Departamento 15 Wendy CarrilloAsambleísta estatal en Estados Unidos

(California) es un gran impacto en Washington”

La asambleísta estatal por California Wendy Carrillo habla de cómo su ciudad está haciendo frente a las políticas de Trump y de la lucha para salvar el TPS.
Enlace copiado
Wendy Carrillo

Wendy Carrillo

Enlace copiado

La asambleísta estatal de California de sangre salvadoreña, Wendy Carrillo, sostiene que el estado lidera “la resistencia” contra las políticas antiinmigración de la administración de Donald Trump, y desde la Asamblea del estado buscan ayudar a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) y de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés). Hace unos días visitó El Salvador junto al presidente de la Asamblea, Anthony Rendón, y otros legisladores, que buscan aprobar $10 millones del presupuesto del estado para apoyar a los beneficiarios del TPS. Ellos se reunirán con congresistas federales para hablar del tema.

Carrillo es la primera centroamericana en alcanzar este cargo político. Nació en San Salvador, y llegó como menor indocumentada a Estados Unidos huyendo de la guerra civil en El Salvador. Treinta años después está donde se toman las decisiones que impactan, en uno de los estados clave de la nación del Norte, donde viven casi 50,000 salvadoreños con TPS.

“Si ahora el presidente (Trump) quiere terminar el TPS, y si las familias regresan a El Salvador, está exponiendo a una gran juventud, a niños, que vengan a un país que está inestable”.   

¿Cuáles han sido los resultados de las reuniones que han tenido con el Gobierno de El Salvador?

Hemos tenido bastante juntas con diputados, con el vicepresidente (Óscar Ortiz); con el presidente (Salvador Sánchez Cerén); con el presidente del congreso (Guillermo Gallegos); y lo más importante es poder entender y dialogar y ver que tenemos varios retos en común, especialmente ayudar a la comunidad migrante, a la comunidad salvadoreña.

El estado de California tiene aproximadamente 49,000 salvadoreños con TPS, y con otro asambleísta hemos puesto una propuesta para obtener $10 millones del presupuesto del estado de California para poder ayudar legalmente con organizaciones que ya trabajan en temas de inmigración para asistir a estos 49,000 salvadoreños con TPS.

“El presidente, desde que estaba corriendo para su campaña, siempre usó el miedo contra la comunidad inmigrante, contra la comunidad mexicana, los musulmanes”. 

El estado de California tiene una gran parte de lo que pasa en el país por la economía que tenemos. Somos la sexta economía más grande global. Lo que decide California impacta al país, y la manera en la que hacemos eso también indica la política y, ahora, la resistencia contra un presidente que continúa atacando a la comunidad inmigrante y a la comunidad salvadoreña, en particular con terminar el TPS.

¿Cómo se está enfrentando California a las presiones para que la Policía colabore con Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) para detener inmigrantes?

Varía. La Ciudad de Los Ángeles, el distrito que yo represento, ya tomó pasos para no colaborar. También el estado de California bajo una regla del Senado (estatal), que se llama SB 54.

La Policía funciona diferente (...) por eso tenemos esta ley, que los pone a trabajar con los mismos valores que si hay un pedido federal que dice que si un policía detiene a alguien tendrá el derecho de pedirle su estatus legal. En California eso no va a ser posible, porque no queremos que una persona que no tenga estatus legal llegue a pasar por un caso de violencia y no tenga la oportunidad, o tenga miedo, de llamarle a la Policía para decir eso por miedo de que vaya a ser detenido y deportado.

“Si algo llega a pasar con una persona inmigrante no es un tema de ‘salud mental’ es un tema de porque es inmigrante, o porque es malo”.   
Wendy Carrillo, asambleísta estatal de California  

¿Han aumentado los casos de detención de inmigrantes que no tienen récord criminal en California?

No, porque nosotros no somos parte de ese programa.

¿Cuáles dirías que son los aportes a la comunidad de las naciones que todavía tienen TPS, al estado y a la ciudad?

El terminar TPS para los salvadoreños no es la primera comunidad. Primero fue con Haití, y después fue Nicaragua, y ahora los salvadoreños, que es el grupo más grande. Lo que queremos hacer en el estado es la importancia de todas esas comunidades inmigrantes, unirse, para una reforma migratoria nacional que incluye un paso a la residencia y a la ciudadanía para los que tienen TPS. Esto es algo que ha sido parte de la conversación por años.

Lo que pasa es que el Congreso federal no ha podido pasar legislaciones que sean una reforma migratoria comprensiva, que no nada más sea para los 11 millones sin estatus legal, pero que también incluya TPS, asilo, refugio y todo lo demás.

¿Las conversaciones en el Congreso federal incluyen TPS?

