Lo más visto

Más de Departamento 15

Despedir a “dreamers” costaría $3,400 millones

Si el presidente electo Donald Trump cumple su promesa de campaña de terminar con DACA habría pérdidas millonarias en empresas en todo el país.
Enlace copiado
Oportunidad.  La Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) representa para miles de “soñadores” la oportunidad de terminar sus estudios y poder trabajar en la rama en la que se han especializado.

Oportunidad. La Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) representa para miles de “soñadores” la oportunidad de terminar sus estudios y poder trabajar en la rama en la que se han especializado.

Despedir a  “dreamers” costaría $3,400 millones

Despedir a “dreamers” costaría $3,400 millones

Enlace copiado
El controvertido plan del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de quitar la protección contra la deportación a los casi 700,000 jóvenes “dreamers” (soñadores) le costaría a las empresas hasta $3,400 millones, según un estudio del Centro de Recursos Legales de Inmigración (ILRS, en inglés).

Los costos económicos a largo plazo que conllevaría a empresarios a través del país terminar los empleos de 7,645,145 de los jóvenes que pueden trabajar legalmente gracias a la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) son millonarios tanto en costos de rotación como en contribuciones, demuestra el estudio.

DACA es la acción ejecutiva con la que el presidente Barack Obama buscó proteger a estos jóvenes inmigrantes conocidos como “soñadores” para que pudieran estudiar y tener un empleo legal sin temer ser deportados.

La medida que trae beneficios individuales como nacionales –los beneficiarios de DACA contribuyen con impuestos– está en peligro porque Trump podría borrarla de un plumazo desde el 20 de enero, cuando sea el presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, no está claro qué hará porque en su campaña dijo que acabaría con DACA, pero en una primera entrevista como presidente electo dijo que trataría de buscar una solución para los “soñadores”.

En su primera entrevista como presidente electo también suavizó su postura sobre deportar a 11 millones de inmigrantes diciendo que deportaría solo a “2 o 3 millones” con un récord criminal.

Lo único certero por el momento es que casi 700,000 jóvenes trabajadores temen que el esfuerzo y el tiempo que invirtieron estudiando gracias a DACA sea un desperdicio, ya que sin la acción diferida tendrían que conseguir cualquier trabajo mal pagado al margen de la ley.

“Al terminar DACA el presidente electo estaría socavando la promesa de la nación a nuestros retirados a través de los fondos de Seguro Social y Medicare y estaría creando grandes costos a empleadores que serían completamente innecesarios”, advirtió José Magaña-Salgado, abogado de ILRS, en un comunicado hecho público en diciembre pasado.

Obama creó DACA hace seis años con su poder como presidente del país debido a las constantes trabas en el Congreso para lograr una reforma migratoria integral.

Un estudio del Centro para el Progreso Americano (CAP, en inglés) encontró que terminar con DACA costaría al Estado una pérdida de $433 mil millones en una década.

También habría pérdidas millonarias en impuestos.

“La nueva Administración (de Estados Unidos) sería sabia si deja a DACA intacta por completo”, reflexionó Magaña-Salgado en una publicación en el mismo reporte.

El reporte de ILRS utilizó datos del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS, en inglés), y de CAP.

También se valió de una encuesta hecha a más de 1,000 jóvenes beneficiarios de DACA, y de diferentes leyes para estimar la pérdida de trabajos y la renovación de impuestos si la acción ejecutiva fuera eliminada.

Lee también

Comentarios