Loading...

Se cumplen 250 años del nacimiento de Beethoven

Ludwig van Beethoven fue un humanista, un inconformista, un visionario de la música, y sigue siendo hasta hoy uno de los compositores más frecuentemente interpretados del mundo. Este 2020 se celebra su año jubilar.

Enlace copiado
Se cumplen 250 años del nacimiento de Beethoven

Se cumplen 250 años del nacimiento de Beethoven

Enlace copiado

Si te gusta la música, te gusta Beethoven,y si ya en vida despertó admiración, con el paso del tiempo su figura y legado no han hecho sino agigantarse. Cualquiera podría tararear su música, ya que se ha empleado como banda sonora de películas y series, incluso cuenta con adaptaciones rockeras.

Además conocemos bien su rostro (hay más retratos de él que si entonces hubieran existido los selfis), su vida y amores (o desamores), sus manías, su mal genio; hechos probados y anécdotas, y hasta leyendas inventadas de propina.

Fue, sigue siendo y será una figura estelar de la música. Este 2020 se cumple el 250º aniversario de su nacimiento.

Ludwig van Beethoven, segundo de los siete hijos que tuvo la familia (solo tres sobrevivieron), nació el 16 de diciembre de 1770 en el número 20 de la calle Bonngasse, Bonn, Alemania, en una casa burguesa convertida ahora en museo.

Allí pasó sus primeros cuatro años. Luego la familia se trasladó a la cercana plaza Auf dem Dreieck, más tarde a Rheingasse 24, y finalmente a Wenzelgasse.

Su padre quería que fuera, al igual que Mozart, un genio precoz. Ludwig dio su primer concierto con solo 7 años, en la vecina Colonia. A los 10 tocaba el órgano en las misas de la parroquia de San Remigio, y a los 14 cobró su primer sueldo como organista de la Schlosskirche. Sería uno de los primeros músicos en vivir libremente de su oficio, y no como empleado de alguna corte, aristócrata o dignatario religioso.

Viena, pasión y muerte

Con 17 años, Ludwig se escapó a Viena, Austria (se dice que para estudiar con Mozart). Al cumplir 22, se trasladó definitivamente a la capital, donde pasaría el resto de su vida. Ya entonces era la metrópolis de la música. Y allí maduró como persona y como músico. Tras ocho años en dicha ciudad, cuando apenas rozaba la treintena de edad, empezaron sus problemas con el oído, lo cual le llevó a redactar, desesperado, el llamado Testamento de Heiligenstadt, con ánimo tal vez de suicidio, y que solo se encontró tras su muerte, entre los papeles de su última casa.

A los 45, su sordera ya era total, y tenía que comunicarse apuntando notas en un cuaderno. Esto influyó sin duda en su dificultad para relacionarse, aunque debió de ser igualmente determinante su carácter fuerte e impulsivo, llegando a mostrarse como un ser huraño y huidizo.

Vivir de la música, incluso para él, no fue fácil. Pasó por tales agobios económicos que algunos aristócratas vieneses le ofrecieron una pensión anual a cambio de que no abandonara la ciudad. La tutoría de su sobrino Karl agravó la situación, pero al final de sus días el muchacho permaneció a su lado.

Beethoven murió el 26 de marzo de 1827, con 56 años. 20.000 personas, lo que equivaldría hoy al sepelio de un famoso roquero o alguien similar, estuvieron en su sepelio.

Ludwig van Beethoven no solo representa el paso del clasicismo al romanticismo en el ámbito musical: él mismo es prototipo de hombre "moderno" en sentido profundo, de ahí su vigente atractivo. "La libertad, el progreso, es el objetivo en el mundo del arte, al igual que en la creación universal", dejó escrito. Y para la última y más célebre de sus sinfonías, la Novena (¡El himno de Europa!), adoptó la Oda a la alegría de Schiller: "Alegría, chispa divina (…) tu magia vuelve a unir lo que rompieron las modas, todos los hombres se tornan hermanos donde tus frágiles alas se posan".

Obras

Por mencionar, en su prolífica trayectoria musical, Beethoven dejó para la posteridad un importante legado: nueve sinfonías, una ópera, dos misas, tres cantatas, treinta y dos sonatas para piano, cinco conciertos para piano, un concierto para violín, un triple concierto para violín, violonchelo, piano y orquesta, dieciséis cuartetos de cuerda, una gran fuga para cuarteto de cuerda, diez sonatas para violín y piano, cinco sonatas para violonchelo y piano e innumerables oberturas, obras de cámara, series de variaciones, arreglos de canciones populares y bagatelas para piano.


800 EVENTOS
A lo largo de 2020 están programados más de 800 eventos entre conciertos, exposiciones, festivales, ópera, ballet, teatro, ediciones musicales, congresos, actividades para niños... Destacan los programas Beethoven Pastoral Project (con un guiño al cambio climático), Beethoven bei uns (que organiza conciertos, conferencias y lecturas en salones de estar privados) y BTHVN2020 Musikfrachter (un crucero fluvial y musical que rememora el viaje de Bonn a Viena de Beethoven). 

Vida dolorosa
“Estoy (...) casi constantemente enfermo”, escribió Beethoven en 1813. Jaquecas frecuentes, dolencias pulmonares, reumatismo, gota, pérdida de visión, neumonía, ictericia, diarrea crónica, cólicos, ascitis o la cirrosis que acabó con su vida en 1827 dan cuenta de una vida plagada por el dolor.

El más famoso retrato
Fue el que pintó Joseph Karl Stieler en 1820 con el compositor sosteniendo el manuscrito de la Missa solemnis. La pintura fue creada por encargo de la pareja casada Franz y Antonie Brentano, quienes habían sido amigos de Beethoven desde alrededor de 1810.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • cultura
  • Acercarte
  • Beethoven
  • 250 aniversario
  • BTHVN2020

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines