EUA certifica desembolso de fondos Alianza para Prosperidad

El país ha debido de demostrar avances en áreas clave, como el combate a la corrupción y el fortalecimiento de la transparencia.
Enlace copiado
Corazón del plan. El corazón del Plan Alianza para la Prosperidad es terminar las causas de la migración irregular hacia EUA.

Corazón del plan. El corazón del Plan Alianza para la Prosperidad es terminar las causas de la migración irregular hacia EUA.

Enlace copiado

El Departamento de Estado de Estados Unidos comunicó que El Salvador podrá tener acceso a los fondos económicos de cooperación multilateral acordados bajo el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, que también involucra a Honduras y a Guatemala.

“Luego de este anuncio, el país queda a la espera que el Congreso estadounidense canalice los fondos comprometidos hacia sus agencias de cooperación, las cuales son las responsables de la ejecución de los mismos”, dijo ayer en un comunicado de prensa la cancillería salvadoreña. No quedó claro cuál es la cantidad que será liberada de los fondos del año fiscal 2017, ni qué parte corresponde a cada uno de los tres países.

La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, aseguró ayer al término de un evento que solo El Salvador ha cumplido con las condicionantes para obtener los fondos de cooperación. Sin embargo, medios hondureños informaron que Estados Unidos también certificó los fondos para ese país.

“Digamos que es una buena noticia”, destacó la viceministra, y aseguró que el país ha cumplido con requisitos “de todo tipo: económicos, sociales, culturales, de seguridad”, sin dar más detalles.

El Plan Alianza para la Prosperidad fue formulado en 2014 por los gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala, al lado de la administración del expresidente estadounidense Barack Obama. El entonces vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue el encargado del acercamiento con los países centroamericanos, que se comprometieron así a erradicar las causas de la migración irregular.

En 2017, cuando el presidente Donald Trump entró a la Casa Blanca, el plan quedó por un tiempo en suspenso. Pero en febrero pasado la administración norteamericana aprobó el primer desembolso por un total de $97.9 millones, correspondientes al año fiscal 2016. Ese monto representó un aumento en 52.8 %, comparado con el año fiscal 2015, que fue de $64 millones.

En ese momento, el Gobierno del Norte consideró con suficientes avances los 16 criterios definidos en la legislación de Estados Unidos para los países del Triángulo Norte para utilizar los fondos multilaterales.

Los ejes centrales del plan son dinamizar el sector productivo para crear oportunidades económicas, desarrollar oportunidades para la población, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia y fortalecer las instituciones para aumentar la confianza en el Estado, según lineamientos multilaterales.

Alrededor de estas cuatro aristas giran los demás componentes de la alianza, cuyo centro es erradicar la migración irregular hacia Estados Unidos.

En el año fiscal 2017, se reportó una sensible disminución en las llegadas de inmigrantes centroamericanos a la frontera de Estados Unidos.

Estiran plazo para presupuesto

En tanto, el presidente Donald Trump firmó ayer la ley de presupuesto temporal para evitar el cierre del gobierno federal y mantener el funcionamiento de sus agencias hasta el 22 de diciembre; mientras republicanos y demócratas siguen negociando en el Congreso un texto para todo el año fiscal 2018.

Según indicó la Casa Blanca en un comunicado, Trump rubricó el proyecto después de que la Cámara de Representantes y el Senado votaron sobre la medida ayer in extremis, ya que de otra forma los fondos se hubieran agotado ayer por la medianoche.

Los líderes de ambas cámaras, tanto demócratas como republicanos, se reunieron el jueves con el mandatario en la Casa Blanca para continuar las negociaciones sobre el plan presupuestario, pues aún no son capaces de encontrar un mecanismo que satisfaga las demandas de ambos.

La ley temporal de presupuesto financia así durante dos semanas más las agencias gubernamentales, y también pone dinero a disposición de varios estados que se están quedando sin fondos para el programa de seguro de salud para niños, que facilita el acceso sanitario a más de ocho millones de menores de edad.

La Casa Blanca y los legisladores confían en que este margen de tiempo sirva para negociar varios asuntos de la agenda política, incluyendo el presupuesto, temas migratorios urgentes y ayuda para los afectados por desastres.

Lee también

Comentarios

Newsletter