EUA: Salvadoreños se benefician de programa de inmigración legal

El programa CAM es una forma legal y segura para que menores emigren a EUA por medio de estatus de refugiado o un permiso temporal.
Enlace copiado
EUA: Salvadoreños se benefician de programa de inmigración legal

EUA: Salvadoreños se benefician de programa de inmigración legal

EUA: Salvadoreños se benefician de programa de inmigración legal

EUA: Salvadoreños se benefician de programa de inmigración legal

Enlace copiado
Sesenta menores salvadoreños se han beneficiado bajo un programa que permite que padres con un estatus migratorio legal en Estados Unidos soliciten la calidad de refugiados para sus hijos. El programa aplica para menores provenientes del Triángulo Norte de Centroamérica.

La familia Zavaleta logró reunificarse en noviembre del año pasado gracias a CAM, informó el periódico angelino La Opinión. Óscar Zavaleta y su esposa viven en Los Ángeles, Estados Unidos, bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS), lo que les permitió aplicar para el proceso, reportó La Opinión a finales del año pasado.

“El programa de Refugiados/Permisos para Niños Menores Centroamericanos (CAM, por sus siglas en inglés) comenzó a raíz de la ola de menores no acompañados en 2014, como una medida para evitar la migración bajo condiciones irregulares”, dijo Érika López, del Instituto Internacional de Los Ángeles (IILA). “Es una forma de inmigrar bajo condiciones seguras”.

IILA es una de las alrededor de 300 organizaciones en Estados Unidos autorizadas por la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de Estados Unidos (que maneja CAM) para dar acompañamiento a los casos.

“Una persona que tenga TPS, residencia o categorías temporales” pueden solicitar el permiso desde Estados Unidos para sus hijos, explicó López vía telefónica. “También lo pueden hacer las personas que tengan permisos temporales de trabajo, como por ejemplo la acción diferida DACA”.

El Departamento de Estado y El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) constata a través de su sitio web oficial que los menores que son elegibles para este programa deben ser hijos biológicos o adoptados legalmente por un padre/madre en Estados Unidos que tenga un estatus legal.

Además, el joven debe ser menor de 21 años y originario de El Salvador, Honduras o Guatemala. Es muy importante que el menor se quede en su país de origen por el tiempo que dure el proceso, de lo contrario perderá la oportunidad. El promedio de tiempo a esperar es de un año, pero los beneficios que otorga la espera son muchos.

“Si la familia decide enviar al niño bajo condiciones irregulares, el caso es cerrado automáticamente. Todo el proceso debe hacerse en el lugar de origen. Por eso les pedimos a los papás que no se desesperen, que sus niños se queden en el lugar de origen para que sean aprobados para el proceso”, pide López.

El papeleo comienza cuando el progenitor presenta una petición al Programa de Admisiones de Refugiados de Estados Unidos, como lo hizo la familia Zavaleta por sus tres hijos.

Al tener listo todo el paquete de información, un oficial de Migración va a la oficina de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a entrevistar a la familia. Todas las entrevistas son por separado, porque la información es confidencial.

“Al terminar este proceso les envían una carta donde les dicen si les dan el estatus de refugiado o no”, explicó López.

Son dos tipos de permiso los que se pueden obtener con el mismo programa: un estatus de refugiado o un permiso temporal.

“El primero le permite llegar a convertirse en ciudadano de Estados Unidos” al cabo de 12 meses, bajo el estatus de refugiado. El segundo funciona similar al TPS, se renueva cada dos años, pero no conlleva a la posibilidad de ser ciudadano de Estados Unidos.

En ambos casos, los menores deben de comprobar que corren peligro en su lugar de origen. Esto por medio evidencias escritas que sean contundentes. El oficial de migración también evaluará el comportamiento del menor durante la entrevista. “Tienen que demostrar que realmente tienen miedo. Los padres tienen que explicarle a sus hijos cómo actuar”, dijo.

De El Salvador, el programa CAM ha tenido alrededor del 90 % de solicitudes en IILA. “Nosotros llevamos procesando alrededor de 1,000 casos con solicitudes de El Salvador. La mayoría de los casos que tenemos son de este país”, puntualizó López.

Tags:

  • estados unidos
  • inmigracion
  • menores migrantes
  • refugio
  • tps

Lee también

Comentarios

Newsletter