El Salvador pide tiempo ante inminente decisión sobre TPS

El presidente Sánchez Cerén habló por teléfono ayer con la dirigente de Seguridad Nacional de EUA, quien será la que anuncie el lunes próximo si el TPS de El Salvador continuará o si llega a su final.
Enlace copiado
Programa temporal. El TPS fue creado como un programa “temporal”, pero para El Salvador ha durado ya 17 años.

Programa temporal. El TPS fue creado como un programa “temporal”, pero para El Salvador ha durado ya 17 años.

Enlace copiado

Luego de 16 años y 11 prórrogas, El Salvador se prepara para recibir este lunes una noticia que puede marcar un antes y un después en la historia de la designación del Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) para 190,000 salvadoreños. El gobierno central, incluso, volvió a pedir ayer al gobierno federal de Estados Unidos que se conceda una prórroga más y el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, advirtió que el país necesita “tiempo” para prepararse ante “cualquiera que sea la decisión”.

El país hizo la solicitud formal a las autoridades de Estados Unidos, por escrito y con margen de sobra, en agosto de 2017. Fue siete meses después de estrenarse en la Presidencia estadounidense el republicano Donald Trump. La prórroga aún vigente vence el 9 de marzo de 2018.

Pero ayer el propio Sánchez Cerén pidió a la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Kirstjen Nielsen, que conceda tiempo de gracia para los salvadoreños que tienen el alivio migratorio en Estados Unidos.

Mientras crece la expectativa, el presidente Sánchez Cerén no solo solicitó una extensión, sino que la defendió enumerando a la secretaria Nielsen los aportes de los salvadoreños con TPS a la economía “tanto en Estados Unidos como en El Salvador”, reveló ayer en conferencia de prensa el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez.

En el enlace telefónico, Nielsen confirmó al presidente Sánchez Cerén que el aviso oficial sobre el estatus lo dará el DHS este lunes, es decir, 60 días antes de que venza este permiso migratorio especial.

Martínez había informado con anterioridad que el importante anuncio podría tener lugar este viernes; sin embargo, la titular de Seguridad Nacional ha confirmado que se hará al iniciar la próxima semana. “Al momento que se haga el anuncio estaremos nosotros ofreciendo una reacción al respecto”, manifestó ayer el canciller Martínez.

“Hoy (ayer) por la mañana, el presidente sostuvo una conversación bastante prolongada con la secretaria Nielsen, también para reiterarle la solicitud de prórroga y para plantearle los elementos que hemos estado planteando sobre los aportes de los compatriotas amparados al TPS, tanto en Estados Unidos como en El Salvador. Fue una comunicación telefónica muy cordial. Hemos corroborado, a través de las diferentes comunicaciones, que hemos tenido que el anuncio sobre la decisión se estará realizando el día lunes”, señaló Martínez.

Sin preferencias

La reasignación actual la extendió la administración del expresidente Barack Obama el 8 de marzo de 2016.

En esa fecha, el Registro Federal de Estados Unidos (diario oficial) publicó que en El Salvador continuaban vigentes, pero temporales, los estragos de dos terremotos de 2001, los cuales originaron la primera asignación de TPS.

Por tanto, el DHS determinó que el país permanecía incapaz de manejar el retorno adecuado de sus nacionales.

Este lunes el panorama se vislumbra muy diferente.

La administración del presidente Donald Trump ha cancelado ya el TPS de Haití y Nicaragua.

No quedan muchas esperanzas para los salvadoreños, y el activista Óscar Chacón, líder de Alianza Américas y del movimiento Salvemos el TPS reflexionó hace unos días en entrevista con Efe que sería “ingenuo” pensar que la gestión Trump trataría a El Salvador de forma diferente.

Mientras las causas de raíz del TPS salvadoreño han mermado con los años, el Gobierno ha intentado argumentar otras razones que pueden impedirle manejar el retorno de sus ciudadanos.

Pero la gestión del presidente Trump ha hecho una lectura al pie de la letra de la regulación aplicable al TPS, por lo que no es seguro que esos argumentos sean tomados en cuenta por el DHS.

Para renovar o reasignar el beneficio, la agencia toma en cuenta razones humanitarias como desastres naturales, conflictos bélicos o epidemias.

La mira al Congreso

Aunque el lunes se tenga una noticia desfavorable, el canciller Martínez ha reiterado que cualquier brecha de tiempo que se abra se usará para seguir direccionando los esfuerzos de cabildeo hacia el Congreso. Allí hay cuatro propuestas de ley en ambas cámaras que podrían ofrecer una vía para que el TPS pase, al fin y por ley, de la “temporalidad” a una situación más estable.

“El presidente le planteó a la secretaria que en cualquier escenario de decisión el país necesita tiempo para continuar las gestiones ante el Congreso y preparar la situación que nos permita enfrentar cualquiera que sea la decisión. Ella comprendió perfectamente esto, comparte la idea que sea en el Congreso donde se resuelva de manera permanente esta situación, y nos animó a que continuáramos con las gestiones que estamos realizando”, dijo ayer Martínez en un comunicado de prensa.

El anteproyecto Promesa Americana es la favorita de los activistas, porque ofrecería residencia para los inmigrantes aún asignados con TPS de 10 países. Para que una ley sea aprobada necesita pasar por ambas cámaras del Congreso. Hasta el momento, más de 160 congresistas apoyan ayudar a que los beneficiados con el TPS tengan opciones de quedarse.

 

De republicano a republicano
 En 2001, George W. Bush, presidente republicano, decidió dar TPS  a los salvadoreños a raíz de dos terremotos. La gestión de Donald Trump, del mismo partido, ha evaluado las condiciones.  

 

Lee también

Comentarios

Newsletter