Lo más visto

Más de Cultura

TERTULIA VESPERTINA CON LOS HORIZONTES MÁS CONFIABLES

Enlace copiado
TERTULIA VESPERTINA CON LOS HORIZONTES MÁS CONFIABLES

TERTULIA VESPERTINA CON LOS HORIZONTES MÁS CONFIABLES

Enlace copiado

ALGUIEN VIENE A MI ENCUENTRO

Era un hombre mayor, tan mayor que todos tendían a llamarlo abuelo. Él aceptaba tan condición con un gesto sonriente, que podía no ser del todo sincero, porque en sus sueños nocturnos lo que prevalecía era la ilusión de ser joven, sobre todo en relación con Emilia, que fue su esposa de siempre y que ya estaba en otra dimensión. Por eso cuando una dama de media edad se le acercó, él la recibió con júbilo:

--¡Emilia, estás aquí de nuevo, como siempre! Y hoy me toca a mí…

REVELACIÓN ALADA

Aquella mañana todo le resultaba propicio para emprender su anhelo más ansiado. Reunió a su familia más cercana, y les comunicó sin reticencias:

--Emprendo vuelo, y lo hago hasta alcanzar todas mis metas.

La reacción de acompañamiento emocional fue unánime.

--¡Gracias, gracias, gracias! Voy a partir ahora mismo, para que la magia del instante no vaya a ser contaminada por ninguna ansiedad repentina…

Y en ese mismo segundo todo se esfumó, salvo aquel par de secretas alas.

EN EL LIMBO DEL SUEÑO

Se conocieron en una de las fiestas estruendosas que hoy se estilan, y desde el primer momento se vieron hasta la profundidad de los ojos sin que el ruido envolvente les desviara la impresión. Aquella mirada iba a acompañarlos como un hada madrina de puntualidad impecable. Tenían larga vida por vivir, y tal pensamiento fue el último en el viaje aéreo de retorno luego de su luna de miel en las islas del Caribe, antes de que la nave se perdiera en el aire.

PRIMAVERA NEVADA

Las estaciones hoy intercambian mensajes con la espontaneidad de los espíritus libres. Quizás esto ha sido así siempre, y lo que está cambiando es la forma de comunicarse entre sí por las fuerzas del aire. Hoy, para el caso, tenemos verano lluvioso y no hace mucho tuvimos invierno transparente. Esto no es casual: alguna señal va escondida entre líneas. Y descifrarla es tarea de espontánea iluminación, porque el tiempo y el aire son nuestros principales aliados en el oficio de sobrevivir.

EL ÁRBOL DE LA ESQUINA

Estaba ahí desde que se trasladaron a esa zona, después de la guerra. Entonces, el árbol era adolescente, y ahora, luego de pasar por la adultez, estaba ya en la senectud. Los vecinos habían ido cambiando. El árbol seguía en su sitio, y un día de tantos los nuevos habitantes decidieron derribarlo. Ellos, cuando lo supieron, buscaron oponerse. Fueron donde las

autoridades: "Señores, este árbol es nuestro guardián. Protéjanlo, por favor. Si no, arderá Troya. Somos revolucionarios de los de antes".

MISIÓN DE JARDINERO

Se trata de un lugar privilegiado que es más que un hotel: un bosque habitable, llamado Taj West End, en el centro de Bengaluru. El jefe de jardinería es Mr. Prasad, adorador de las plantas de todos los tamaños, que se pasea por las sendas vestido con traje formal. Cuando llegamos después del viaje transoceánico, lo primero que hacemos es ir al encuentro

de Mr. Prasad. Y él nos recibe con ejemplar ceremonia:

--Amigos, la Naturaleza les espera. Ofrezcámosle la debida devoción.

