Centroamericanos en la cuerda floja con el futuro del TPS

Miles esperan en recibir el anuncio sobre su estatus. Pero el panorama actual es desalentador.

Enlace copiado
Centroamericanos en la cuerda floja con el futuro del TPS

Centroamericanos en la cuerda floja con el futuro del TPS

Enlace copiado

No son inmigrantes regulares ni tampoco refugiados. Unos 350,000 centroamericanos que viven en Estados Unidos tienen el estatus de personas protegidas temporalmente y, como tal, sus permisos de trabajo y de estancia son provisionales.

La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump y sus tesis migratorias restrictivas han puesto su futuro en la cuerda floja.

Si, al contrario de lo que ha venido haciendo desde hace años, la administración no prorroga esta vez su protección, tendrán que regresar en breve a sus países de origen o quedarse en Estados Unidos ilegalmente bajo el riesgo de ser detenidos y deportados. El Gobierno de Trump lo decidirá en noviembre.

“Esta es nuestra casa. Tenemos hijos que nacieron aquí, somos empresarios y hemos contribuido al bienestar de nuestras comunidades”, dijo el salvadoreño Edwin Murillo.

La cifra de salvadoreños en Estados Unidos asciende a unos 2.7 millones, de ellos, poco menos de 190,000 son beneficiarios del TPS.

Estados Unidos otorga el TPS a ciudadanos de países con condiciones extraordinarias, como conflictos armados o naturales, designados en la lista del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

En total, son 10 los países que ahora mismo mantienen el TPS para sus connacionales, entre ellos, Siria, Yemen, Somalia y Sudán.

Fue el presidente republicano George W. Bush quien incluyó a El Salvador en el listado tras los dos graves terremotos que asolaron el país en enero y febrero de 2001.

Honduras y Nicaragua estaban ya en él, incluidos por el demócrata Bill Clinton después de que el huracán Mitch arrasara Centroamérica en 1998.

Los beneficiarios hondureños son algo más de 86,000 y los nicaragüenses, unos 5,000.

El 10 de noviembre —60 días antes de que caduquen los permisos el 5 de enero— vence el plazo para que la administración renueve el TPS para Honduras y Nicaragua.

El 8 de enero vence el plazo para que lo haga con el de El Salvador, que caduca el 9 de marzo.

La preocupación en la comunidad centroamericana comenzó cuando John Kelly, entonces secretario de Seguridad Nacional, anunció en mayo que se otorgaba la última prórroga a Haití, designado bajo el TPS en 2010 tras el devastador terremoto de ese año. Cerca de 60,000 hatianos están en Estados Unidos con esa protección temporal.

Lee también

Comentarios

Newsletter