"Somos otra onda por dentro"

Pragmática, directa y aún por crear la obra de su vida, Licry Bicard continúa a sus 75 años pintando lienzos libremente.

Enlace copiado

"Retrospectiva", una producción ligada íntimamente a la vida de la artista y sus recuerdos fue exhibida en el MARTE.

Enlace copiado

."Yo no hago otra cosa más que pintar, dibujar y cocinar", introduce Lilian Cristina Andreu de Bicard, mientras descansa y habla desde la terraza de su casa.

Mejor conocida como Licry Bicard, es una pintora autodidacta a la fecha, aunque pasó por el Centro Nacional de Arte y recibió cursos de filosofía y diversas clases de dibujo, escultura y pintura.

Es toda una institución viviente, nada menos; aunque ella sostiene que la verdadera clave de pintar es no dejar de hacerlo porque "los artistas en realidad somos otra onda por dentro".

En su hoja de vida figuran decenas de exposiciones individuales en El Salvador y al menos en 150 colectivas alrededor del mundo.

Fue reconocida como "Pintora Meritísima" por la Asamblea Legislativa en el 2004 y ha recibido otras distinciones que la han puesto entre las mejores, aunque ahora, resume, es difícil en una generación del "copia y pega".

"Yo no soy copiona, no me gusta copiar; si quiere una copia de usted, mejor hágase una foto, unas 30 y elige la que más le guste", comenta.

Así, ella dice que es difícil encasillarla en una técnica porque al no ser alguien que recibió una educación formal en arte (aunque tuvo de amigos y profesores a José Sánchez Carralero y Valero Lecha) ella siempre "inclusiona".

Para Bicard, su actualidad en el arte es "más tranquila" a pesar que "da risa", porque ella sigue pintando y al mismo tiempo enseñando siendo práctica y nada más.

"Querés clases de suicidio te las doy, pero podemos ir de otra manera", dice que sugiere a sus alumnos con esta técnica aprendida de joven cuando trabajó en el hospital psiquiátrico dando clases a enfermos mentales.

Esa misma forma de ser, pragmática, la lleva en todos los aspectos de su vida, donde dice está viviendo los días más rápidos y entre sus cuadros aún no figura "la obra de su vida".

"Aún no lo he hecho. Hay artistas que dicen que ya lo hicieron, que se van en aviones a las bienales ¿y qué? … Yo anduve viajando por todas partes ¿y? Eso ayuda a levantar un curriculum (nada más)", dice.

No por ello, es una artista frustrada. De hecho se considera ser una mujer "feliz", descontando los altibajos.

"A veces no puedo pintar y eso me pone triste. Vivir aquí cuesta, es muy difícil. Estaba haciendo una serie de proyectos, pero me detuve, yo no le pido ayuda a nadie, ni a mi marido… si tengo mi dinerito es porque vendo bastante, pero porque trabajo bastante".

"Expónganse"

A sus homólogas en las artes, Bicard, también les tiene un mensaje en esta fecha de Conmemoración del Día Internacional de la Mujer, con el fin de que trasciendan como otras, antes:

"Las amigas de mi edad ya murieron, Julia Díaz, Rosita Mena Valenzuela, pero fueron bien profesionales. No dudo que haya más. Algunas pintaron, pero no fueron más amplias porque no se expusieron. En una exposición no hay que tener miedo pero sí conciencia, se debe defender, no discutir; sino con pensamiento propio y valentía para sacar el trabajo adelante".

Tags:

  • cultura
  • Licry Bicard
  • pintura

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines