Lo más visto

Departamento 15 Hugo MartínezCanciller de la República

Creemos que habrá pronta solución para el DACA”

El funcionario concluye hoy una misión oficial en Washington en la que ha pedido a congresistas y otros sectores no quitar beneficios migratorios a salvadoreños.

Enlace copiado
Creemos que habrá pronta solución para el DACA”

Creemos que habrá pronta solución para el DACA”

Enlace copiado

Más de 220,000 salvadoreños que viven y trabajan legalmente en Estados Unidos gracias a los programas TPS y DACA están en la incertidumbre, debido a la pronta finalización del primero y la eliminación del segundo.

 

 

El Estatus de Protección Temporal (TPS) beneficia desde hace dos décadas a unos 190,000 salvadoreños, y vence en marzo próximo. Sin una prórroga –como las que se han aprobado en años anteriores bajo otras administraciones–, deberán volver a El Salvador.

 

En cuanto al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que amparaba a unos 30,000 jóvenes salvadoreños que llegaron a territorio estadounidense siendo niños. Hace una semana la administración de Donald Trump anunció que este terminaría, y en seis meses quienes estaban protegidos por el mismo deberán salir del país, a menos que el Congreso apruebe una ley para evitarlo.

 

El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, cree que es posible que el tema DACA se resuelva pronto. Esta es la impresión que se ha llevado tras dos días de reuniones con miembros del Congreso, del Senado y organizaciones civiles y empresariales de la capital estadounidense, en una misión oficial durante la cual abogó para que se mantengan los beneficios migratorios para la población salvadoreña que vive en EUA.

 

El camino para una prórroga al TPS es más complicado, puesto que la decisión corresponde meramente al Ejecutivo, pero el funcionario afirma que continuarán trabajando para ganar apoyo.

 

¿Qué resultados ha tenido hasta el momento en esta serie de reuniones con los congresistas? ¿Ha abonado o hecho diferencia el que lo haya acompañado un grupo de diputados de El Salvador?

 

El balance es bastante positivo. Estamos muy satisfechos con los resultados de la visita hasta ahora, hemos encontrado mucha receptividad en ambas cámaras y en ambos partidos, tomando en cuenta que el objetivo de esta visita ha sido abogar por nuestra población TPS y DACA. Esta es la segunda ocasión que me acompaña una delegación de diputados, los invité hace un par de meses; es la segunda ocasión que me acompañan aunque yo he realizado quizá unas cinco o seis visitas de trabajo.

 

Esta visita fue más enfocada hacia el Congreso, creo que ha sido muy positivo hacerla en conjunto. Para algunos de los congresistas ha sido clave vernos como un solo bloque, como un solo país, incluso algunos de los diputados plantearon en las reuniones que aunque en el país sobre temas domésticos se tengan diferencias, este es un tema en el cual están unidos, y que apoyaban el planteamiento del gobierno central y respaldaban las gestiones que se están haciendo. Eso ha sido muy bien recibido.

 

¿Cómo ve las perspectivas políticas para una prórroga del TPS? ¿Afecta el hecho de que se nos vea como bloque con Honduras, dado que el TPS de ellos vence antes?

 

El ambiente político ahora mismo en Washington es muy dinámico, sobre todo al regresar el Congreso del receso, y al estar claros que el Congreso tiene una cantidad de días bastante limitados en comparación con el número de temas que deben revisar antes del receso de Navidad. Sin embargo, hemos podido ver que hay sensibilidad en el Congreso sobre DACA y TPS; es cierto qué hay más conocimiento sobre DACA, pero también es cierto que 116 congresistas firmaron una carta para apoyar el TPS. Normalmente cuando se circulan cartas del Congreso, de la cámara baja, estamos hablando de 30, 50, 60 congresistas como máximo, pero ahora hay una carta de 116 congresistas. Uno de los congresistas que fue de los primeros en firmar, ahora que vio completa la carta estaba él mismo sorprendido gratamente de la cantidad de firmas que habían logrado reunir.

 

El senador Tim Kaine nos ofreció también que él va a promover una carta similar desde el Senado, y eso ayuda en el proceso de toma de decisiones en este momento, porque la secretaria de Seguridad Nacional, Elaine Duke, me confirmó que ya ellos están en el proceso de estudio de la decisión sobre el TPS para El Salvador, y por supuesto para Honduras. Si bien es cierto se está considerando como bloque a El Salvador y Honduras. Eso quiere decir que tratarán de estar aplicando los mismos estándares, pero no quiere decir que las resoluciones se darán al mismo tiempo. Creemos que hay un ambiente complejo, pero que sí hemos tenido receptibilidad en el Congreso, y que eso ayuda en esta etapa de análisis que está teniendo el Departamento de Seguridad Nacional. Seguridad Nacional también pregunta a otras agencias, seguramente ya al Departamento de Estado, porque ya me lo confirmó la secretaria también, y hay otros actores como la Casa Blanca y la Fiscalía de Estados Unidos. Por eso, al terminar la visita de trabajo al Congreso, que termina este día (jueves), estaría yo dedicando el día de mañana (viernes) a reunirme con la administración, con la Casa Blanca nuevamente, con la oficina del fiscal general, con el fiscal auxiliar, Kenneth Blanco, que es una persona que conozco de años y que puede ser clave también dentro de la Fiscalía para el tema TPS.

 

¿Qué posibilidades ve de que se apruebe una ley que sustituya al DACA?