LA ROSA ENTRE LA MALEZA

La lógica natural nos recomienda cada día, con mensajes de toda índole, que estemos listos siempre para superar las vicisitudes que nos impiden traspasar los obstáculos que nunca faltarán en el camino. Este día he revivido esta enseñanza tan vital cuando aparté las ramas intrincadas de la maleza y me encontré con una rosa radiante. Sentí que la rosa me preguntaba: --¿Tú quién eres? Y yo, intrigado, le respondí: --Un amigo de siempre, que viene a recordarte que nos necesitamos mutuamente…

FRENTE AL ALTAR MAYOR

El momento siempre llega en cualquier etapa de la vida. Para mí, este es el momento, porque todas mis energías existenciales así me lo anuncian. Voy, pues, en busca de ese espacio interior en el que puedo hallar las claves de mi propia existencia. Y es como entrar en un espacio donde proliferan los altares como expresión confirmatoria de que, independientemente de nuestras identidades, somos seres de fe. Lo que busco, entonces, es el altar mayor. Y una luciérnaga me lo indica: es el altar de la memoria.

PROMESA INMEMORIAL

Lo intuíamos de distintas maneras, cada quien a su estilo. Tú por la virtud del bronce; yo por la confianza de la tecla. En verdad somos vagabundos por las veredas de nuestra propia identidad, y en tal ejercicio, que hoy compartimos, se nos dibuja a cada paso la confianza en arribar cada día al misterio de la verdad compartida. Sí, la llamamos amor, y eso nos revela lo más radiante del destino posible. Hoy sabemos que eso viene de lejos: del fondo y del trasfondo de la conciencia enlazada…

LECCIÓN DE VIDA

La primera espesura que recuerdo estaba a un lado de la casa, y nunca me interné en ella por temor ancestral a lo desconocido. Luego nos fuimos a vivir a otra parte, en una colonia casi rural, y ahí me esperaba otra espesura, a la que tampoco me animé a entrar, aunque no era sombría ni fantasmal. Ha pasado el tiempo, y la experiencia de vivir me ha ido enseñando que las espesuras más riesgosas son las que llevamos dentro. Y por eso hoy lo que hago es ir a dormir entre los árboles.

FRANCISCO ESTEBAN

Sí, era mi bisabuelo materno; y aunque apenas vivió 46 años, su extensa obra literaria y política en el curso de la segunda mitad del siglo XIX tuvo una aceleración insólita, como si desde el inicio presintiera que había muy poco tiempo. Casado con Lola García Arce, se estableció en Sonsonate, y ahí formó una gran familia. Yo nací casi media centuria después de su muerte, y su eco resuena en todas mis palabras. Ahora mismo está aquí, junto a mi, diciéndome: "Tu próximo poema lo escribiremos al unísono".

RUTINA DE 1000 PASOS

Siempre he sido adicto a caminar, porque ningún deporte me interesa ni ninguna rutina de ejercicios me entusiasma. Caminar es lo que viene ancestralmente con nosotros. De seguro cuando tengamos que irnos de este plano lo haremos a paso libre, como los peregrinos de siempre. Entonces –pienso--, con mi modo de ser y de sentir estaré anímicamente preparado para emprender las caminatas que me toquen, y sobre todo la última, la de los 1000 pasos desde aquí hasta allá…

EL TIEMPO ES UNA VELA

Nuestra única posesión real y comprobable es el privilegio de estar aquí, y a eso le llamamos pernoctar en el tiempo. Cada día que pasa es un destello que se suelta, y si somos debidamente perceptivos podemos descubrir que tales destellos provienen de una vela encendida en el centro de cada uno de nosotros. En otras palabras, el tiempo propio es esa vela intensa e incansable, que nos acompaña y nos guía paso a paso. Se apagará de pronto; pero entretanto gocemos su fulgor.

SECRETO DE LA SED

Me he preguntado desde siempre: "¿Cuál es la estancia favorita del alma?" Porque en algún lugar de nuestro ser debe tener su aposento más propio. Y de pronto, sin saber de dónde, una voz interior me provee un indicio: "La sed es la expresión favorita del alma". Me quedo pensando, sin animarme a las palabras. ¿Por qué será asÍ? Y la respuesta llega sin tardanza, como un eco vivido: "Porque el alma es la expresión máxima de la inquietud existencial, y la sed es la máxima expresión de la inquietud orgánica".

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines