273,000 jóvenes en limbo si termina TPS

Si EUA decide cerrar el beneficio a casi 300,000 jóvenes y menores que conviven en familias de estatus mixto, se verían obligados a salir adelante solos o a ser repatriados a un país desconocido.

Enlace copiado
273,000 jóvenes en limbo si termina TPS

273,000 jóvenes en limbo si termina TPS

Enlace copiado

Casi 300,000 jóvenes ciudadanos hijos de padres con Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) sufrirían consecuencias irreversibles si el Gobierno de los Estados Unidos decide ya no seguir renovando este beneficio migratorio para algunos países de Centroamérica y para Haití.

El más reciente estudio del Centro para el Progreso Americano (CAP, en inglés) observó que estos jóvenes y menores de edad se enfrentarían a un panorama crítico con tan solo dos opciones: “Ser separados de sus padres o ser forzados a regresar a un país que para ellos es desconocido”. Mucho se ha especulado sobre el destino de beneficiarios de TPS de El Salvador y otros países, pero no está claro qué va a pasar con sus hijos nacidos en Estados Unidos.

“Se ha encontrado que incluso el miedo a la separación familiar o a la deportación de sus padres tiene efectos dañinos en el bienestar cognitivo y psicológico de los niños”, citó el estudio publicado por CAP, con base en Washington, D. C. (Estados Unidos), el pasado viernes.

Según las leyes estadounidenses, al expirar el tiempo de vigencia del TPS, el beneficiario regresa a su estatus migratorio anterior.

Estados Unidos otorgó este beneficio para El Salvador a raíz de dos terremotos ocurridos en 2001. Inmigrantes de otros nueve países también cuentan con TPS, que se da bajo circunstancias específicas y “estrictamente temporales”, según Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés).

“Se ha encontrado que incluso el miedo a la separación familiar o a la deportación de sus padres tiene efectos dañinos en el bienestar cognitivo y psicológico de los niños”.

Estudio Centro para el Progreso Americano.

“Las raíces de los beneficiarios del TPS se extienden más allá de ellos mismos hacia sus familias. Salvadoreños, hondureños y haitianos con TPS tienen un total de 273,200 hijos ciudadanos de Estados Unidos por nacimiento”, acotó el centro especializado en este tipo de estudios.

Más allá de las repercusiones en las familias de estatus mixto –en las que conviven miembros con estatus regular e irregular– la economía de EUA también sufriría.

CAP resume que sin estos inmigrantes, el país perdería $164,000 millones del Producto Interno Bruto (PIB) en una década. Además, el estudio resaltó que la mayoría de los trabajadores con TPS (83. 5 %) son de El Salvador.

El 90 % de los inmigrantes con TPS es de El Salvador, Honduras y Haití.

CAP observa que esta población es una parte importante de sus comunidades, a las que han pertenecido por más de una década. Si bien estos inmigrantes se han propagado por todo el país, la mayoría se concentra en California, Texas, Florida, Nueva York, Virginia y Maryland.

La mayor concentración de salvadoreños con TPS vive en Washington, Los Ángeles y áreas de Nueva York, según la investigación; agregó que “al largo plazo”, estas personas ya se han integrado a varias comunidades en Estados Unidos. Los de origen salvadoreño han vivido en ese país por al menos 21 años.

Esto indica, según CAP, que la mayoría tiene bienes y propiedades por medio de las que contribuyen a la economía de la nación.

Solo en California residen 49,100 connacionales con TPS, quienes a su vez tienen 50,300 hijos nacidos en Estados Unidos.

El aviso del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) sobre si otorgar prórrogas a estas naciones debe llegar, en el caso de El Salvador, en enero de 2018. La última prórroga que dio el expresidente Barack Obama protege a los connacionales hasta marzo de 2018.

Las duras políticas migratorias del presidente Donald Trump despertaron temores acerca de este tipo de programas que benefician a miles de migrantes. Hace unos meses el DHS anunció que extendería el TPS de Haití solo por seis meses, algo sin precedentes para un programa que históricamente extiende prórrogas de 18 meses. El DHS sentenció que los haitianos deberían de usar ese tiempo para hacer sus maletas y regresar a su país de origen. Cientos de ellos se volcaron hacia Canadá, al conocer la noticia.

Tres países africanos recibieron hace semanas notificación de que su TPS sería cancelado.

CAP pide al presidente Trump mantener el TPS para Honduras, El Salvador y Haití. El informe se basa en una reciente encuesta.

Al coste de retirar a estos beneficiarios de la fuerza laboral se agrega un dato ofrecido recientemente por el Centro de Recursos Legales de Inmigración (ILRC, en inglés) que calculó que los aportes de estos inmigrantes al seguro social y al Medicare durante una década representan $6,900 millones. Para las empresas, según lo planteado por ILRC, reemplazar a estos trabajadores representaría un gasto de $96 millones.

Los poseedores del beneficio, que incluye un permiso de trabajo y la protección contra la deportación, de estos tres países viven en 206,000 hogares, de los cuales 61,100 (casi una tercera parte) tienen hipotecas de sus viviendas.

Según el informe, basado en una reciente encuesta, el 77 % de los salvadoreños y los hondureños que poseen el TPS envía 9 % de sus salarios en remesas a sus países de origen.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores salvadoreño ha cabildeado dentro del Congreso de Estados Unidos y con funcionarios de la Casa Blanca desde noviembre pasado. El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, anunció ayer que el 31 de octubre hará un nuevo viaje a EUA para abogar por la extensión del beneficio. Martínez realizará la gira, junto a la canciller de Honduras, para visibilizar los aportes de la comunidad salvadoreña con TPS a la nación norteamericana (Página 6).

La semana pasada un grupo de 22 senadores del Partido Demócrata envió una carta el Gobierno federal y al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) pidiendo una prórroga más para el TPS para El Salvador y Honduras.

Los demócratas defendieron que estos inmigrantes ya echaron raíces en Estados Unidos y que son un pilar para la economía. Miles de ellos están ocupados en dos empleos, por ejemplo. El canciller de la República le dio la bienvenida a la misiva.

Lee también

Comentarios

Newsletter