Lo más visto

39,884 salvadoreños detenidos en frontera EUA durante 11 meses

Más de 1,500 niños no acompañados que fueron detenidos en agosto abonan a este total.
Enlace copiado
Mensaje fuerte.  La directora de Migración visitó El Salvador para evidenciar la preocupación de EUA.

Mensaje fuerte. La directora de Migración visitó El Salvador para evidenciar la preocupación de EUA.

Crisis.  La detención de migrantes centroamericanos ha vuelto a incrementar, causando una nueva crisis en la frontera sur de Estados Unidos.

Crisis. La detención de migrantes centroamericanos ha vuelto a incrementar, causando una nueva crisis en la frontera sur de Estados Unidos.

39,884 salvadoreños detenidos en frontera EUA durante 11 meses

39,884 salvadoreños detenidos en frontera EUA durante 11 meses

Enlace copiado
El éxodo de los migrantes salvadoreños continúa a pesar de las campañas de sensibilización promovidas por el Gobierno y de la retórica cada vez más agresiva del Gobierno de Estados Unidos en aclarar que sus fronteras “no están abiertas a la migración irregular”.

El Salvador cuenta –durante los últimos 11 meses– a más de 39,884 de sus ciudadanos detenidos bajo condiciones migratorias irregulares mientras trataban de ingresar a Estados Unidos. De estos, 15,987 son niños que viajaban solos. El resto son menores que llegaron con al menos un adulto o adultos.

El consolidado que la Patrulla Fronteriza publica todos los meses evidencia que los números han aumentado por tercer mes consecutivo.

Para llegar a esto, un total de 1,644 niños no acompañados fueron aprehendidos en agosto, según cifras de la Patrulla publicadas ayer. Además, en el mismo período fueron detenidas 3,081 unidades familiares.

Los datos corresponden al año fiscal 2016, que corre desde octubre de 2015 hasta agosto pasado.

EUA desconcertado

Hace dos semanas la persona en el más alto cargo en protección fronteriza de Estados Unidos visitó El Salvador y, con cara conmocionada y frustrada, preguntó a la prensa que había convocado si la gente estaba recibiendo el mensaje de que “nada ha cambiado en Estados Unidos”, que “siguen deportando”, que “siguen poniendo a migrantes en aviones” para regresarlos a sus países “todos los días”.

Sarah Saldaña, la directora de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, siglas en inglés), preguntaba insistentemente a los cinco medios de comunicación con los que se reunió si la gente estaba “leyendo esto”, mientras agitaba en el aire unos trípticos de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) con información sobre los peligros de cruzar la frontera sin papeles.

Expresó que el mismo secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, e incluso el presidente Barack Obama no alcanzan a comprender por qué el número de detenciones de centroamericanos, y especialmente de salvadoreños, sigue aumentando. Dijo que no alcanzan a comprender por qué incluso en esta época del año los patrones migratorios no se han apegado a los estándares y, aun en verano, las migraciones no dan tregua.

Saldaña, una mujer de talante imponente y de mando, una inmigrante mexicana radicada en Texas, pidió ayuda a los medios de comunicación de El Salvador para hacer llegar el mensaje por el que viajó: “Explicarle a la gente que tienen que venir regularmente o van a tener problemas; no van a vivir libremente. Siempre tienen el peligro de que nosotros, Migración, vamos a encontrarlos y enviarlos a detención”.

No bastó que en mayo pasado Johnson viajara desde el norte para dar una conferencia de 20 minutos en la que repitió el mismo mensaje: “Nuestras fronteras no están abiertas a la migración irregular”.

Nunca Estados Unidos ha dicho lo contrario, pero este año está externando este mensaje de manera más agresiva. No bastan los comunicados. Tampoco oculta su “preocupación” y desconcierto por el fenómeno de la migración centroamericana. Uno que no comprende por qué está alcanzando los niveles de 2014, cuando Obama reconoció una “emergencia humanitaria”.

Lee también

Comentarios