura. Ahora condensa su labor con la música, busca llegar a más públicos y brindarles alegría.

Enlace copiado
Maura Echeverría, escritora y poeta originaria de Sensuntepeque, Cabañas.

Maura Echeverría, escritora y poeta originaria de Sensuntepeque, Cabañas.

Enlace copiado

Maura Echeverría abrió la puerta de su casa para recibir al equipo de LA PRENSA GRÁFICA. Preparó un espacio para conversar cerca de un jardín, donde disfruta uno de sus pasatiempos favoritos cuidar su plantas y flores.

A sus 86 años es una mujer incansable, sonriente y excelente conversadora. En una mesa de la sala ha colocado algunos de los libros que ha publicado en su carrera como poeta y escritora, no están completos, más adelante revela que lleva 16 y sobre la mesa hay cerca de nueve. Los divide en dos: los que son para niños y los de adultos.

Elige el libro "Mundo de Chocolate" y toma asiento para contar su último proyecto. Su poema "Vamos a Belén" incluido en esa publicación fue musicalizado, un trabajo que realizó junto a Salvador Huiza.

"Hace como dos meses me fui al pueblo más lindo de El Salvador, Sensuntepeque, y ahí trabaja un personaje muy distinguido de la música, Salvador Huiza, lo abordé y le dije tengo una cancioncita, se la puedo tararear, para que me dé su opinión y hacemos algún arreglo para presentarla. Esa misma noche envió la primera versión", dijo.

“Necesitamos crear cosas para ayudar a la niñez y no solo a la infancia, a muchas personas mayores que están recogidas en sus casas, la lectura de un poema y escuchar música les ayuda. Toda persona adulta no deja de llevar al niño que fue, por eso la poesía para niños siempre agrada a los adultos”. 

Maura Echeverría, poeta y escritora salvadoreña.

Esta no es su primera experiencia mezclando la música y la poesía, tiene un par grabadas en casete. Pero aclara que no canta, solo tararea, por eso necesita una voz privilegiada y acompañamientos.

"Me gusta la música, me gusta mucho, siento que la poesía -lo que yo manejo- va de la mano con la música, porque la música es poesía y la poesía es música también", reflexiona.

Pregunta si deseamos escuchar el tema. Hace sonar su canción. La música inicia con una pandereta y luego da paso a un ritmo de cumbia. Un tema muy bailable, en la voz de Karla González, originaria de Sensuntepeque.

"Vamos muchachitos, vamos a Belén, suenan los chinchines, los pitos también, vamos muchachitos. El camino es largo, la noche está fría, pero el viento mueve música y alegría. Recojan la mirra, no olviden la miel, marchemos contentos como un cascabel", dice un fragmento del poema de Echeverría que fue musicalizado.

Cuando termina de sonar la melodía, de inmediato la autora explica su amor por la literatura infantil.

"A mí me gusta escribir para los niños, y esta canción puede logar mucho más el acercamiento entre el adulto y el niño en estas festividades, puede contribuir a generar algunos momentos agradables dentro del ambiente familiar y también en el caso de las personas mayores tiene un ritmo alegre que mueve a divertirse, a celebrar y estar contentos", dice.

Considera que combinar dos manifestaciones artísticas permite llegar a más personas. Uno de los elementos que más disfruta de su profesión es coincidir con personas talentosas, en esta ocasión el arte y la poesía.

Por el tono de su voz y la manera en la que se expresa, la conversación con Maura transporta a un recital de poesía. Una historia interminable, agradable y muy interesante.

Entre sus próximos proyectos incluye musicalizar otros poemas y espera que más artistas puedan sumarse para diferentes colaboraciones. Con esto, no busca abordar solo a los niños, sino compartir un mensaje positivo para cualquier generación.

Su profesión de educadora le permitió un acercamiento permanente con los pequeños. Durante varios años trabajó en la escuela básica, en el Instituto de Sensuntepeque y desde 1969 en televisión educativa.

Los reconocimientos que adornan las paredes de su casa datan de la época de los 80. También tiene un estante color verde repleto de libros con las colecciones de poesía, clásicos de la literatura y la historia.

Antes de revelar el origen de su amor por la poesía recuerda su infancia. Maura creció en el campo, con una vida modesta, junto a sus ocho hermanos y sus padres. En su casa nunca faltaron los libros. Describe a su padre como un amante de la literatura y a su madre como una persona muy sensitiva.

"Mi padre era un buen lector y a la hora de comer frijolitos nos hablaba de pintores, músicos y poetas y le gustaba recitar algunos versos", recuerda con una sonrisa.

Tenía menos de 10 años cuando escribió su primer poema, ahora es imposible para Maura saber cuántos poemas ha escrito, pero asegura que continuará con su pasión y quiere hacerlo hasta el último de sus días.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines