Departamento 15 LO MÁS LEÍDO

Así es como funciona “la máquina de deportaciones” que ha creado Trump y cómo pone en peligro a millones de personas

Las prioridades de deportación del Gobierno de Donald Trump ahora van mucho más allá de personas con récord criminal. Además, con el fin de DACA y TPS, el universo de personas sin documentos aumentará de forma sostenida en los próximos años.

Enlace copiado
Foto de archivo

Foto de archivo

Enlace copiado

Las políticas que la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está implementando -y para las que está pidiendo más fondos al Congreso- han socavado la seguridad de miles de personas y podrían poner en peligro a millones más si el Congreso le concede el aumento de recursos que está solicitando para seguir adelante con su "máquina de deportaciones".  

 

La administración Trump ha aumentado la aplicación de las leyes migratorias, al interior del país y en la frontera. Tanto que peticionarios de asilo, refugiados, familiares de menores no acompañados, y básicamente cualquier persona sin documentos, han salido afectados. Si los legisladores aprueban los fondos que Trump pidió hace unos meses, esas cifras podrían aumentar aún mas.

 

Un reporte publicado ayer por la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, en inglés) trae a la luz detalles de cómo sucede esto.

 

AILA, la red más amplia de abogados de inmigración de Estados Unidos encontró que el Gobierno está valiéndose de “métodos indiscriminados para deportar a miles de familias, peticionarios de asilo, y gente que ha vivido y trabajado por años en los Estados Unidos” con Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) y Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés).

 

El reporte toma importancia esta semana, cuando el Congreso está discutiendo un gran acuerdo presupuestario en el que los republicanos están insistiendo en poner al centro una ley que propone aumentar los fondos de los agentes de Inmigración (ICE, en inglés), Patrulla Fronteriza (CBP, en inglés), y financiar un muro en la frontera.

 

Además, la “Ley Goodlatte” que propone terminar con la migración basada en lazos familiares y la lotería de visas, a cambio de un permiso de tres años para los jóvenes con DACA, conocidos como “soñadores”, sería llevada de nuevo a discusión.

 

"La administración ya está implementando estas políticas con sus recursos actuales. ICE y la Patrulla de Fronteras tienen un presupuesto alto de alrededor de 2 mil millones de dólares y el presidente le ha pedido al Congreso miles de millones más para aumentar el número de agentes de ICE, el número de centros de detención, y de agentes de Fronteras. Esos fondos serían usados para implementar las políticas que hablamos en este informe y en políticas que fueron propuestas en órdenes ejecutivas del año pasado", explicó al respecto AILA.

 

El fin del TPS, un golpe a casi 300,000 inmigrantes

 

AILA revisó las estadísticas de la decisión de Trump de terminar con los TPS de El Salvador, Haití, Nicaragua, y Sudán. Aunque estos abrigos migratorios siguen activos, ya tienen una fecha de caducidad marcada, lo que estaría creando a unos 248,000 inmigrantes indocumentados más en Estados Unidos.

 

Cuando una persona pierde su TPS, regresa a su estatus migratorio anterior. En la mayoría de los casos, es uno irregular.

 

 

“La cancelación de estas designaciones de TPS dejerá a unas 248,000 personas como indocumentadas”. AILA advierte que el número puede aumentar, ya que en los próximos dos años la administración deberá revisar los TPS de otros países como Honduras, Nepal, Somalia, Sudán del Sur, Siria, y Yemen.

 

 

La expansión de los “arrestos colaterales” y de personas con algún tipo de “perdón”

 

“En adición a reducir el número de personas que tienen protección contra la deportación, la administración Trump ha expandido el universo de individuos que están sujetos a la aplicación de la ley (migratoria). ICE y CBP están yendo tras personas que pueden deportar fácilmente, yendo mucho más allá de aquellos que tienen condenas criminales o que consideran una amenaza a la seguridad pública”, alertó AILA.

 

Las categorías de prioridad para deportación ahora son tan amplias que van más allá de personas con récord criminal. Hace solo unos meses ICE admitió que en sus operativos se dan “arrestos colaterales” de inmigrantes que no tienen condenas o procesos criminales. ICE no publicó el estatus migratorio de los detenidos, de acuerdo a la Prensa Asociada. Tampocó publicó sus nombres.

 

“La administración también ha ido tras personas a las que ICE les ha dado alguna forma de discreción previa, usualmente por circunstancias como un hijo con necesidades ménicas únicas, o individuos que dirigen negocios que dan trabajo a norteamericanos”, consideró Kate Voigt, directora asociada de relaciones de Gobierno de AILA y editora jefa del reporte.

 

En adición, AILA advierte que las autoridades migratorias están utilizando métodos “agresivos” para detener inmigrantes, como realizar redadas en lugares “sensibles”, como cortes migratorias. Esto pone en peligro a los familiares de menores no acompañados ya que estos individuos suelen ser personas bajo estatus irregular. Los parientes del menores se conocen como “patrocinadores”.

 

Cuando el ahora jefe de Gabinete de la Casa Blanca era secretario de Seguridad Nacional admitió que la administración consideraría ir tras los familiares de menores indocumentados como forma de disuadir de la migración irregular y del tráfico de personas.

 

AILA dice también que ICE está arrestando a personas que “intentan ayudar a sus jóvenes parientes mientras estos buscan la protección del asilo, y también van tras víctimas o testigos de crímenes que están intentando ayudar a la policía”.

 

Aumento presupuestario con miras en la migración

 

El presupuesto que el presidente Trump ha solicitado al Congreso para el año fiscal 2019 sería para pagar 52,000 camas más en centros de detención que han sido denunciados por estar bajo condiciones insalubres e inhumanas.

 

Además, el presidente ha solicitado 2,000 agentes más de ICE, y 750 agentes más de CBP. A esto se añaden $1.6 mil millones para un muro en la frontera con México.

 

“El reporte hacer ver claro que el Congreso y el público necesitan rechazar el aumento de estos fondos, que son inhumanos, excesivos, e innecesarios”, dijo Voigt,

 

 

 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter