Lo más visto

Congreso de EUA es la única solución al temor de los compatriotas

Al cancelar el TPS de El Salvador, el Departamento de Seguridad Nacional argumentó que ES ha recibido suficiente ayuda internacional. La expectativa entre los beneficiarios ya se hace sentir.
Enlace copiado
Separados. La salvadoreña  Verónica Lagunas (c) y sus hijos Alexándre y Lydia, ambos estadounidenses, son ejemplo de las familias de estatus mixto.

Separados. La salvadoreña Verónica Lagunas (c) y sus hijos Alexándre y Lydia, ambos estadounidenses, son ejemplo de las familias de estatus mixto.

Enlace copiado
 

Los inmigrantes salvadoreños con Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) han vivido en Estados Unidos por un promedio de dos décadas y han acudido 11 veces a registrarse ante el Servicio de Inmigración (USCIS, en inglés), de modo que el Gobierno federal de EUA tiene todos sus datos personales. Muchos ya no tienen familia o bienes en El Salvador y se preguntan qué va a pasar con sus parientes en Estados Unidos, si ellos se ven obligados por las circunstancias a salir de la nación del norteamericana. Organizaciones, congresistas, legisladores y políticos de El Salvador han solicitado al Congreso estadounidense buscar una residencia permanente para estos inmigrantes.

“(Terminar el TPS) Solo empeoraría la situación actual y aumentaría la violencia y la inmigración.  Insto al Congreso que tenga la capacidad de ver las implicaciones más amplias y estratégicas que tiene en la seguridad del hemisferio occidental”.   
Frank Mora, Ex Subsecretario Adjunto.

El Partido Republicano y Demócrata tendrían que ponerse de acuerdo en una de las cuatro legislaciones disponibles para regularizar el TPS a más tardar el 9 de septiembre de 2019.

EUA cancela TPS para salvadoreños y les da 18 meses para abandonar el país

Al terminar con el beneficio migratorio este lunes, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) hizo el anuncio de una doceava y última prórroga. La secretaria Kirstjen Nielsen, dirigente del DHS, argumentó que El Salvador ha recibido suficiente apoyo internacional y que ya se ha recuperado de los dos terremotos ocurridos en 2001. Este desastre natural dio cabida a la primera designación de TPS para el país.

 

¿Qué hacer si se pierde el TPS?

“Mi esposa es una ciudadana estadounidense al igual que mis hijos. También crié a mi primo porque su madre fue deportada cuando era joven”, contó el salvadoreño Cristian Chávez Guevara, beneficiario del TPS, radicado en Houston, Texas, en una llamada telefónica publicada por la organización America’s Voice.

“Si esta administración no puede proteger a los residentes de muchos años, el Congreso debe actuar y reconocer que la comunidad de beneficiarios del TPS necesita una solución permanente”.  
Royce Murray, directora política de American Immigration Council. 

Su esposa y sus hijos son ciudadanos estadounidenses. Él crió a su primo cuando su madre fue deportada. En estos momentos, él solo se pregunta: “¿Qué voy a hacer ahora? ¿Cómo voy a decirles que tengo que irme?”.

Embajadora Manes grabó mensaje para los salvadoreños tras cancelación del TPS (+VIDEO)

El salvadoreño reflexiona: “He estado viviendo una vida normal durante 17 años, pagando impuestos y trabajando. Recibí capacitación en informática y he estado trabajando en ese campo desde que tenía 21 años. He sido responsable y he aprendido la industria. He hecho lo que un inmigrante debería hacer”.

La mayor parte de salvadoreños con TPS trabajan en áreas de construcción, industria, restaurantes y bienes y servicios. A Estados Unidos le costaría millones perder a estos trabajadores. Pero eso no importó este lunes.

La extensión aún vigente protege a los salvadoreños de la deportación hasta el 9 de marzo próximo, cuando tendrán que reinscribirse por última vez.

