EUA captura a 214 pandilleros de la MS-13 en operativo

135 de los criminales apresados en la operación llamada “Raging Bull” son de El Salvador. Uno está relacionado con el asesinato de un agente de la PNC.
Enlace copiado
EUA captura a 214 pandilleros de la MS-13 en operativo

EUA captura a 214 pandilleros de la MS-13 en operativo

Enlace copiado

Como parte de la política de “tolerancia cero”, adoptada por la administración del presidente Donald Trump en Estados Unidos, autoridades de ese país anunciaron ayer el arresto de 267 delincuentes afiliados a la Mara Salvatrucha 13 (MS-13), a quienes el mismo Trump ha llamado “animales” en sus discursos. Más de la mitad de los aprehendidos son inmigrantes salvadoreños, según datos oficiales.

214 pandilleros de esta banda transnacional fueron apresados en varias ciudades estadounidenses en un operativo desarrollado entre el 8 de octubre y el 11 de noviembre pasados.

De estos, solo 16 son ciudadanos norteamericanos. 135 de los arrestados son de El Salvador. Otros 29 son inmigrantes hondureños, 17 mexicanos, 12 guatemaltecos, 4 ecuatorianos y hay un detenido de Costa Rica. La MS-13 es una organización criminal que fue creada por inmigrantes centroamericanos.

Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, en inglés) dijo que 64 de los detenidos cruzaron la frontera de forma irregular como menores no acompañados y ahora ya tienen mayoría de edad.

Otros 53 delincuentes fueron detenidos en El Salvador tras una investigación de 18 meses que concluyó en septiembre, según dijo ayer ICE, en un comunicado de prensa.

El director interino de ICE, Thomas Homan, dijo ayer en rueda de prensa que, bajo las órdenes de Trump, la oficina que dirige no descansará hasta que “cada miembro, asociado y líder de la MS-13 haya sido procesado por sus crímenes”.

Homan agregó que quienes se encuentren en el país sin un estatus legal serán deportados.

En más de una ocasión, el presidente Trump culpó a su antecesor, el expresidente Barack Obama, por la propagación de la MS-13 en Estados Unidos.

De acuerdo con el republicano, fueron las “fallidas” políticas de Obama las que permitieron que la pandilla se extendiera al punto de tener hoy en día a alrededor de 10,000 afiliados en más de 40 estados de la nación. El presidente también ha dicho que los menores no acompañados mantienen el funcionamiento de la pandilla.

93 de los 214 arrestados en suelo estadounidense están acusados de cometer asesinatos, robo, narcotráfico o asalto. Los que no tienen cargos criminales serán procesados por haber violado las leyes migratorias de ese país.

Una guerra declarada

En abril, el fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, prometió borrar a la MS-13 del país y señaló a las cárceles de El Salvador como las “trincheras” de la banda. Sessions dijo que a partir de ese día la administración tendría “tolerancia cero” para los crímenes de esta organización criminal.

En un aclamado discurso dado en julio desde Brentwood, en el condado de Suffolk (Nueva York), pueblo que se ha convertido en emblema para los crímenes de la MS-13, Trump habló a las autoridades federales, estatales y locales, y les aseguró que les daría todo su apoyo para detener a estos “animales”.

“Son animales, no podemos tolerar este derramamiento de sangre de vidas hermosas, vibrantes, preciosas. No podemos tolerar esta violencia un día más. Y no lo haremos”, sentenció Trump en esa ocasión.

Activistas se han quejado de que Trump usa a la pandilla como un señuelo para justificar su embate en contra de los inmigrantes indocumentados.

En Islip (pueblo de Suffolk), el brutal asesinato de cuatro jóvenes a manos de la MS-13 en un parque central escandalizó al país este año. Trump también aprovechó esa tragedia para defender que son estos casos los que motivan su insistencia para deportar a todos los inmigrantes que no tengan permiso legal para estar en ese país.

Lista de los más buscados

En Baltimore, Maryland, cuatro pandilleros están acusados de crímenes violentos y de conspirar para cometer un asesinato, como parte de la operación revelada ayer.

En McKinney, Texas, ICE informó del arresto de un pandillero salvadoreño que era requerido por conducir alcoholizado. Al hombre se le encontraron tres machetes al momento de la detención.

Además, en Los Ángeles, California, se arrestó a César Quinteros Garay, oriundo de San Miguel, a quien se le relaciona con el asesinato de un agente de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador.

Otro pandillero salvadoreño fue aprehendido en San Francisco (California). El hombre era requerido por la justicia salvadoreña. Se le relaciona con crímenes violentos que incluyen un homicidio.

Luego de la operación llamada “Raging Bull” (Toro Furioso), ICE agregó seis miembros de la MS-13 a su lista de “Los más buscados”.

Cinco de ellos están vinculados con asesinatos e intentos de asesinato de agentes de la PNC. Se sospecha que están en Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses destacaron la cooperación bilateral con los cuerpos de justicia en El Salvador en materia de intercambio de información para lograr asestar otro golpe a los tentáculos de la pandilla.

Hace unas semanas, el director interino Homan aseguró que ICE aumentaría su personal destacado en Centroamérica para poder acabar con los pandilleros antes de que siquiera consideren emigrar de forma irregular a los Estados Unidos.

La administración Trump le declaró la guerra a la MS-13 desde los primeros días, aunque acepta que no es la única pandilla que tiene afiliados en su territorio. Están, además, los que se han unido al Barrio 18, la pandilla que más rivaliza con la Salvatrucha.

En julio pasado, el fiscal Jeff Sessions hizo una breve visita a El Salvador y habló del tema.

Lee también

Comentarios

Newsletter