En el Senado federal, sí. La senadora Diane Feinstein, que representa al estado de California, tuvo una política que diera un paso a la ciudadanía, a la residencia, a los que tienen TPS. Pero desafortunadamente, no lo pudo llevar y no tenía los votos.

Ahora hay más movimiento para que alguien más, quizás el senador Kevin de León que se está postulando para su posición del estado, pueda cargar con algo más fuerte.

¿Cómo ves la retórica del presidente de decir que los menores no acompañados llegan a Estados Unidos para unirse a la Mara Salvatrucha?

El presidente está tratando de usar el miedo para que la gente se sienta insegura, y eso no está funcionando en Estados Unidos; porque lo trató de hacer para una elección especial, en Maryland, y salió todo lo opuesto porque la comunidad ve que hay una gran diferencia entre la violencia real y la violencia inventada.

Si ahora el presidente quiere terminar el TPS, y si las familias regresan a El Salvador, también está exponiendo a una juventud, a niños, que vengan a un país inestable. También, si se deciden quedar en Estados Unidos sin sus padres, hay una gran posibilidad de que estos niños no tengan adónde ir y también sería un problema estatal, para California, y a los otros estados que no tienen los recursos para una población de menores sin sus padres.

El presidente, desde que estaba corriendo para su campaña, siempre usó el miedo contra la comunidad inmigrante, contra la comunidad mexicana, los musulmanes, siempre ha estado usando esta táctica para que los supremacistas blancos tengan un poco más de poder. Desde que él se hizo presidente estamos viendo que se sienten que sí tienen a alguien en la Casa Blanca.

¿Cómo ves que el presidente Donald Trump haya hablado de “enfermedades mentales” con respecto a Nikolas Cruz, el joven que mató a 17 personas en una escuela de Florida, y no de la supremacía blanca ni del control de armas?

Si algo llega a pasar con una persona inmigrante no es un tema de “salud mental” es un tema de porque es inmigrante, o porque es malo: meter miedo. Pero llega a ser algo con odio, o racismo, o con las armas, la persona “no tiene estabilidad mental”. Así que ese es un argumento que se ha visto varias veces.

¿Qué opinas de que el presidente Trump esté explotando el asesinato de dos jóvenes de origen latino a manos de la MS-13 para pedir al Congreso reformas a las leyes de Migración?

Es fácil echarle la culpa a un grupo. Eso no quiere decir que no sea una realidad (el caso de Nisa Mickens y Kayla Cuevas). Pero, para combatir la pandilla de cualquier modo, sea MS-13 u otra, se tiene que hablar del impacto de la sociedad, de la economía, de la educación, de cada comunidad.

Sin trabajo, sin buenas escuelas, sin recursos, no existe oportunidad. Eso es algo muy común en varias partes de Estados Unidos, en varias partes de California. Es importante hablar de la violencia y cómo vamos a combatir actos criminales, pero no es la única conversación necesaria. Lo que el presidente está haciendo es enfocarse solo en un grupo y no querer hablar de la importancia de la reforma migratoria y de la necesidad de una economía estable, con buenos trabajos.

Para que él tenga más puntos altos, el miedo le funciona. Pero para que California está viendo eso, lo ha visto, y cuando se habla de la resistencia contra este presidente, eso comienza en nuestro estado, porque somos una de las poblaciones más democráticas a través del país y también con más latinos. Los latinos en el estado de California somos la mayoría. Eso sería entre mexicanos y salvadoreños.

Lo que hacemos nosotros, con el poder que tenemos, con la economía que tenemos, con la política que tenemos en el estado; y también los congresistas y senadores en el gobierno federal, es un gran impacto en Washington, D. C.

¿Tú crees que construir un muro en la frontera ayudaría contra la migración irregular?

Actualmente la migración en la frontera ha bajado, así que un muro no ayudaría porque la mayoría de la gente que no tiene estatus legal en Estados Unidos no llega por la frontera. Llega por visa regular que se expira, y se quedan. Así que eso es otra excusa para no hablar de la realidad de lo que está pasando y también es un gasto de dinero que se puede usar en la infraestructura de Estados Unidos.

Tu elección ha sido histórica, ¿qué te dice tu familia en El Salvador de que su hija, hermana, tenga este cargo en Estados Unidos?

Mis padres son humildes y tienen mucho orgullo de esta elección. Soy la única salvadoreña en la legislatura del estado. Nos fuimos de este país durante la guerra y ahora, 30 años después, para estar en una posición tan importante para ser la segunda encargada de esta delegación que vino a El Salvador (...). Casi ni lo creo. En este momento, también, cuando el presidente de Estados Unidos está atacando a la comunidad salvadoreña.

 

Wendy Carrillo

 Cargo: 
 Demócrata. Representa al distrito 51 de la Asamblea Estatal de California, que comprende partes del noreste y este de Los Ángeles.  
 Trayectoria: 
 Fue periodista y activista.

Lee también

Comentarios

Newsletter