Lo más visto

EUA: Denuncian que detención de menores centroamericanos viola las leyes de Inmigración

Un grupo de madres centroamericanas encerradas en el centro de dentención de Berks por un año están en huelga de hambre para exigir su libertad y la de sus hijos.
Enlace copiado
Lucha.  Desde el 8 de agosto, 22 madres salvadoreñas, hondureñas y guatemaltecas están en huelga de hambre para pedir salir del centro de detención de Berks, en Pensilvania.

Lucha. Desde el 8 de agosto, 22 madres salvadoreñas, hondureñas y guatemaltecas están en huelga de hambre para pedir salir del centro de detención de Berks, en Pensilvania.

Prisión.  El centro de detención de Berks, en Pensilvania, ha sido objetivo de denuncias en el pasado por trato inhumano.

Prisión. El centro de detención de Berks, en Pensilvania, ha sido objetivo de denuncias en el pasado por trato inhumano.

EUA: Denuncian que detención de menores centroamericanos viola las leyes de Inmigración

EUA: Denuncian que detención de menores centroamericanos viola las leyes de Inmigración

Enlace copiado
El grupo de madres centroamericanas que comenzaron una huelga de hambre el 8 de agosto en el centro de detención de Berks, Pensilvania (Estados Unidos), pidieron a diferentes grupos tomar “acción inmediata” para que se les otorgue su libertad y “acabar con esta pesadilla” que también afecta a sus hijos –detenidos por alrededor de un año a pesar de un acuerdo legal que lo prohíbe.

Por medio de una carta enviada por correo electrónico –la única forma disponible para comunicarse– a diferentes medios de prensa hicieron un llamado a congresistas, gobernadores, representantes legales, a la candidata demócrata Hillary Clinton, e incluso al presidente Barack Obama. En el texto reclaman a “quienes dicen tener compasión por los que buscan asilo y refugio, tomen acción inmediata para sacarnos de aquí y acabar con esta pesadilla”.

Entre las mujeres que realizan esta penitencia hay solo salvadoreñas, hondureñas y guatemaltecas y –según lo confirmado por LA PRENSA GRÁFICA– tres familias de nacionalidad salvadoreña ya lograron recuperar su libertad.

La pólvora que encendió la mecha de la rebelión de estas mujeres ocurrió cuando a principios de agosto el secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Jeh Johnson, dijo que Inmigración respeta los derechos de los inmigrantes y que los tiempos de detención no exceden lo estipulado por la ley.

“Están en una huelga de hambre para protestar al hecho de que han estado detenidas por un año y a que las leyes de hecho no establecen que deberían de estar detenidas por un periodo de un año”, dijo a este periódico por medio de una llamada telefónica la abogada de Inmigración Bridget Cambria, que junto a otra letrada se encarga de darles apoyo.

Detención ilegal de niños

El Acuerdo Flores, que data de 1997, estipula que un menor de edad no puede estar detenido “por un periodo mayor a los 20 días en una situación de emergencia. Luego de eso deben ser puestos bajo la custodia de un familiar, amigos, o guardianes, alguien que pueda cuidarlos fuera del centro de detención”, explicó Cambria.

La directora del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, siglas en inglés) dijo en su visita al país que la agencia sí respeta la integridad de los migrantes detenidos y que los centros de detención cuentan con la capacidad de atenderlos.

En el comunicado publicado el 8 de agosto, cuando comenzaron la huelga, las mujeres dijeron que han estado “desde 270 días hasta 365 días en detención, con niños de edades desde los dos años hasta los 16, privándolos de una vida normal, sabiendo que tenemos traumas anteriores en nuestros países, arriesgando nuestra vida (...) por llegar aquí, teniendo familiares y amigos que se hacen responsables de nosotros y que nos esperan” y que a pesar de esto Inmigración se niega a dejarlas en libertad.

“Inmigración diría que esto no es ilegal, nuestra interpretación es que no se debería de detener a niños por un período de un año, hay una gran diferencia entre 20 días y un año”, sostuvo Cambria.

El acuerdo Flores aplica para los niños no acompañados que son detenidos por Inmigración en las fronteras y a los que están en centros de detención junto a sus padres, según documentos de organizaciones proinmigrantes.

El 23 de agosto denunciaron que se habían visto obligadas a suspender la huelga de hambre debido a intimidaciones de oficiales de ICE. Pusieron un plazo para obtener respuesta a sus casos y al no obtenerla retomaron la huelga. Las mujeres han apelado a sus casos ante una corte y están a la espera de una resolución, lo que “exigen” hacer en libertad. Agregaron que han sido amenazadas con ser transferidas al centro de detención de Karnes –a medio país de distancia– por haber hecho públicos sus casos.

“En este tiempo (detenidas) sus hijos han sufrido mucho daño, tanto psicológico como físico, están desnutridos, no han ganado peso desde que están allí”, aseguró la abogada. Se buscó hablar con una de las madres, pero no fue posible debido a que han salido de sus países de origen debido a la violencia, “así que temen por sus vidas si son identificadas”, por lo que también están pidiendo asilo en Estados Unidos.
 

Lee también

Comentarios