Candidata a secretaria de Justicia apoya políticas migratorias de Obama

Loretta Lynch compareció ante un comité del Senado. Advirtió que beneficiados con medidas ejecutivas no tienen derecho a la ciudadanía.
Enlace copiado
Enlace copiado
Interrogada por republicanos la candidata de Barack Obama a secretaria de Justicia, Loretta Lynch, defendió el miércoles la decisión del presidente de evitar la deportación de millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización, aunque señaló que estas personas no tienen derecho a la ciudadanía de acuerdo con la ley.

Dijo que bajo la política de este gobierno el Departamento de Seguridad Nacional concentra su trabajo en la expulsión de "los inmigrantes más peligrosos que se encuentran entre nosotros. Me parece una manera razonable de utilizar recursos limitados para atender el problema", dijo.

En otro tema controversial, Lynch, fiscal general del distrito este de Nueva York, dijo que los programas en vigor de la Agencia de Seguridad Nacional para compilar información de inteligencia son "constitucionales y efectivos". Dijo esperar que el gobierno renueve tres previsiones de la Ley de Vigilancia e Inteligencia en el Extranjero que permiten al FBI conseguir órdenes de arresto e interceptar comunicaciones en asuntos de inteligencia.

Lynch hizo esas declaraciones en los primeros momentos de las audiencias en la que se decidirá si se le ratifica como la primera secretaria de Justicia de raza negra en remplazo de Eric Holder, a quien los republicanos acusan de responder a la agenda política de Obama.

Al sentarse para iniciar el primer día de cuestionamientos, Lynch prometió mejores relaciones con el Capitolio y con autoridades encargadas de aplicar la ley.

"Les prometo, así como a todos los estadounidenses, que cumpliré mis responsabilidades con integridad e independencia", dijo.

"Usted no es Eric Holder, ¿verdad?", le preguntó el republicano John Cornyn, uno de los mayores críticos del secretario de Justicia.

"No señor, no lo soy", respondió.

Otro republicano, Jeff Sessions, volvió al tema de la inmigración y le preguntó si una persona tendría derecho a la ciudadanía si hubiera entrado el país sin autorización, como según él, Holder ha sostenido.

Su respuesta fue que la ciudadanía para alguien no nacido en el país es un privilegio que debe ganarse y que para quienes entran al país sin autorización "no está en el abanico de derechos civiles garantizados" por la Constitución de Estados Unidos.

Lynch se mostró dispuesta a prometer lo que los republicanos ya exigían.

"Busco promover una nueva y mejor relación con este comité, el Senado nacional y todo el Congreso, una relación basada en respeto mutuo y equilibrio constitucional", dijo.

Holder también debió defenderse de los críticos que le reprocharon alinearse más con los manifestantes de protesta por la violencia policial que por los miembros de las organizaciones policiales, cargo que negó enérgicamente.

Lynch prometió una nueva relación. "Pocas cosas me han dolido más que los informes recientes de tensión y división entre el sistema de aplicación de la ley y las comunidades que servimos", dice el mensaje de Lynch, quien promete "trabajar para afianzar las relaciones vitales" de ser confirmada.

La candidata ya se ha ganado elogios de varios senadores republicanos por sus antecedentes y logros. Pero enfrentará preguntas complicadas de los republicanos que controlan ahora el Senado. La audiencia les da la oportunidad de manifestar su oposición a las políticas del gobierno de Obama y poner de manifiesto su papel dominante a medida que se aproxima un año electoral.

Tags:

  • estados unidos
  • inmigracion
  • indocumentados
  • barack obama

Lee también

Comentarios

Newsletter