Hugo Castro dejó El Salvador para irse a Estados Unidos cuando tenía 17 años, para estudiar, pero tres décadas después fue deportado y obligado a rehacer su vida en un país que ya no reconocía.

Tras el anuncio del Gobierno de Estados Unidos de suspender el beneficio migratorio que permite a 195,000 salvadoreños residir en ese país de manera temporal, miles podrían enfrentar el mismo destino que Castro y ser enviados de vuelta a un país no solo es casi desconocido para muchos de ellos, sino que —para algunos— no está preparado para absorber a una oleada de repatriados.

“El principal problema que pasan los deportados es que nos invisibilizan, nos rechazan. No hay trabajo, no nos ayudan”, dice Castro, quien fue deportado en 2015.

Otras voces de compatriotas se alzaron este mismo lunes para decir que consideran a Estados Unidos como su país y que han dejado en ese país su trabajo.

Familiares de los beneficiarios también lamentaron el anuncio de cancelación.

Legislación se abre paso

Congresistas y activistas siguen protestando por el fin del TPS y este mismo lunes una propuesta de ley para regularizar el estatus ganó cuatro patrocinadores (apoyo de congresistas) más.

Sin embargo, eso no es garantía de que en los próximos meses se pueda alcanzar un acuerdo bipartidista a favor del TPS. Los políticos norteamericanos deben, primero, resolver el caso de los jóvenes inmigrantes conocidos como soñadores.

Además, no se tiene el suficiente apoyo del Partido Republicano, que controla la Cámara de Representantes y el Senado. El canciller de la República de El Salvador, Hugo Martínez, aseguró que pronto emprenderá otra gira para realizar cabildeos en Washington D. C. En este viaje lo acompañarían diputados y el presidente de la Asamblea Legislativa.

Ayer los estados de Massachusetts y Nueva York ofrecieron su apoyo a los beneficiarios del TPS.

EUA: Ya recibieron ayuda internacional

La secretaria Nielsen dijo el lunes en un comunicado de prensa que El Salvador ya ha recibido una cantidad significativa de ayuda internacional, al defender que la “interrupción” a las condiciones de vida, originadas por los terremotos, “ya no existe”.

“Luego del terremoto de 2001, El Salvador recibió una cantidad significativa de ayuda internacional para asistir en sus esfuerzos de recuperación, lo que incluyó millones de dólares dedicados a emergencia y asistencia a largo plazo. Muchos proyectos de reconstrucción ya han sido completados. Escuelas y hospitales, dañados por el terremoto, han sido reconstruidos y reparados, casas han sido reconstruidas y se ha provisto dinero para agua y saneamiento, y para reparar carreteras y otras infraestructuras dañadas por el terremoto. La interrupción sustancial de las condiciones de vida causadas por el terremoto ya no existe”, sentenció en el DHS en el comunicado.

De igual forma, la agencia dijo que Estados Unidos ha repatriado a más de 39,000 personas a El Salvador, con lo que el país centroamericano habría demostrado que no tiene problemas para recibir a sus retornados, aunque más de la mitad de ellos no logra conseguir un empleo estable en el país.

Nielsen dijo que estos 18 meses de extensión del TPS los compatriotas deben usarlos para preparar su retorno al país o buscar un estatus permanente, siempre y cuando sean “elegibles” por el sistema de inmigración estadounidense.

La cancelación del TPS, a largo plazo, se reflejaría en pérdidas correspondientes en estos sectores. 

$31,462,109,100
Impacto en la reducción del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos en los próximos   10   años.   Este sería el costo de perder a casi   190,000  trabajadores legales.

$4,813,702,692
Contribución reflejada para seguridad social y para MEDICAR en los próximos 10 años. Al tener estatus regular, estas personas aportan a este sector.     

$673,289,135
Sería el costo de la facturación total por cada uno de los despidos. Incluso, la Cámara de Comercio de EUA pidió hace meses no terminar con el TPS de El Salvador, pues se perderían importantes trabajadores que aportan a la economía.

Lee también

Comentarios