 

Pienso que hay una buena perspectiva y me lo han dicho los congresistas de ambas cámaras y de ambos partidos. Me han dicho que hay una buena perspectiva de salida para encontrar un acuerdo de una legislación sobre DACA.

 

¿Cree que el plazo de seis meses para que finalice el programa puede ser contraproducente, que los legisladores rezaguen el tema?

 

Creo que es un plazo razonable y he encontrado en el Congreso un sentido de urgencia. La mayoría de ellos quieren un acuerdo antes del receso de Navidad. Creo que dejar un plazo más corto hubiera puesto más angustia en nuestras comunidades.

 

¿Cuál es el plan de aquí en adelante?

 

Nosotros tenemos un plan integral que comprende esfuerzos a escala estatal, federal y local, y en ese plan vamos a abogar por ambos programas, aunque creemos que es probable que haya una decisión sobre DACA un poco antes que sobre TPS. La próxima semana voy a sostener una reunión con las cancilleres del Triángulo Norte, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, y también una reunión como Triángulo Norte con México para trazar algunos lineamientos de trabajo conjunto en función de DACA. En función de TPS nuestros esfuerzos van a continuar a todo nivel para que unidos logremos una salida para la población TPS, que puede ser inicialmente una prórroga, pero que en algún momento habrá que plantearse también una salida más permanente a nuestra población TPS.

 

¿Se está preparando el Gobierno salvadoreño para una eventual pérdida de estos programas?

 

Estamos obligados a considerar todos los escenarios. Pero el escenario más probable, para mi punto de vista muy personal, no va a ser el escenario pesimista. Sin embargo, lo que nos hemos propuesto y tenemos en proyección, aún sin el escenario pesimista, es la ampliación de los programas de reinserción de nuestros retornados. El año pasado ejecutamos programas que lograron reinsertar exitosamente a unos 3,600 retornados, y la idea es ampliar aún más esos programas.

 

Pero el perfil de quienes regresarían es muy diferente a los retornados habituales. Hay inquietudes sobre hechos como que quienes lleguen al país y lleven sus cosas deberían pagar impuestos...

 

Ya hay antecedentes, por ejemplo, en Navidad siempre se da un decreto de exención de impuestos; eso es algo que habría voluntad de los diferentes partidos y se puede pasar, y aunque estamos considerando medidas para todos los escenarios, personalmente estoy convencido de que no es el escenario pesimista el que se va a presentar. Sabemos que el problema no va a ser tanto la reinserción de estas personas, sino lo que le hemos dicho a Estados Unidos: que estas personas podrán encontrar un trabajo, pero otras personas con menos experiencia, con menos herramientas y menos capacidades técnicas tendrán más dificultad para encontrar un trabajo y eso lo que puede desatar es una nueva ola migratoria. Nosotros le hemos advertido a las autoridades de Estados Unidos que puede haber un efecto búmeran en esta decisión, lo que harían es estar alentando una nueva ola migratoria hacia Estados Unidos.

 

En los contactos que tiene con congresistas, ¿qué peso tienen las preocupaciones en el tema de seguridad?

 

Nosotros somos aliados con Estados Unidos en materia de seguridad y estamos de acuerdo con colaborar en todo lo que se pueda para combatir las pandillas, el narcotráfico, el crimen organizado. El año pasado logramos incautar más de 10,000 toneladas de cocaína. Y en ese tema de la seguridad vamos a trabajar junto con Estados Unidos. Lo que está claro, y lo hemos hablado con los congresistas, es que seguridad no puede significar bajo ninguna circunstancia criminalizar la migración, y por eso es que insistimos en distinguir el aporte que da la mayoría de salvadoreños que están en Estados Unidos a la sociedad norteamericana y al crecimiento económico, de un pequeño grupo de personas que se dedican a actividades criminales. Lo que vamos a hacer es combatir con todas las fuerzas, compartiendo información, compartiendo inteligencia, a esos grupos criminales que son los que dan la mala cara de El Salvador. Ahora, si la pregunta es si en la negociación de DACA habrá consideraciones sobre la seguridad interna de Estados Unidos, e incluso el reforzamiento de la frontera sur, sí, seguramente estarán esos temas presentes. Los demócratas han dicho que bajo ninguna circunstancia para ellos va a estar presente en una negociación el tema del muro, por ejemplo. Pero esa es la política doméstica en Estados Unidos, no quiero opinar sobre eso, pero lo pongo como un hecho concreto, que sí seguramente habrá una negociación alrededor de DACA, considerando otros temas como la seguridad interna y el reforzamiento de la frontera.

 

En El Salvador se sigue hablando mucho de cómo puede afectar el tema de Venezuela a nuestros migrantes. ¿Este tema ha surgido durante sus reuniones para el tema migratorio, se le pregunta por qué el país no tiene una posición diferente?

 

Ningún congresista nos ha mencionado ese tema, claro, yo entiendo que en El Salvador se está en una campaña electoral para los comicios legislativos y municipales, y hay un interés de querer sacar provecho a cualquier tema. Por cierto, personalmente creo que las campañas se deberían de basar en los atributos de cada partido y no en señalar los aciertos o desaciertos del otro, pero eso ya es un asunto de campaña en el que por mi formación y mi trayectoria anterior me siento tentado a opinar, pero sobre lo cual mejor no debería de opinar.

 

 

Lee también

Comentarios