Lo más visto

Más de Departamento 15

220 migrantes muertos en frontera sur de EUA este año

Treinta y cuatro de estas muertes fueron en el agua, de las cuales se sabe que al menos tres eran migrantes salvadoreños.
Enlace copiado
220 migrantes muertos en frontera sur de EUA este año

220 migrantes muertos en frontera sur de EUA este año

220 migrantes muertos en frontera sur de EUA este año

220 migrantes muertos en frontera sur de EUA este año

Enlace copiado
La Patrulla Fronteriza comunicó que se ha identificado a más de 220 migrantes muertos en la frontera sur de Estados Unidos, en lo que va del año. Este trágico número incluye a al menos 34 muertes en el agua, de las cuales se sabe que tres eran vidas salvadoreñas; entre ellas, la de un niño de solo seis años.

El Gobierno de Estados Unidos lanzó un esfuerzo más para que los migrantes centroamericanos –en especial– se enteren de los peligros que conlleva cruzar la frontera bajo condiciones migratorias irregulares. La campaña es en español y hace énfasis en que no hay ningún tipo de “permiso” disponible para quienes llegan sin papeles.

Como parte de este plan, la Patrulla Fronteriza reveló por medio de un comunicado este martes las cifras de migrantes que han fallecido en su intento por llegar a suelo estadounidense.

Uno de ellos es Érick Antonio Portillo Barillas, cuyo cadáver fue encontrado el 27 de febrero flotando en el río Bravo. Era su segundo intento por llegar a Estados Unidos, luego de haber sido amenazado por pandillas en su lugar de origen.

José Enrique Bonilla Pérez murió en el mismo caudal a principios de junio. Tenía 26 años, una niña de tres años y un niño de seis. “Solo sé que se me ahogó (...) No sé por qué se me habrá ido mi hijo”, dijo su madre, en una llamada telefónica con este periódico.

También, a finales de julio se supo que un niño de tan solo seis años, originario de Sonsonate, murió ahogado junto a otros dos menores centroamericanos.

El comisionado de la Patrulla Fronteriza, Gil Kerlikowske, recalcó que son “los niños” los “más vulnerables” porque son “presa de coyotes y organizaciones criminales transnacionales, y pueden ser víctimas de asalto, robo, violencia, rapto, tráfico sexual y trabajos forzados”.

“Es importante que las familias sepan que hacer el viaje hacia el norte se ha vuelto mucho más peligroso y que no hay ‘permisos’ para aquellos que cruzan la frontera ilegalmente”, imperó el comisionado en un comunicado. Este anuncio lo hizo a las orillas del río Bravo, fronterizo con México, y por el que todos los días pasan migrantes irregulares. En el mismo río en el que se han perdido estas vidas salvadoreñas.

Aprovechando la escena, el comisionado también señaló que las inclemencias del clima y del entorno natural son otro factor de riesgo para los migrantes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos en el país, y de otras entidades, también ha relanzado campañas de sensibilización para advertir sobre los peligros existentes en la ruta del migrante.

Esta misma semana, cifras actualizadas hasta agosto pasado (y desde octubre de 2015) elevaron la cantidad de salvadoreños aprehendidos en la frontera sur a casi 40,000. Más de 15,000 de estos son niños que viajaban solos.

Es por esto el incesante esfuerzo por darle empuje a las campañas de información. Estados Unidos hace todo lo posible por advertir de los riesgos y de dejar claro que quienes lleguen sin documentos serán puestos en detención para ser deportados, como lo aseguró la directora de Inmigración y Control de Aduanas, Sarah Saldaña.

Parte de los objetivos es contrarrestar las “percepciones erróneas” que los “coyotes” podrían estar haciendo creer a la gente sobre los beneficios migratorios que se ofrecen.

Estos “beneficios” solo incluyen a quienes han sido víctimas de persecución y que tengan una forma de comprobarlo. Además es un proceso que lleva meses.

Lee también

Comentarios