Lo más visto

Más de Departamento 15

Comunidades en EUA buscan ampliar programas de apoyo

Beneficiarios del programa Manos Unidas desean ampliar otros rubros a programa de alianza con Banco Agrícola para ayudar todavía a más salvadoreños.
Enlace copiado
Cobertura y apoyo.  Manos Unidas es la forma que tiene el Banco Agrícola de forjar alianza entre EUA para apoyar el desarrollo de El Salvador.

Cobertura y apoyo. Manos Unidas es la forma que tiene el Banco Agrícola de forjar alianza entre EUA para apoyar el desarrollo de El Salvador.

Comunidades en EUA buscan ampliar programas de apoyo

Comunidades en EUA buscan ampliar programas de apoyo

Enlace copiado
Las comunidades salvadoreñas establecidas en el área de Washington, D. C., Estados Unidos, buscan forjar más apoyo para continuar desarrollando proyectos que beneficien a sus lugares de origen en rubros productivos y aprendizaje de oficios.

Asociaciones comunitarias que trabajan con el Banco Agrícola en el proyecto Manos Unidas por El Salvador desean que su componente de educación se incorpore a otras áreas que permitan a los jóvenes beneficiarios tener opciones para encontrar un empleo.

La institución financiera organizó el jueves en la noche en Springfield, Virginia, un encuentro con líderes comunitarios de esa región de Estados Unidos para conocer sus inquietudes y buscar formas de continuar trabajando en conjunto.

El presidente del Banco Agrícola, Rafael Barraza, participó en dos conversatorios en los que se analizó lo logrado por Manos Unidas en 12 años de existencia. Con ese proyecto, el banco financia dos terceras partes de proyectos educativos que las comunidades escogen.

Para financiar la contrapartida, las asociaciones organizan fiestas, rifas, torneos deportivos y otras actividades.

Ana Lucy Benavides, nacida en Estados Unidos, simboliza el salto que el banco desea que Manos Unidas dé para involucrar a la segunda generación de salvadoreños con el país de sus padres.

En su caso, ella representa a los comités de La Estrechura, en Chirilagua, San Miguel, y la hacienda La Carrera, en Usulután, de donde provienen su padre y madre, respectivamente.

A juicio de la joven salvadoreña-americana, muchas personas en las comunidades rurales de El Salvador tienen dificultades para acceder a servicios de salud y medicinas.

“Para los jóvenes en el país es importante que tengan mejores escuelas, mejor acceso a la educación”, aseguró.

Janet Cruz, que representa al comité de Corinto, Morazán, consideró que Manos Unidas puede ampliarse a facilitar a los estudiantes el aprendizaje de oficios que les ofrezcan alternativas laborales sin descuidar su formación académica.

Para ello desean construir un centro comunitario en Corinto para que los jóvenes que no se integran al sistema educativo puedan inscribirse en talleres vocacionales.

Barraza les dijo que el Banco Agrícola está comprometido a continuar trabajando de la mano con las comunidades.

“Vamos a ser socios, una mano más que va a sacar adelante al país. Nos encanta que se organicen y digan ‘quiero participar’”, aseguró.

Desde su creación el programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) ha beneficiado a una población estudiantil de 180,000 jóvenes en 80 municipios del país.

Las comunidades de connacionales han contribuido a construir aulas, bibliotecas, centros de cómputo, laboratorios de inglés y ciencias, bibliotecas y espacios de usos múltiples.

El segundo panel fue dedicado a explorar oportunidades de inclusión financiera para los salvadoreños en Estados Unidos como fomentar el ahorro a través de las remesas familiares y el otorgamiento de créditos para inversión y compra de vivienda.

Barraza reveló que el 65 % de los receptores de las remesas que paga Banco Agrícola no tienen una cuenta de ahorro.

Lee también

Comentarios