Lo más visto

Roberto Galicia deja el MARTE

Desde que el proyecto estaba en el papel, él estuvo ahí; ahora, dos décadas más tarde, se marcha muy satisfecho.

Enlace copiado
Hombre de legado. Roberto Galicia deja la dirección ejecutiva del Museo MARTE y su huella perdurará para siempre en la historia del arte y cultura.

Hombre de legado. Roberto Galicia deja la dirección ejecutiva del Museo MARTE y su huella perdurará para siempre en la historia del arte y cultura.

Enlace copiado

Dos décadas pasaron ya desde que Roberto Galicia asumió la coordinación del entonces proyecto de construcción del Museo de Arte de El Salvador (MARTE), recinto que finalmente abrió sus puertas en mayo de 2003 donde fungió hasta este diciembre como su director ejecutivo.

En marzo pasado comunicó a la junta directiva su salida y a finales de noviembre inauguró la última exhibición bajo su cargo: la Bienal de Dibujo. El adiós está ahora tan cerca como el fin de año.

Tiene 74 años, excelente estado de salud y muchísimas energías para continuar, pero se marcha, como él resalta, "en un excelente momento".

"He permanecido por largo tiempo y contado con la confianza y apoyo pleno de la junta directiva de la asociación, pero al igual que todas las cosas todo tiene su fin", agrega.

Con su salida deja un legado que no presume, pero sí resume: "Los resultados están a la vista" y añade que la clave de durar tanto tiempo fue siempre "rendir cuentas de forma permanente".

"La rendición de cuentas no es un acto anual; sino de todos los días, de demostrar que lo que recibimos en donaciones y más se está usando de la mejor manera posible", continúa.

Galicia es un hombre de frases y de hechos. Una de ellas: "El MARTE existe, pero la responsabilidad nuestra es hacerlo realidad todos los días", ha sido en lema para no desmayar en su dirección anteponiendo los intereses generales a los propios.

"Cuando voy a un sitio me meto de cabeza y me dedico a eso con la más absoluta fuerza y convicción. (Para el MARTE) yo me pregunté ‘¿mi pintura o la pintura, mi arte o el arte?’ Ganó la pintura y ganó el arte. Asumí que tenía que hacer cierto sacrificio apartando a Roberto Galicia el pintor para poder trabajar en beneficio del arte o de los artistas", añade.

Explica que esto llevo al museo a ser una institución dinámica que, a diferencia otros, ofrece toda una experiencia relevante a los visitantes, especialmente a los niños y los jóvenes.

"Nuestra principal preocupación durante todos estos años, y creo que así continuará en el futuro, es formar nuevas audiencia y en ese sentido, el pilar fundamental de nuestra labor es nuestro programa educativo, que trata que los estudiantes, sin importar donde vivan, tengan la opción de venir, visitar el museo y que su visita se convierta en algo provechoso", destaca.

Así, Galicia se va satisfecho y con la satisfacción de haber cumplido en todo lo que se le encomendó y en lo que a sí mismo se propuso.

¿Y ahora qué hará? Afirma que seguirá en lo mismo, gestionando y dirigiendo, pero también pintando, las horas que el cuerpo le dé. "No creo que sean 14 horas como antes, pero seguro lo volveré a hacer, pero ya no corriendo; sino a mi ritmo", completa el veterano artista y arquitecto.

Tags:

  • cultura
  • MARTE
  • Museo Marte
  • El Salvador
  • Roberto Galicia

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines