Lo más visto

Debate migratorio cobra fuerza en EUA y Trump condiciona

Los congresistas de los dos partidos se reunieron con el presidente para hablar de reforma migratoria. El DACA es parte de la negociación, pero TPS aún no.
Enlace copiado
Debate migratorio cobra fuerza en EUA y Trump condiciona

Debate migratorio cobra fuerza en EUA y Trump condiciona

Enlace copiado

La protección a los inmigrantes que viven en los Estados Unidos con permisos temporales se convirtió en la llave del presupuesto del Gobierno estadounidense. Los congresistas demócratas, los republicanos y el presidente de ese país, Donald Trump, discuten cómo alcanzar un acuerdo en esos dos temas. En estos diálogos está incluido el destino de 800,000 personas acogidas al DACA, pero al parecer el TPS quedó fuera.

“El asunto de la inmigración en Estados Unidos se ve desde diferentes perspectivas y es un debate fuerte ahora”, dijo ayer Jean Manes, embajadora de los Estados Unidos en El Salvador.

El grupo que despierta más preocupación —por ser los más numerosos— es el de DACA, los llamados soñadores. Son 800,000 personas que llegaron a Estados Unidos por la vía ilegal cuando eran menores de edad y entre ellos hay 28,000 salvadoreños. Hasta el cierre de esta nota no fue posible determinar si el debate incluyó a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS), que todavía blinda a 190,000 salvadoreños de la deportación.

Manes explicó que la realidad de las familias de migrantes en EUA es vulnerable: en una sola unidad familiar pueden haber padres con TPS, un hijo beneficiario DACA más otro hijo nacido en EUA y, por lo tanto, ciudadano estadounidense. “Somos conscientes de eso y estamos trabajando”, reiteró Manes.

Mientras tanto, en Washington, la capital de Estados Unidos, la negociación llegó al más alto nivel.

En busca de un pacto bipartidista para evitar un cierre del Gobierno, Trump propuso el martes alcanzar un acuerdo sobre políticas migratorias en dos fases: atendiendo primero a los inmigrantes más jóvenes y la seguridad fronteriza. Después, poniendo en marcha cambios integrales que el Congreso ha eludido desde hace mucho tiempo.

Trump presidió una larga reunión con legisladores republicanos y demócratas.

El presidente y los legisladores presentes expresaron su optimismo ante la posibilidad de llegar a un consenso 10 días antes del plazo para evitar un cierre del Gobierno. Trump dijo que estaba dispuesto a ser flexible.

El senador demócrata Dick Durbin dijo que “por el sentido de urgencia, el compromiso con el DACA, (y) el hecho de que el presidente me haya dicho en privado, así como en público, que quiere que esto se resuelva, voy a darle crédito a su palabra”.

La Casa Blanca dijo después de la reunión que los legisladores habían acordado limitar las negociaciones a cuatro temas: seguridad fronteriza, “migración en cadena”, la lotería de visas y el DACA. Demócratas y republicanos tienen previsto reanudar el miércoles las negociaciones.

El mandatario dijo que insistirá en la construcción de un muro para la seguridad fronteriza como parte de un acuerdo relacionado con los inmigrantes jóvenes, pero señaló que el Congreso podría buscar después una reforma integral de inmigración en una segunda fase de las conversaciones.

Los representantes republicanos advirtieron que tienen previsto presentar pronto una medida que aborde la seguridad fronteriza y el asunto de los soñadores.

El representante demócrata Steny Hoyer dijo que su partido se opuso a la demanda de los republicanos de que se autoricen $18,000 millones para la construcción del muro. “Muro no significa una estructura”, afirmó Hoyer, y subrayó que el presidente también mencionó cercas, cámaras y otras medidas.

Lee también

Comentarios