CIDH pide a EUA parar deportación de salvadoreña

D. S. escapó de su lugar de origen en El Salvador por el acoso de las pandillas. Su familia era extorsionada y amenazada de muerte.
Enlace copiado
Medida.  La inmigrante salvadoreña acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como último recurso para pelear por suspender su deportación.

Medida. La inmigrante salvadoreña acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como último recurso para pelear por suspender su deportación.

CIDH pide a EUA parar deportación de salvadoreña

CIDH pide a EUA parar deportación de salvadoreña

Enlace copiado
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha instado al Gobierno de Estados Unidos a evitar la deportación de una madre salvadoreña que solicitó la mediación del cuerpo internacional en marzo de este año como último recurso para evitar su deportación a El Salvador, donde teme amenazas de pandillas en su ciudad de origen.

Luego de evaluar el caso, la comisión llegó a la conclusión de que el caso de D. S. (nombre con el que se ha identificado a la salvadoreña para guardar su identidad por seguridad) equipara los requerimientos en “seriedad, urgencia y daño irreparable” estipulado en los reglamentos de la organización.

En consecuencia, solicitó por escrito al Gobierno de Estados Unidos “abstenerse de deportar a la señora D. S. hasta que la CIDH haya emitido un fallo a la petición”. La administración estadounidense aún no ha respondido a la petición, por lo que la comisión solicita también se atienda.

La medida cautelar es un mecanismo que la comisión, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), adopta cuando cree que hay urgencia a la hora de proteger los derechos de una persona o un grupo de personas, porque existe una situación de riesgo.

El Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), que representa legalmente a la connacional, emitió un comunicado que explica que una pandilla que domina la zona de la que procede D. S. la habría amenazado de muerte y mató a su hijo, además de extorsionar a su familia.

El NIJC pidió que la CIDH revisara el caso ya que, según el ente de derechos humanos, la deportación de la salvadoreña violaría las leyes internacionales de derechos humanos porque cuando asistió a su audiencia migratoria no se le había dado la guía necesaria.

Mark Fleming, coordinador de litigios nacionales del NIJC, sostuvo entonces que la mujer se había presentado por teléfono a la audiencia preliminar de asilo, conocida como entrevista de “miedo creíble”, sin información relacionada con el proceso de asilo, y debido a esto la solicitud fue rechazada.

En el comunicado, el abogado opina que la intervención de la comisión “nos da esperanzas de que D. S. tendrá posibilidades de hacerse escuchar y de evitar la deportación a un lugar donde, seguramente, será perseguida”.

El comunicado agrega que D. S. ha estado detenida en cárceles de Inmigración del sur de Illinois y Misuri desde que llegó al país en noviembre de 2015 y que, desde que se presentó el pedido de ayuda a la CIDH, ha sido amenazada con cargos criminales por negarse a firmar su deportación.

El Gobierno de EUA tiene dos semanas para responder.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter