Lo más visto

Administración Trump promete acabar con MS-13

El fiscal general de Estados Unidos reconoce que erradicar a los pandilleros no va a ser un trabajo fácil, pero bajo su mando habrá “tolerancia cero para la violencia de las pandillas”. Señaló a las cárceles en El Salvador como trincheras.
Enlace copiado
Administración Trump promete acabar con MS-13

Administración Trump promete acabar con MS-13

Enlace copiado
El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, lanzó ayer fuertes amenazas en contra de la Mara Salvatrucha (MS-13), que tiene miembros en al menos 40 estados del país, y aseguró que bajo su mando y en la administración de Donald Trump habrá “cero tolerancia para la violencia” que generan.

“Si eres un miembro de pandillas, te encontraremos. Destruiremos tus redes, tus recursos. No dejaremos ni siquiera a una calle caer bajo tus tácticas”, sentenció Sessions, quien también tachó a la MS-13 como una “plaga”.

El republicano añadió ayer en la conferencia de prensa transmitida en vivo por Fox News que la “MS-13 (...) se ha propagado” a tal grado que actualmente “hay más de 30,000 miembros en el extranjero y en sus trincheras: el sistema de prisiones de El Salvador”.

El presidente Trump por su parte usó Twitter para apuntar el dedo hacia el expresidente Barack Obama, al que culpó por la proliferación de la pandilla en Estados Unidos por sus “políticas débiles en inmigración”.

Trump, que firmó una orden ejecutiva en febrero dirigida a erradicar a miembros de bandas transnacionales, aseguró que las autoridades migratorias deportarán a los pandilleros “rápido”.

El 9 de febrero el magnate firmó la acción presidencial “Reforzando las leyes federales con respecto de las organizaciones criminales transnacionales (...)” para “restaurar la seguridad en Estados Unidos”.

Session dio ayer instrucciones a los agentes que responden al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) para aplicar esta orden.

“Bajo el presidente Trump el Departamento de Justicia (DOJ, en inglés) tiene cero tolerancia con la violencia generada por las pandillas. Las organizaciones transnacionales como la MS-13 representan una de las más grandes amenazas para nuestros ciudadanos americanos”, dijo.

El fiscal agregó que la MS-13 sigue enviando “reclutadores y miembros de pandillas” a Estados Unidos, muchos de ellos presentados en la frontera como “menores no acompañados”.

Los menores no acompañados son, según el DHS, jóvenes con menos de 18 años que se presentan en un puerto de entrada de la frontera sur sin la custodia de un adulto.

De acuerdo con los datos que recopila el DHS, desde octubre pasado hasta marzo la Patrulla Fronteriza aprehendió a 7,670 menores no acompañados provenientes de El Salvador. Estos niños pasan a la custodia de Servicios Sociales.

“También han estado traficando con miembros en la frontera presentándolos como menores no acompañados porque no están satisfechos solo con arruinar la vida de adultos; la MS-13 recluta en nuestras escuelas superiores, secundarias e incluso en las primarias”, acotó el fiscal general.

Esta semana las autoridades de Long Island (Nueva York) reportaron un brutal asesinato cuádruple, que se le atribuye a miembros de la pandilla MS-13. Según el relato que un testigo dio a un medio estadounidense, los pandilleros “salieron y les dijeron (a los cuatro jóvenes) que se arrodillaran”. Los restos fueron encontrados en un parque días después.

Long Island es un bastión de esa pandilla.

Session también recordó un asesinato cometido en marzo. Dos adolescentes fueron ultimadas con machetes y bates de béisbol.

También, hace unas semanas el FBI añadió a Wálter Yovany Gómez –un prominente miembro de la MS-13 en Nueva Jersey– a su lista de los 10 más buscados. Gómez es sospechoso de un asesinato cometido con un bate de béisbol y un desatornillador. “Todo para, según lo reportado, ganarse un tatuaje de la pandilla y para ser aceptado como un miembro”, dijo al respecto Sessions.

El 8 de mayo de 2011 Gómez, alias “Cholo”, asesinó a Julio Matute luego de que pasó la noche en su casa. “Mientras se vestía para ir al trabajo, Gómez tomó un bate de aluminio y le pegó a Matute en la cabeza varias veces. Cuando cayó al suelo, Gómez le cortó la garganta con un cuchillo, luego tomó un desatornillador y lo apuñaló varias veces en la espalda”, según el reporte publicado en la página web del FBI.

“La violencia es un derecho de iniciación para ellos. Han matado a madres al lado de sus hijos, y viceversa. Trafican niñas de solo 12 años. No podemos permitir que esto continúe y no lo haremos”, sentenció ayer Sessions luego de enumerar ante los medios de comunicación estos crímenes.

Para lograrlo el plan del Departamento de Justicia es asegurar la frontera de Estados Unidos con México, a la vez que se endurecerá la aplicación de las leyes de inmigración dentro del país.

Trump también ha ordenado la contratación de más agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), que son los encargados de perseguir a los inmigrantes irregulares. De la misma forma, el DOJ empleará a más jueces de inmigración para acelerar las deportaciones.

Sessions volvió a inculpar ayer a las llamadas ciudades santuario de “esconder” a inmigrantes irregulares. Las ciudades santuario son conocidas por tener políticas amigables con los inmigrantes irregulares. El fiscal las tildó ayer de ser “un peligro” para la búsqueda y deportación de pandilleros. Dijo que allí esconden a “extranjeros criminales”, lo que “ayuda a expandir la violencia de las pandillas como la MS-13”.

Session finalizó su alocución de ayer al decir que “habrá más en las próximas semanas. Bajo esta administración no habrá una esquina segura para los pandilleros”.
 

Tags:

Lee también

Comentarios