Lo más visto

Más de Departamento 15

Denuncian que Gobierno de EUA pidió a mujeres en Texas pagar por las pruebas de ADN para reunirse con sus hijos

Las pruebas de ADN que el Gobierno de Donald Trump ha tenido que hacer en inmigrantes para cumplir con un plazo de reunificación son coordinadas por el Departamento de Salud y y Servicios Humanos.
Enlace copiado
Las pruebas de ADN podrían ser un método rápido y preciso para reunir a las familias separadas de inmigrantes. Sin embargo, su implementación ha despertado preocupaciones éticas y legales. Getty Images

Las pruebas de ADN podrían ser un método rápido y preciso para reunir a las familias separadas de inmigrantes. Sin embargo, su implementación ha despertado preocupaciones éticas y legales. Getty Images

Enlace copiado

De acuerdo a The Daily Beast, oficiales del Gobierno de los Estados Unidos exigieron a tres mujeres pagar por las pruebas de ADN que podrían servir para que estas vuelvan a ver a sus hijos. Una cuarta mujer pasa por la misma situación, dijo el medio, pero ella trata de reunirse con su hermano de tres años de edad. 

El medio estadounidense toma la versión de un centro de refugio para inmigrantes en El Paso, Texas, donde las mujeres se resguardan. Rubén García, uno de los responsables del refugio, dijo a The Daily Beast que las mujeres no tienen los alrededor de $800 que cuestan las pruebas.

Fuentes de Servicios Sociales, responsables de las pruebas de ADN, dijeron a ese periódico que el Gobierno absorbe el costo de las pruebas de parentesco. 

Las pruebas de ADN que el Gobierno de Donald Trump ha tenido que hacer en inmigrantes para cumplir con un plazo de reunificación son coordinadas por el Departamento de Salud y y Servicios Humanos. El departamento contrató a una empresa privada para hacer los tests, pero no ha revelado el nombre. 

Algunos menores inmigrantes regresaron con sus padres, el martes pero otros seguían en centros lejos de sus familias.

Funcionarios del gobierno de Donald Trump incumplieron el martes el plazo contemplado en una orden judicial para reunir a decenas de niños con las familias de las que fueron separados a la fuerza en la frontera de Estados Unidos.

En la ciudad de Grand Rapids, Michigan, Ever Reyes Mejía salió de un centro del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), cargando a su sonriente hijo y su mochila. A bordo de un automóvil, padre e hijo se alejaron de la instalación.


Un niño y una niña que habían estado bajo custodia temporal se reunieron con sus padres hondureños en el centro tres meses después de su separación.

Los tres padres estaban “abrazándolos y diciéndoles que todo estaba bien y que nunca más se volverían a separar”, dijo Abril Valdés, abogada de cuestiones de inmigración. Los niños estaban “completamente felices de estar otra vez con sus padres”.


A finales del mes pasado, Dana Sabraw, juez de distrito de San Diego, dio al gobierno federal un plazo de 14 días para reunir a infantes de menos de cinco años con sus padres, y de 30 días en el caso de los niños de más edad.

Tags:

Lee también

Comentarios