EUA desembolsa $97.9 millones de Alianza para la Prosperidad

Dinero debe ser ejecutado en proyectos de cooperación para atacar causas de raíz de la migración irregular. Será administrado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).
Enlace copiado
EUA desembolsa $97.9 millones de Alianza para la Prosperidad

EUA desembolsa $97.9 millones de Alianza para la Prosperidad

EUA desembolsa $97.9 millones de Alianza para la Prosperidad

EUA desembolsa $97.9 millones de Alianza para la Prosperidad

Enlace copiado
El Gobierno de Estados Unidos aprobó el primer desembolso del Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica por un total de $97.9 millones del año fiscal 2016, monto que representa un aumento en un 52.8 % comparado con el año fiscal 2015, que fue de $64 millones. Este apoyo deberá ser usado para frenar las causas de la migración irregular.

Los fondos han sido recibidos por la embajada de Estados Unidos en El Salvador, que los implementará a través de programas de cooperación, canalizados con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, en inglés), apoyándose de organismos no gubernamentales, se anunció ayer.

Este dinero irá direccionado hacia “los territorios priorizados en el plan El Salvador Seguro, así como los priorizados en FOMILENIO II, de forma que se unifique la mayoría de esfuerzos en los 50 municipios identificados con altos índices de violencia”, dijo ayer la cancillería salvadoreña.

El monto total se distribuirá en $29.3 millones para actividades de crecimiento económico y en $68.6 millones para proyectos de democracia y gobernabilidad, según comunicó la representación diplomática en el país. El desembolso es un complemento a las inversiones que ya hace el Gobierno, dijo la embajadora estadounidense, Jean Manes.

La administración norteamericana consideró que “se han logrado suficientes avances en los 16 criterios definidos en la legislación de Estados Unidos para los países del Triángulo Norte para utilizar los fondos adicionales”, luego de firmar junto con el canciller Hugo Martínez enmiendas a los acuerdos de donación bilateral. En la firma también estuvieron presentes el secretario técnico y de Planificación, Roberto Lorenzana, y el director de USAID, Larry Sacks.

“Estamos dando el banderillazo de salida para la ejecución de los primeros fondos en el marco de la ley”, dijo al respecto el canciller Martínez, que se confesó “realmente emocionado”.

Manes, a pesar de la satisfacción compartida por ella y el funcionario salvadoreño, fue contundente y expresó: “Esto no significa que no tenemos más trabajo para hacer; por el contrario, estamos en el medio del proceso para el presupuesto del año fiscal 2017 y los criterios se mantienen, y el Gobierno de El Salvador va a tener que seguir demostrando su compromiso para avanzar en cada una de las áreas”.

La Alianza para la Prosperidad se formuló entre los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras, con el apoyo de la administración del expresidente Barack Obama, para actuar ante el repunte de la migración irregular de niños no acompañados en 2014.

En diciembre el subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental, Juan Sebastián González, dijo en una visita al país que la entrega económica se había demorado porque el Congreso estaba evaluando si la región había cumplido.

La embajadora Manes fue enfática en explicar ayer que el abono corresponde al cumplimiento de “avances”, ya que los ejes de la alianza siguen vigentes “para el año fiscal 2017” y lo que el país debe de seguir haciendo es “demostrar avances significativos”.

Los ejes centrales del plan son dinamizar el sector productivo para crear oportunidades económicas, desarrollar oportunidades para la población, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia y fortalecer las instituciones para aumentar la confianza en el Estado, según lineamientos multilaterales.

Todos estos como base para lograr un objetivo central: atacar las causas de la migración irregular.

Hasta este día, la deportación y detención de salvadoreños bajo condición irregular ha aumentado. Según datos de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), entre el 1.º y el 25 de enero pasados fueron repatriados 1,508 connacionales desde Estados Unidos. Un aumento del 8 % con respecto a 2015.

Mientras, la Patrulla Fronteriza dijo en su último reporte que desde octubre hasta diciembre pasados un total de 21,689 salvadoreños fueron detenidos en un puerto bajo condiciones migratorias irregulares.

En el año fiscal 2015, como lo recordó ayer Martínez, la región logró bajar en casi un “50 %” las cifras de detenidos en la frontera con México, a fuerza de “campañas de información y sensibilización”. “Buscamos que nuestra gente pueda desarrollarse en sus lugares de origen e incidir así en la reducción del número de salvadoreños que deciden tomar la peligrosa vía de la migración irregular”, aseveró Martínez.

En el año fiscal 2016 esos números se volvieron a elevar, por lo que el Triángulo Norte llegó a la conclusión de que solo atacando las causas de raíz –contemplados en los ejes del plan– se podría tener resultados estables. La embajadora Manes aceptó ayer que “la migración no ha bajado”.

Tags:

  • estados unidos
  • alianza para la prosperidad
  • migracion
  • donald trump
  • triangulo norte

Lee también

Comentarios

Newsletter